Los hijos de la Revolución

Quienes llegaron a adulto justo a los ochenta habían sido jóvenes durante una época en que la inseguridad política por las dictaduras del hemisferio, mantenían una inseguridad económica que fue una consideración decisiva para gran parte de la sociedad.

Hoy estos jóvenes preparan al pueblo ante las realidades de las crisis nacionales y mundiales. Estos hijos de la Revolución estimulan el interés de la población, con apoyo administrativo o sin el. Yo veo los esfuerzos generales por introducir la preocupación social en todos los niveles de la población venezolana.

Hay desde luego formidables barreras que se oponen a un cambio educacional socialista, cultural, una de ellas los maestros, poseedores de la misma mentalidad interesada y arcaica. Otra es la iglesia envuelta en una serie de juicios morales, interesados en seguir manteniendo la ignorancia masiva de nuestra crisis actual. Tercero la de los padres desconectados trabajando en puestos públicos de la Revolución, disimulando, pero ya en la casa con costumbres capitalistas formando a sus hijos. La Revolución invita a evaluar el cambio, de hecho uno de los propósitos de este nuevo sistema educacional es educar a las personas adultas. Esta educación de la población es para evitarles la perpetración de la ignorancia. Esto tiene ventajas adicionales de preparar gente del país para trabajar en problemas de significación local, nacional y, para familiarizar a visitantes especializados de pueblos hermanos con estos problemas.

Aunque es mucho lo que puede hacerse para mejorar el sistema educativo, en el marco general se precisan cambios más fundamentales, si los pueblos han de descubrir los medios de gobernarse satisfactoriamente así mismo para evitar los grandes males sociales económicos, ambientales del sistema capitalista que nos ha destruido.

La Revolución Bolivariana esta aboliendo la educación formal con la elaboración de materiales educativos y de instituciones que llegan a todos y a todas por medio de una red de misiones. Esto sugiere otra estrategia del socialismo del siglo XXI que prolonga ideas ya existentes en educación socialista, ante todo la Revolución Bolivariana a extendido la educación para toda la vida, en lugar de intentar concentrarla en los primeros seis, veinticinco años. Cada vez es mas ampliamente aceptada la idea de que la madures y la experiencia son a menudo un beneficio para el aprendizaje. Estas misiones, Robinsón, Rivas, Sucre han demostrado, que sus hijos de la Revolución, con la experiencia del mundo real pueden evitar muchos esfuerzos mal gastados en el mundo educativo, de esa manera todos y cada uno han de participar en los problemas decisorios de la sociedad.

El programa es complicado, pero los beneficios superan con creses a los costos. Deben romperse la creciente rigidez de funciones en esta sociedad y todos deberían llegar a los procesos decisorios.

En China, donde gente de ciudad y universitarios han sido obligados a unirse ha comunidades rulares para participar en trabajos completamente distintos de su experiencia anterior. Seria interesante saber que éxito han tenido los chinos con estos proyectos de intercambio cultural.

Esta Revolución socialista venezolana y sus hijos de la Revolución saben que es posible el cambio de un sistema, y dar a todos la posibilidad de participar, los jóvenes están ideológicamente convencidos de que la Revolución es crecimiento. Estos son posibles con una eficaz utilización de nuestro sistema legal. Una ley pude ser definida como una regla de conducta para una comunidad, dictada por una autoridad gubernamental y forzada por una sanción. La sanción que refuerza una ley puede ser o bien un premio o bien un castigo. Los cambios de leyes que necesitan los hijos de la revolución para adaptarse a las cambiantes necesidades de una Revolución socialista moderna, por desgracia el sistema legal sudamericano esta seriamente comprometido con los organismos de financiamiento imperiales y las transnacionales de explotación, incorporadas también a instituciones religiosas, de la oligarquía, que reflejan todavía los deseos de un sistema que permite a una nación colonizar a otra nación. Estas leyes suficientes en etapas históricas anteriores, cuando la sociedad dependía de las dictaduras y estas del favoritismo del imperio, ya son absurdas y peligrosas a la luz de las modificadas circunstancias del continente. Hay que cambiar las leyes para estimular a los hijos de la Revolución. Los derechos individuales han de equilibrarse con el poder del gobierno.

Este tan sencillo momento de cambio es un punto sensible a partir del cual fechar los derechos constitucionales que no dependan de vagas imprecisiones.

Los hijos de la Revolución aprenderán que la relación con la crisis de los pueblos, recursos, ambiente economía y política, son considerados generalmente dos caras de la misma moneda. Un punto muy grande de decisiones políticas se toma sobre la base económica, la de los economistas y de los pensadores políticos tanto cuando aciertan como cuando se equivocan, estas decisiones son más poderosas de lo que se cree.

El progreso o desarrollo según el FMI , BM , OMC, estos organismos de esclavitud, dependencia manejan el producto interno bruto como la suma de gastos personales y gubernamental en bienes y servicios más el gasto de inversión, puede ser un indicador útil. Sin embargo es más importante lo que no es el PIB que lo que es. No es una medida de libertad de los habitantes de una nación, no es una medida de salud de un pueblo, no es una medida del estado de agotamiento de los recursos naturales, no es una medida de los sistemas ambientales que depende la vida, no es una medida de seguridad social. No es en suma una medida de la calidad de vida, aunque por desgracia se la utiliza como si lo fuera.

El crecimiento económico capitalista se ha convertido en la norma “para el progreso, el benéfico por el que puede pagarse cualquier precio social”.

Los hijos de la Revolución de Venezuela y de Sudamérica ya están estudiando al PIB, desde la óptica del desempleo, el tamaño de la población, la distribución relativa, la calidad de la vida y, los factores no económicos, Samuelson, escribió la mayoría de nosotros somos mas pobres de lo que creemos los costos ocultos crecen constantemente y como tendemos a ignorarlos sobrestimamos nuestros ingresos. Alguien más dijo que en el estado natural, la vida del hombre era sucia, sórdida y corta. En el estado de la civilización capitalista se ha hecho sucia sórdida y larga.

Toda Revolución debe salir de la historia y las entrañas de su propio pueblo. América latina sufre simultáneamente de sobre explotación y de desempleo disfrazado.

Depende de Uds., hijos de la Revolución el futuro de esta parte del mundo.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3553 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: