Victoria confusa

Ya paso esta etapa de la transición hacia el regreso, ahora vienen tiempos de aclarar contradicciones en una memoria que olvida con frecuencia.
No será fácil para el sistema, enderezar todos esos conceptos que cambiaron tratando de captar inocentes: Ofrecieron imposibles que no habían cumplido antes y ahora tampoco podrán, menos en crisis; porque en capitalismo las soluciones son económicas y no hay suficiente muestras, para suponer que van entrarle a lo social, sin afectar la búsqueda de la mayor suma de felicidad posible.

En el tiempo que hemos estado tratando de consolidar el proyecto revolucionario: no hemos podido abocarnos a atender la formación izquierdista; para atender la inocencia sin utilizar su fé, con fines distintos a lo que la conciencia crea.

De ahora en adelante, es necesario recuperar la confianza, que destrozaron satanizando la izquierda, como siempre hizo la derecha con el comunismo, los circulos Bolivarianos y últimamente con los colectivos, entre otros; siempre deteniendo los esfuerzos de unidad. Hay que estar atentos; porque ahora vienen consecuencia y decepciones, que en el pasado eran formas para mantener la "democracia" y no hay nada hasta ahora que haga pensar, que va a ser distinto.

Las formas que se utilizaron tratando de mantener el poder, hizo que en desesperación entregaramos un saldo político que se venía fortaleciendo desde hace veinte años; ahora quedó desparramado en un porcentaje que no muestra solidez y seguramente lo aprovechará una derecha que viene con sus colmillos amolados, dispuesta a recuperar lo que sienten que perdieron (y no es más que la presidencia) sin importar la destrucción que evidentemente continuará, porque su propuesta es la misma de antes y vienen tiempos de tortura, desaparecidos y todo lo que la oligarquía uso en la IV, son los mismos oligarcas y lo usarán de nuevo en la V.

De hoy en adelante vendrán los balances y el conciente va a determinar que la prueba más evidente del fracaso y perdida del saldo político es la formación y con tristeza aceptar, que no pudimos captar a la ignorancia para la formación promedio, que necesita cualquier revolución, más que ningúna otra arma y no se pudo hacer entender, la diferencia que hay entre socialismo y capitalismo: aunque es necesario usar algunos fundamentos, para sostener en muchos casos la adaptación.

Nos toca empezar de nuevo y va a costar una LUCHA similar a la que nunca termina; porque la derecha seguirá negándose a morir y nosotros como izquierda, en la grandeza que significa el nacer contra viento y marea, porque PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.
Porqué nos permitimos aceptar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 697 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor