El camino hacía la anhelada paz en la humanidad

Mientras subsista la inherencia criminal del fascismo y del capitalismo salvaje en los pueblos del mundo tras la imposición de un pensamiento único entre otras aberraciones, el tránsito hacia la paz seguirá siendo ilusorio.

Una cultura sobre la paz coloca en primer plano el respecto de los derechos humanos, el rechazo a la violencia en todas sus formas y la adhesión a principios como libertad, justicia, solidaridad, fraternidad, y sobre todo tolerancia.

Erradicar la violencia y sus causas exigen mucho más que la acción de los gobiernos, se necesita la participación de todas y todos mediante la práctica incesante de una cultura de paz.

Es preciso movilizar y forjar a nuestros jóvenes inculcándoseles el deseo ferviente de ir hacia la búsqueda de nuevas formas de convivencia basadas en la conciliación, la igualdad, la solidaridad, la generosidad y el amor.

Vale puntualizar que la cultura de paz la definió la Organización de las Naciones Unidas, como un conjunto de valores, actitudes, tradiciones, comportamientos y estilos de vida basados de la siguiente manera, a saber:

1. El respeto a la vida, el fin de la violencia y la promoción y la práctica de la no violencia por medio de la educación, el diálogo y la cooperación;

2. El respeto pleno de los principios de soberanía, integridad territorial e independencia política de los Estados y de no injerencia en los asuntos que son esencialmente jurisdicción interna de los Estados, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas el derecho internacional;

3. El respeto pleno y la promoción de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales;

4. El compromiso con el arreglo pacífico de los conflictos en las generaciones presentes y futuras;

5. El respecto y la promoción del derecho al desarrollo;

6. El respeto y fomento de la igualdad de derechos y oportunidades de mujeres y hombres;

7. El respecto y el fomento del derecho de todas las personas a la libertad de expresión, opinión e información;

8. La adhesión a los principios de libertad, justicia, democracia, tolerancia, solidaridad, cooperación, pluralismo, diversidad cultural, diálogo y entendimiento a todos los niveles de la sociedad y entre las naciones.

Mahatma Gandhi nos recuerda que: "No hay camino hacía la paz, la paz es el camino".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 561 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: