La postulacionitis... ¿quién la cura?

"Ser revolucionario es no arrastrarse a una conciencia comprada ni mucho menos tener la moral en el bolsillo."

FIDEL CASTRO RUS

"¡Carajo, camarada!… No salimos de una para entrar en otra. Sanciones, bloqueos, guerras de todo tipo, congelamiento de fondos, «candidaturitis» y la pandemia por COVID-19, entre otras. Hemos tenido un cúmulo de problemas, uno tras otro, que han mantenido al pueblo agobiado. Uno de los más graves es la pérdida del poder adquisitivo de nuestra moneda que ha convertido los salarios de los trabajadores en sal y agua. No alcanzan pa´naa… son una burla. Y a pesar de los esfuerzos de Nico por solucionarlos contra viento y marea, ahí siguen… y el pueblo resistiendo... como estoicos anacoretas… pasando necesidades junto a sus familias… sin dar su brazo a torcer. Es cierto que empezamos a ver una luz al final del túnel, pero esto va pa´rato y hay que tener mucha conciencia pa´aguantarlo hasta triunfar. Y resulta, que cuando pensamos que el pueblo está empezando a organizarse para asumir el poder y rol que le corresponde en esta lucha, le da la «postulacionitis» y entonces vemos a muchos que, sin tener la capacitación o preparación necesaria para ocupar algunos puestos de dirección, se postulan o hacen que los postulen para tratar de ser candidatos de elección popular, y hasta en algunos casos funcionarios de alto rango ejercen presión sobre sus subordinados para que lo hagan so pena de cesantearlos. Se auto llaman «dirigentes comunitarios» y jamás se les ha visto presentar algún proyecto o trabajo para el bienestar colectivo sino que se han dedicado a criticar a los demás, a veces con razón pero mayoritariamente sólo por pantallear. No entienden que el verdadero dirigente es el que escucha, investiga y trata de aclarar las críticas de la población, por el bien común y por el bien del proceso revolucionario que tratamos de sacar adelante. No como ciertos personeros del gobierno regional, que desde que llegaron a los cargos hacen como los tres monitos: no ven, no escuchan y no hablan, pero no en el sentido del código moral chino del «santai», esa filosofía que promulgaba el uso de los tres sentidos para permanecer alejados del mal, sino en el sentido literal de las palabras para cuidar sus puestos. ¿Se ha preguntado alguna vez por qué la gente no denuncia a los funcionarios corruptos o negligentes? Es que muchos de ellos para llegar a esos cargos jalaron y bastante y se sienten «guapos y apoyaos» y son amigos o siguíes de alguien más arriba. La mayoría piensa que para qué perder el tiempo «en esa pendejaa» si no le van a hacer nada. Y de ahí nace la corruptela, que crece y se hace difícil de parar. Lo mismo pasa con las autoridades del partido, que dice el soberano que sólo las ve en época de elecciones. Y muchos recuerdan con tristeza todo lo que pasó para que las eligieran, lo que en esos momentos ofrecieron y lo que no cumplieron. Hasta hay muchos que se la pasan citando al gigante Hugo Rafael y se dicen «chavistas radicales» pero basta saber si en verdad lo son y si gozan del cariño y reconocimiento de sus comunidades respectivas. ¿Qué si hay infiltraos? Como arroz. ¿Cómo se depura el proceso? ¿Qué le digo?".

En días pasados, y por enésima vez, Nico resaltó la crítica hecha por el pueblo acerca de los infiltrados en los organismos del gobierno y habló de su depuración. Lo mismo ha dicho Diosdado. Sin embargo llevan más de una década diciendo lo mismo y nada ocurre; seguimos viendo como la majunchería ocupa cargos de dirección en instituciones gubernamentales importantes y no hay manera de que los cambien. De ahí que el pueblo tenga temor que en estos comicios internos para seleccionar los candidatos al proceso electoral de noviembre se nos cuelen un bojote de majunches, de esos con las uñas largotas. Y no es culpa del proceso de elección porque más democrático y participativo no puede ser. Es precisamente por sus características que se presta a todo tipo de jugarretas. Hoy en día tenemos diputados "y que" chavistas que nunca debieron ser propuestos para esos cargos por su amor a los negocios y al tráfico de influencias. Sin embargo, hemos guardado un silencio que no es disciplinado sino cómplice. ¿Su trabajo? Hacer lobby en Caracas buscando apoyos.

Ya los grupos existentes dentro del PSUV y el GPP inundan las redes sociales con postulaciones voluntarias u ordenadas por las cabezas de grupo, para el trabajo de pre-selección. Ya los ávidos de poder individual se quitaron sus caretas. Este domingo se verán los resultados, pero les puedo garantizar que el lunes habrá una fuerte ola de rumores acerca de los intríngulis del proceso. Mi recomendación es que analicen bien lo que desean y lo que les ofrecen, porque en este mundo existen tres cosas que el hombre primordialmente desea: Estado, riqueza y sabiduría. Así que, siguiendo las propuestas del Gigante Hugo Rafael debemos entender que: aquellos que buscan el Estado deben mantenerse lejos de la "riqueza y sabiduría" para que su poder no vaya sobre su justicia; los que buscan la riqueza deben mantenerse lejos del "Estado y la Sabiduría" de tal manera que no "crucen la línea" sólo porque tienen dinero; y los que buscan Sabiduría deben mantenerse lejos del Estado y la Riqueza para que no pierdan el camino.

El Eterno Comandante siempre repetía: aquel que ama los negocios y el comercio no debe entrar en la política sino dedicarse a ganar dinero legalmente. La política no es para hacerse rico ni para ganar dinero. Chávez dejó una herramienta para combatir la especulación a la que nosotros no le hemos parado: los consejos comunales. Hay mucha gente hablando pendejadas de ellos, pero nunca entendieron la excelente herramienta para que el poder popular demuestre su organización y empuje. Y si no supieron o no pudieron desarrollar las bondades de los cargos en esos Concejos Comunales, ¿cómo esperan ahora postularse para otros cargos de mayor complejidad y responsabilidad? Por eso los que abren su corazón en busca de sabiduría, alaban al Estado y agradecen la riqueza, pero no persiguen ninguna de ellas. Mientras tanto, la oposición criolla sigue tratando de inocular la cultura del desprecio a la patria y la banalización de la acción del Gobierno Nacional.

Repito lo planteado en otro de mis artículos: Este es el momento esperado por muchos para tratar de salir del anonimato partidista y mostrar su capacidad de trabajo y su vocación de lucha por las causas justas y nobles, así como por los intereses colectivos y no los particulares. Hasta ahora, el problema ha sido lograr que se integren la parte ideológica y la de organización práctica, es decir "los grandes intelectuales y los simples militantes", así como las diferentes tendencias de distintos sectores de la clase obrera. Bueno, entonces es ahora el momento de presentar al pueblo organizado sus propuestas y demostrar que el postulado(a) a candidato(a) como miembro del partido realiza una función educativa y organizativa apoyada en su nivel de responsabilidad. Como decía Gramsci "deben transmitir a la cima las preocupaciones de la base y educar a ésta, a fin de que participe activamente en la orientación del partido." Es momento para que los miembros de cada UBCh entiendan que deben tener consciencia revolucionaria y postular a los más capaces y no a los que les indican los "jefecitos" de siempre.

Y recuerden todos los picados por la postulacionitis que el sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice; que las malas experiencias nos sirven para estar prevenidos en el futuro y que para quien no sabe a dónde quiere ir, todos los caminos sirven. Nosotros tenemos un camino a seguir: la construcción del socialismo a lo venezolano o como lo llamó Hugo Rafael "El Socialismo del siglo XXI". No discuto con mis camaradas del PCV porque nuestra idea del socialismo no sea igual a la suya. Cada quien debe ser fiel a sus ideas y deseos, y el "chavismo" trata de las ideas que ese Gigante nos insufló, tratando de adaptarlas a nuestra idiosincrasia. Toda aspiración es válida, toda ambición es destructiva. Y nunca olviden que el respeto al derecho de otros es la única garantía de paz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 559 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: