El látigo de la contrarrevolución

Decía León Trotsky, que las revoluciones para avanzar necesitaban del látigo de la contrarrevolución. Una manera muy didáctica como este prestigioso líder caracterizabas, las debilidades, la lentitud, la falta de toma de medidas oportunas por parte del liderazgo revolucionario una vez que tomaba el poder y para despertarlo, despabilarlo, requería el látigo, la ofensiva contrarrevolucionaria, para despertar y avanzar, de contragolpe, en la consolidación del proceso.

Mutatis mutandis, algo parecido está sucediendo en Chile, donde las fuerzas liderizadas por Gabriel Boric, ex lider estudiantil que mediante elecciones llegaron al gobierno por voluntad popular y democrática, acaban de recibir un latigazo mayúsculo, y digo mayúsculo, porque durante toda la campaña pre electoral el emblema que presentaron a los electores era la necesidad de Reformar la Constitución Pinochetista, como una manera de construir un país más democrático, plurinacional, quitarse la camisa de fuerza dejada por la dictadura y avanzar en lo económico y social a favor de las grandes mayorías y los sectores indígenas, históricamente, allí marginados y reprimidos.

Lamentablemente y eso lo veíamos, con preocupación, desde nuestro lares, parece que a Boric, se le agotó la gasolina durante la campaña electoral, perdió la perspectiva, y una vez que obtiene tan contundente victoria, con la voluntad mayoritaria de su pueblo, al presidir el gobierno, lo primero que empieza a realizar, no es atender la problemática interna de los chilenos , sino, diferenciarse de los otros gobiernos progresistas de nuestra región, tratando de insinuar: somos diferentes, no somos como ellos, como ganando indulgencias, para tener un entorno interno (el de la derecha ) y uno externo (el del imperio), complaciente, que le permitiera sin obstáculos desarrollar las propuestas enarboladas.

Grave error, porque el imperialismo ( De eso tienes los chilenos una amarga experiencia) y la derecha que los representa en nuestra región, ni es ingenua, ni se le puede andar con ambigüedades, mostrarles debilidad, ni mucho menos permitir que después de un revés, tome un segundo aliento como los boxeadores. No, todo lo contrario, se debe continuar con el ímpetu de las reformas que se han propuesto y sobre la cresta de la ola, profundizar en los planteamientos sobre los cambios que se han venido profesando, so pena de caer en el estancamiento, perder el fervor del pueblo que te ha apoyado y permitir que el resentimiento de la derecha vuelva con nuevas fuerzas para frenarte y obstaculizarte en el desarrollo del nuevo gobierno.

Y es eso precisamente, lo que está sucediendo en Chile, mientras pierdes el tiempo tratando de diferenciarte de las demás fuerzas progresistas, mientras dejas que se apague el fuego que alienta a las fuerzas revolucionarias, la derecha, maltrecha, pero vivita y coleando, une fuerzas, toma aire, se reorganiza, utiliza todos los medios de comunicación las redes sociales, para arrinconarte y con las manidas consignas de siempre, impregnadas de anti-comunismo vuelve a confundir al pueblo y por esa rendija acertarte golpes certeros, que ojala puedas confrontar y desmontar.

Ese es el latigazo, del que hablaba Trotsky, y que estás recibiendo hoy, con el Rechazo a la Reforma Constitucional, es precisamente a lo que se refería este brillante revolucionario.

Ojala el latigazo, te sirva de experiencia para que despiertes y te reencuentres con los movimientos progresistas de toda la región, con el pueblo que fogosamente te apoyo en todo el período anterior a la toma de gobierno y retomes el rumbo al que apuntaba todo el movimiento que se reunió alrededor de tu liderazgo.

El latigazo debe servir, como amarga experiencia, que te permita revisar tu conducta y la de tus seguidores, hacerte una profunda autocritica, identificar los errores cometidos, para tomar el camino por donde hoy apuntan nuestros pueblos: la Soberanía y la Independencia.

Sólo así, nuestros pueblos, unidos, apoyándose mutuamente, no mirándose uno a los otros de soslayo, "Como gallina mirando Sal", pueden ser redimidos. Dice el dicho "Camarón que se duerme se lo lleva la corriente"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1091 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: