Ecuador una bomba de tiempo

La política ecuatoriana hace un cortocircuito entre fuerzas a fines que se disipan inútil y peligrosamente, con destellos y relámpagos en una estúpida tempestad. La política de Alianza País, es una política organizada y ritualizada hasta llegar al referéndum, despilfarrando riquezas materiales y tiempo hasta que pasen los tres a años que restan.

Referendum para preguntar al pueblo si se explota el ITT, si se regresa al FMI, o si continuo como presidente o como asambleísta se impone en Ecuador, es una política paranoica y neurótica, pero creadora, porque cuando se destruyen fuerzas sociales edifica la arquitectura psicológica de una población que se encuentra muy lejos de la expresión revolucionaria y de los intereses de vivir sin clases.

La ley de educación, la ley de comunicación, el juicio al fiscal general Washington Pesantes y la ley de aguas, discutida por la asamblea en estos días, se traduce en una bomba de tiempo, hay que promulgar cambios para mejorar la educación y la administración de los recursos estratégicos, petróleo, minerales, agua, eso la sabe el pueblo ecuatoriano, la mayoría está de acuerdo con esos cambios, pero, el asunto no pasa por ahí.

El desgaste ético y moral de la Asamblea Nacional, especialmente del movimiento Alianza País, movimiento que apoya al gobierno del presidente Correa, asambleístas que son la mayoría en la asamblea, irónicamente, son la mayor fuerza opositora del presidente y del proceso revolucionario. Con la obra de teatro titulada “fuera el fiscal corrupto”, incondicionalmente apoyado por el presidente Correa, obra en la que participaron todas las fuerzas políticas de la asamblea le quitaron la venda al pueblo. La Asamblea Nacional es un antro de corrupción e intereses empresariales, no fiscalizan a nadie y sus legislaciones dejan mucho que desear para un proceso de cambio.

El presidente Correa ayudo a superar la partidocracia. El proceso de la revolución ciudadana se sostiene gracias a la popularidad del presidente Correa y gracias a que la oposición no cuenta con un candidato de peso capaz de contrarrestar la credibilidad del presidente. El alcalde de Guayaquil Jaime Nebot, de esa ciudad no pasa, El ex presentador de TV y periodista Carlos Vera y otros son solo oportunistas de la politiquería ecuatoriana como lo son los grupúsculos de indígenas con serios problemas antropológicos y políticos liderados por el presidente de la CONAIE (confederación de nacionalidades indígenas del Ecuador) Marlon Santi, quien se reunió con la extrema derecha de Guayaquil, acto que los desnudo políticamente y los actualizo antropológicamente. Hoy, promueven disturbios en Quito, utilizando el pretexto de la ley de aguas que el resto del pueblo ya no respalda como si lo hizo en las movilizaciones pasadas.

El partido político de los indígenas Pachacutik, y los otros partidos del Ecuador no se han renovado, continúan con la crisis de representatividad o del caudillaje, Correa cuando llego al poder los término, eso se refleja en la oposición, carecen de liderazgos e ideología, importan gente nueva conocida, reinas de belleza, mujeres agraciadas, presentadores de TV, ex futbolistas, gente que no representan un proyecto político, eso se refleja dramáticamente en la Asamblea Nacional, histórica estructura de la politiquería nacional.

300000 Nuevos jóvenes están inscritos en el padrón electoral gracias al artículo 62 de la Constitución que señala que los jóvenes de 16-18 años pueden votar desde el 2009, a los cuales la Asamblea Nacional los aleja de la política, eso reflejo el foro internacional “jóvenes y política” realizada por estos días en Quito. Relación compleja por las diversas formas de expresión que tiene la política, pero un hecho mayoritario sobresale del resto, no interesarse por la política es en sí una posición crítica a la política.

Con 124 vivos tontos en la Asamblea Nacional, se puede concluir con una seguridad cercana a la certeza que representan un desperdicio para la política de la revolución ciudadana del “país”, con cada ley que aprueban no se ve una recuperación de su credibilidad que ronda el 17-19%, por lo tanto, las exigencias del empleador universal de los partidos ecuatorianos: los industriales, los banqueros y el dinero de afuera, compran al vivo tonto, característica del legislador ecuatoriano, de los líderes políticos y de movimientos indígenas como los actuales.

Así, la economía no expresa más que las necesidades y la política los sueños, representatividad que no nos deja salir de la realidad, del principio de realidad, porque siempre hemos de volver a eso, política del placer, curioso placer masoquista, si creemos a Proudhon y a nuestra experiencia cínicamente especifica.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4143 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: