Poder Político y revolución Social

El sistema de poder relacionado al socialismo es muy complejo. Requiere de diferentes formas de dominación y liderazgo en varios niveles de las acciones sociales, con poder en cada nivel políticamente orientado y específicamente político.

Desde luego no todo poder político sirve, la dependencia económica del pueblo con el gobierno, no cambia en nada esta realidad, más bien la complica. La súper estructura política y legal de la revolución sufre una triple desviación:

Uno, las estructuras normales del poder público están congestionadas con el sistema anterior y con el nuevo, para privilegio del país y el control de la situación por los funcionarios.

Dos, producto del atraso y dependencia de las mismas estructuras en su funcionalidad y dinamismo, se traduce en una exacerbación de las relaciones de poder orientados para el desarrollo del poder socialista del pueblo, que requiere una combinación de patrones más democráticos en el comportamiento político.

Tres, la falta de definición socialista, en una línea básica a seguir. La interpretación socialista que cada uno tiene en el gobierno, acarrea un sin fin de conceptos, ya estamos cerca del socialismo monárquico, pasando por el oligárquico y el burgués, debemos definir una línea política socialista básica, hasta construir el socialismo definitivo.

La revolución social busca un estilo, una manera de ordenar la existencia, adecuada a nuestros particulares temperamentos y circunstancias. Buscamos héroes actualizados a quienes emular, el pueblo que busca un estilo adquiere los elementos necesarios, aprende, se educa y adquiere conocimientos. Su líder escoge un léxico particular sin orden establecido, pero muy profundo porque la verdad llega al pueblo. Esto no quiere decir que sus acciones políticas sean insignificantes al contrario son influyentes para la revolución que persigue un nuevo socialismo, o que sus opiniones sean injustas o tontas, puede aceptar equivocarse en sus puntos de vista sobre la sociedad actual, no para la sociedad que pretende construir con la nueva constitución. Sin embargo su peculiar manera de expresarlo es parte indiscutible de su estilo personal y revolucionario para el pueblo.

Reiteradamente no advertimos el momento cuando nos inclinamos hacia una revolución social, a no ser por las anuales y tácticas elecciones a las que el pueblo se ve sometido para el conocimiento político y el convencimiento ideológico, que revolucione los sistemas. La decisión de ser un socialista raras veces es puramente lógico, ni siempre se toma la decisión de una ves. La tarea es engorrosa al principio, la población con poca convicción revolucionaria posee sistemas sacados de otros estilos, influenciados por la globalización tecnológica, la perdida de la eficacia institucional, valores políticos incorporados sobre la marcha, para conseguir una tendencia social de comportamiento político democrático que no es suficiente, eso quedo claro el 2 D. Con la reforma, como iniciativa del pueblo, tendrán que ser más democráticos los sistemas públicos y revolucionarios hacia el poder popular.

En este contexto de participación, elecciones cada año, la orientación política del pueblo ayuda para la autodefensa y control de su poder político en la sociedad, pero también demostró que el látigo esta en las masas. Asociando la responsabilidad con el pueblo, que aprueba la continuidad de Chávez en el poder. Se fortalece la revolución y el socialismo en construcción, ya que la democracia, parte de ella, esta en el pueblo, diferencia notoria y sustancial desde este año. El elemento de poder político se vuelve mas decisivo y compartido para la estabilidad y para el cambio del orden económico y político.

La ideo sincracia latina no permite reconciliar lo inreconsiliable por los intereses partidistas y todo termina en crisis económica, partidos políticos que hacen de los gobiernos locales y regionales, y de la asamblea nacional el sitio para la legalización de los intereses particulares con la oligarquía, por la interrelación comercial existente. Este todavía es el caso de Venezuela, tremendo error el de los casi revolucionarios dirigentes que permite ver con mayor profundidad que no deben continuar en el cargo, y en el caso de la oligarquía, nunca, pero nunca, deben volver. La reforma constitucional esta en su mejor momento, en manos del pueblo, única ocasión, que no se vuelve a presentar para la consolidación de la revolución. Siempre y cuando se trabaje con la masa y esta asuma su enorme responsabilidad revolucionaria.

Las ultimas reacciones de la contra revolución y oligarquía, no pasa de ser puro bla, bla, bla. Aunque esto puede cambiar, yo veo con profunda preocupación lo permisible de esta revolución, agravada mas aun con la ley de amnistía para los contra revolucionarios. Ya no todo esta controlado, ahora quieren mas, ya hablan de destitución presidencial, tienen la sed imperial, secar un arroyo e ir por otro, los del gobierno, están cometiendo los mismos errores de otros procesos revolucionarios en la región, me extraña que Ortega y Castro no le sugieran y aconsejen, presidente Chávez. Castro no puede ponerse a estar inventando a estas alturas, su experiencia de izquierda, su moral revolucionaria, su fuerza y espíritu del pueblo cubano, es indiscutible, pero este continente no es África, aquí como aya, existen otros pueblos a horas de distancia, pero con una histórica mala voluntad hacia el imperio, traducida por la voracidad energética de este, lo que cambia enormemente la geopolítica latina con la africana, de antes y después; Cuba, no ha podido consolidar su ideología en ningún otro país, a pesar de los intercambios deportivos y médicos en la región, de tal manera que si por allí va la cuestión, cuidado. Los cubanos, hermanos del alma, revolucionarios por convicción, también necesitan ser evaluados en América Latina, no se puede repetir lo del 2002.La integración debe funcionar de otro modo, las circunstancias del capitalismo militar actuales, así lo exige; este no es un buen uso del poder político externo para preservar las revoluciones sociales de otros pueblos hermanos, fundadas en el uso legitimo de la competencia revolucionaria rumbo al socialismo venezolano y latino americano. No estamos en condiciones de esperar 200 años más, o es socialismo o es muerte.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4967 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: