Un Grano de Maíz

Las formas

Así como las formas geométricas son pocas y se repiten con pasmosa regularidad, las formas políticas y sus luchas se repiten insistentes a lo largo de la historia de los pueblos. Veamos.
 

Circunferencias, hexágonos, triángulos, paralelepípedos, se repiten en la naturaleza, igual que a través de las diferentes etapas históricas encontramos reformistas, revolucionarios, derechistas, capitalistas, socialistas.
 

Por eso el estudio de la historia es fundamental para entender el presente y su devenir. La historia se repite porque los espectros del pasado, las obras inconclusas, aunque se creían enterradas regresan reclamando su puesto en el presente, soluciones definitivas.
 

Hoy vivimos, sentimos, la presencia de la independencia entre nosotros, no es por azar que esta Revolución se llama Bolivariana, Bolívar regresó a hacer lo que la oligarquía mantuana le impidió concluir en el 1800.
 

Las formas políticas se repiten:
 

Los mantuanos viven aquí entre nosotros, basta ver a nuestro alrededor para encontrarlos, ya no montan hermosos corceles, los cambiaron por Mercedes, Lexus y BMW.
 

Los campesinos de la América Bolivariana, se vinieron a los cerros de Caracas, allí están los Centauros de Apure, y los guerreros de Ayacucho.
 

El espíritu de La Junta Patriótica habita en los corazones insurgentes, irreverentes de los desposeídos que ven en la Revolución la concreción de la Esperanza.
 

La primera república, la boba, toca la puerta de la quinta república, reclamando la gloria que las manipulaciones mantuanas le negaron.
 

Miranda deambula entre nosotros como un espíritu que alerta que no hay capitulación triunfante, que nunca hay que desfallecer, que es más glorioso morir en Carabobo que en la Carraca.
 

Es así, la lucha es la misma, asombrosamente la misma. La experiencia está allí, es la misma piedra en el camino. El 23 de Enero del 58 no la vimos. Nos volvieron a derrotar. Bolívar que cabalgaba por las colinas del siete machos, tuvo que regresar a San Pedro Alejandrino, Zamora que vino con sus valientes llaneros, encontró su San Carlos en el Cuartel, no ya con forma de bala, sino de ahorcamiento simulado.
 

Es así, la lucha es la misma, asombrosamente la misma. Ahora, con la Revolución Bolivariana, aparecen idénticas formas, proponen las mismas desviaciones y extravíos.
 

Frenan la liberación de los esclavos, se olvidan de Ocumare y Carúpano, sí lo harán pero más tarde, son buenos los desposeídos, pero no tanto para tener poder del grande, mejor es ir por parte, ahora es conveniente un híbrido con el capitalismo, una junta protectora de los derechos de los capitalistas, es mejor que la independencia socialista.
 

Es hora de repetir los gritos: “Trescientos años de calma no bastan”… “Si la oligarquía mantuana se opone lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”.
 

Es así, regresó la batalla por la independencia, y esta vez Bolívar se quedará entre nosotros, no regresará a las riberas del Magdalena, su lugar es aquí en esta patria que volverá a ser faro de la redención americana y guía de la humanidad en su lucha por sobrevivir a los designios de muerte del monárquico capitalismo.
 

¡Chávez es Socialismo!
¡El Nobel para los Cinco!
¡Irreverencia en la discusión, Lealtad en la acción!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3869 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad