Socialismo Mediático

Las enseñanzas *goebbelsianas siempre han sido un arma de doble filo. Tampoco fueron tan originales del connotado fascista epónimo. Los enemigos y vencedores sobre del nazismo italoalemán le endilgaron su autoría. En esto fueron marcadamente unilaterales, lo siguen siendo.

Como educador y propagandista del nacionalsocialismo, Goebbels convalidó la convicción de que nuestro cerebro es 100% neutral, que carece de prejuicios, que es estocásticamente impredecible, y que siempre considera los estímulos externos e internos como cosa nueva, salvedad hecha de los reflejos paulovianos. Cuando estas novedades se hacen repetitivas el sello o la huella neuronal, del recuerdo asociativo, se hace presente, pero hasta allí. Digamos que paradójicamente, nuestro cerebro no memoriza nada para sí mismo. De allí que un mismo mensaje evade su historicidad y siempre resulte como de primera entrega.

Desde niños nos acostumbramos a repetir y hacer hincapié sobre lo que particularmente nos interesa, y así se lo hacemos llegar a nuestros oyentes más inmediatos, a nuestros progenitores. El lloriqueo entra en estos mensajes repetitivos expresamente empleados para que el interlocutor o el aludido nos presten la debida atención, nos recuerde y hasta haga suyo nuestro pedimento, nuestras ideas, nuestros objetivos. La sublimidad es harto y arcanamente conocida por los Sociólogos y Psicólogos de derecha y de izquierda.

Si a ver vamos, casi todos somos *geobbelsianos*. Lo somos y la prueba más fehaciente la tenemos con nuestros docentes, y con nuestro propio ejercicio como tales. Estas personas como divulgadores de enseñanzas varias han sido machacantes con los temas, recursos verbales y escritos, de los que se han valido como auxiliares educativos. Y mire que han logrado sus objetivos.

Este es el caso del cacareado *Socialismo del Siglo XXI*, tan onerosa y majaderamente ofrecido, divulgado, promovido, preanunciado y parcialmente y deficientemente ejecutado por el venezolano Presidente Chávez y sus incondicionales colaboradores. Este mensaje, innegablemente *goebbelsiano*, ha sido divulgado y propagandeado por todos los medios oficiales y privados durante todos los días del año, con una elevada frecuencia diaria. Esta praxis política gubernamenental venezolana lleva ya varios años. Y si esto no es calificable como recurso goebbelsiano, estaríamos mintiéndonos a nosotros mismos.

Por eso y más podemos afirmar que el *Socialismo del Siglo XXI*, chavista y venezolano, con sucursales o ramificaciones en América Latina, es perfectamente calificable como simple SOCIALISMO MEDIÁTICO.

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2020 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: