Dónde se equivocan los compañeros de la LIS

"No hay una Tercera Guerra Mundial y por eso apoyamos las resistencia ucraniana contra la invasión rusa". Apoyándose en los textos de Lenin, Alejandro Bodart ha definido así la posición de la LIS respecto de la guerra de Ucrania (Aporrea, martes 5/7/2022, https://www.aporrea.org/internacionales/n374845.html.

La primera afirmación, que es la base sobre la que se apoya la segunda, es falsa. Hay una Guerra Mundial, que se ha desarrollado en Oriente Medio a lo largo de las últimas décadas con países interpuestos, y que comenzó en Yugoeslavia en la década de los 90 cuando se destruyó la confederación yugoeslava por maniobras poco claras de los servicios de inteligencia occidentales pro-OTAN. Una confrontación bélica que ha vuelto ahora a Europa. No verlo así es de una ceguera basada en prejuicios liberales y pro-occidentales. Llamo a los compañeros de la LSI a reconsiderar su posición, basándome en esta evidencia.

Cierto que esa confrontación se realiza entre dos imperialismos: el ruso aliado al bloque asiático (China, Irán, pero también India más débilmente), por un lado, y el tradicional imperialismo atlántico de la OTAN, cuyo centro cae en el eje anglosajón. Se debe tener en cuenta que:

  1. El eje más dinámico de la economía se ha trasladado del Atlántico al Pacífico; Europa en declive juega ya un papel secundario en el desarrollo de las fuerzas productivas.

  2. La guerra actual es híbrida, tomando en cuenta factores económicos y culturales, tanto como los estrictamente militares.

  3. El capital financiero en manos de la oligarquía ‘occidental’, está en crisis por el declive del dólar y su sustitución otras monedas como instrumentos para el comercio internacional.

  4. La OTAN no ataca a la Federación Rusa (FR) porque no tiene garantizada la victoria, dado que las alianzas de FR con el resto del bloque asiático son sólidas, y la guerra de Siria ha demostrado que no hay una superioridad clara en el terreno militar.

  5. El ejército ucraniano está penetrado por la ideología de extrema derecha, en auge en Europa y en todo el mundo –Brasil, India, también en la FR-, y ha sido entrenado y está dirigido por la inteligencia de la OTAN. Apoyar a Ucrania en su guerra de liberación no favorece la lucha antifascista a menos que se transforme esa guerra de liberación en guerra revolucionaria.

  6. La ambigüedad del liberalismo europeo y estadounidense se ha decantado, frecuentemente por apoyar el fascismo (en América Latina es evidente) y en Europa también. La crisis económica está trayendo un incremento del apoyo a los nuevos movimientos pos-fascistas y de extrema derecha.

  7. La FR es un estado autoritario con una política económica neoliberal, que ha estado favoreciendo la extracción de la riqueza regional en favor de la oligarquía financiera mundial, hasta el presente. La guerra de Ucrania es consecuencia de la pelea entre dos oligarquías por los beneficios decrecientes del capitalismo en crisis.

  8. La dinámica bélica favorece el desarrollo de la industria de armamentos como recurso para superar el estancamiento de la economía capitalista.

  9. Los negocios de la reconstrucción tras la guerra servirán para superar la crisis capitalista (Schumpeter: destrucción creativa como economía capitalista)

  10. La política correcta es transformar la guerra entre Estados capitalistas en guerra revolucionaria entre clases.

 

sodepaz.extremadura@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 444 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter