Socialismo ciencia o profecía

Que el capitalismo es antisocial por su corriente de inmoral servidumbre si, si lo es, y las nuevas religiones sociales que de el dependen: globalización, neoliberalismo, libre mercado, monopolios, acumulación, competencia, siempre tienen el mismo efecto para los pueblos: pobreza, analfabetismo, violencia, contaminación, guerras, crisis, a pesar de ello millones toleran otros aplauden este sistema, ¿Por qué? Porque es lo que tenemos, es lo que existe.

Tampoco hay que oponerse al capitalismo para calificarse de socialista. Se puede querer el socialismo y creer vehementemente en su superioridad económica, cultural, ética, y no obstante creer al mismo tiempo que la sociedad capitalista no ofrece ningún motivo para su auto destrucción, como opina Marx. Hay socialistas, yo soy uno de ellos que, a pesar de la crisis constantes, pensamos que el capitalismo recupera su fuerza y se estabiliza a medida que transcurre el tiempo después de cada recesión, por lo que es quimérico esperar su derrumbamiento.

Las realizaciones presentes y futuras del sistema capitalista, son de tal naturaleza, que rechazan la idea de un derrumbamiento bajo el peso de la quiebra económica y, el mismo éxito del capitalismo minan las instituciones sociales que lo protegen y crea, inevitablemente, las condiciones de la que no le será posible vivir para que señalen claramente al socialismo, su heredero legitimo, es por ahora una profecía.

Siglos de hostilidad al capitalismo no explican el socialismo, incluso, la opinión publica ha llegado a malhumorarse con el socialismo por su tardía llegada…a pesar de estar conscientes del rotundo fracaso del capitalismo y de que este no puede continuar así como esta controlado por el imperio norteamericano. Juicio unánime del cual nos valemos revolucionarios, intelectuales, políticos, líderes comunitarios y masa humana en general, demostramos simpatía por los intereses anticapitalistas cualquier otra actitud se considera necia, incluso desleal al ideal revolucionario, sin considerar la producción total, es decir, la suma de todas las mercancías y servicios producidos en una unidad de tiempo, semestre, trimestre o año, medidas de los economistas en índices de series representativos de la producción de mercancías singulares.

Según los historiadores, antropólogos, etnólogos, sociólogos, hace 40 mil años la mujer y el hombre se enfrentaba con los peligros y oportunidades de su medio, considerado equivalente a la actitud del capitalismo salvaje. La naturaleza colectiva y afectiva del proceso espiritual del salvaje y el papel superpuesto a ella parcialmente, de lo que se vislumbra como socialismo, funciona en los grupos pequeños, porque las ideas colectivas son más fáciles de aceptar que la mentalidad individual por el rigor existente del medio que los obligaba a conquistar… ¿por ser salvajes? Hoy la tecnología nos ha provisto de innumerables adelantos para nuestro confort y beneficio profesional, dejamos de ser salvajes, a lo máximo que llegamos, ser analfabetos, sin embargo, seguimos conquistando, masacrando e imponiendo culturas económicas a través de los imperios y por los siglos de los siglos.

En este contexto, entonces, el punto esencial que hay que considerar consiste en que, al tratar al capitalismo nos enfrentamos con un proceso evolutivo y expansivo, destacado hace bastante tiempo por Karl Marx, no obstante lo deja a un lado persistentemente aquel análisis fragmentado que nos ha proporcionado la mayor parte de nuestro análisis respecto al funcionamiento del capitalismo moderno.

Este sistema capitalista ha alcanzado su cúspide luego desciende, así sucesivamente, llamadas crisis o recesión, pero se sostiene, por lo tanto, la tesis de que la concentración del dominio industrial es necesariamente incompatible con el sistema funcional del capitalismo, solo sirve a Marx a salvar su conclusión totalmente falsa, basada en la deducción dialéctica de que el aumento de la miseria y la opresión aumentara a la subversión. A pesar del aumento espantoso de la miseria, la masa no se une por una revolución continental peor mundial.

Hoy día es sumamente difícil, por los resultados, hacer justicia a la teoría sobre el capitalismo de cual se basa el socialismo para que pueda ser científico. Ingenuas las aseveraciones, con muchos otros errores, de que la actividad económica en las sociedades capitalistas, por el solo hecho de girar en torno al móvil del lucro, tiene que ir, necesariamente en contra de los consumidores, a la larga eso ha pesado junto con la influencia de la educación y de la religión en la unión de las masas de una manera total. Ni siquiera la explotación por la expansión de los imperios ha logrado la sanción generalizada del sistema capitalista. Por supuesto, también por no existir concreción socialista.

¿Por que no lo hemos construido? Si existe abundante material en la tierra para hacerlo y no pasamos de los cantos a la justicia, la igualdad, la libertad, la autonomía industrial y económica, el fin de la explotación del hombre por el hombre, y por sobre todo, los pedidos de paz y amor en los nuevos horizontes abiertos y a las nuevas dignidades revolucionarias. Otros proclaman los intereses del ala radical del proletariado, otros, sin embargo, son reticentes ¿por que? Por que tienen dudas de las bondades del socialismo sin el apego económico al que están acostumbrados o porque saben que discrepan sin remedio de sus camaradas.

Si el socialismo es ciencia o profecía igual debe señalarse ahora , pasa por el aspecto económico, es el inicio que hay que tener en cuenta para determinar la indeterminación cultural del socialismo. De lo que hemos leído, visto y vivido, el socialismo puede ser aristocrático, militar, regido por un gobernante absoluto o por varios, puede ser proletario, el mas difícil de conseguir según los hechos, puede ser teocrático, ateo, cristiano, puede estar disciplinado como si no, puede ser enérgico o débil, puede pensar solo en el futuro o solo en el presente, puede ser belicoso, nacionalista, igualitario o anti igualitario, puede tener la ética de los señores o la de los esclavos, su arte puede ser subjetivo u objetivo, sus formas de vida colectivas, también, individualistas, puede ser lo que quiera para asegurar la adhesión o el desprecio, puede engendrar súper hombres o débiles. El asunto es que, esta determinado por la economía, Marx puede decir lo contrario, pero la civilización esta determinada por las finanzas.

Inclusive un socialismo moral no pasa de una determinación que nos lleva a razonar sobre la tendencia humana apegada a la civilización del capital, regida por una realidad histórica que nos proporciona todos los datos que necesitamos y excluye vía realidad todas las otras posibilidades.

Grave admitir que el socialismo se desarrolla a la par del capitalismo para que funcione, por supuesto nada es definitivo, es una profecía… Hay que construirlo y veremos que pasa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2760 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: