El Arado y el Mar

Diosdado, qué dirá el Comandante Chávez de tu grosera confesión, cómo creerte

Diosdado, embriagado del "éxito" en la engañosa operación del rescate de la asamblea nacional para el madurismo y compinches, aún no encuentra la mesura extraviada, los filtros perdidos; ahora, después de la torta del "que no vota no come", soltó otra verdad: La convocatoria de la Constituyente no fue para hacer una nueva Constitución, sino para conseguir la paz de ellos. En eso se pasaron años engañando. ¿Cómo creerles ahora?

No es una mentirilla blanca, que el alto gobierno convoque una Constituyente y todo sea un pequeño juego táctico de piruetas con unos gaznápiros de la oposición. Se trataba de convocar al máximo cuerpo constitucional a un suprapoder, con eso no se juega a la maniobrilla política. Se le mintió a la nación, al pueblo chavista, a los expertos abogados que quedaron como una pantalla para dar credibilidad al engaño. Pero sobre todo se le mintió a los constituyentes, se les deja en mala posición. Por ejemplo, Julio Escalona, un hombre serio y honesto, ¿sabía del engaño o fue engañado?; por ejemplo, Adán Coromoto Chávez, que puso el grito en el cielo cuando le dijimos que debía renunciar a esa Constituyente maula y nos acusó de saltar la talanquera, ¿sabía del engaño, es engañador o engañado?; escarrá, ¿engañador o engañado?; qué dirán lo cientos de constituyentes que fueron metidos en este paquete.

Dejando de lado el desliz del presidente de la constituyente, la confesión nos trae varias enseñanzas: la soberbia es mala consejera para los gobernantes, tanto como la improvisación, el tacticismo, la falta de estrategia, el abandono de los principios que posibilitaron la convocatoria absurda de la constituyente; pero sobre todo deja la enseñanza de que el precepto Fidelista de "No mentir jamás" no es algo frívolo, al contrario, la mentira hunde irremediablemente a una Revolución, la pérdida de credibilidad equivale a su derrumbe moral y de allí al derrumbe físico, político, no hay nada.

Diosdado mintió y con él el alto gobierno. Ahora preguntamos, si la constituyente del madurismo era para conseguir la paz, por qué el montón de leyes, las de la entrega de la soberanía, la ley contra el bloqueo, qué hay detrás de ellas, con cuál confesión se van a aparecer mañana. Ahora dudamos de las cifras de infectados, de los números de la producción de petróleo, dudamos cuando acusan por conveniencia a un disidente, dudamos de los nombramientos de la constituyente de diosdado, no les creemos ni el padre nuestro en arameo.

En la nueva asamblea tienen unanimidad, qué irán a hacer. ¿Para qué realmente la convocaron, cuál el objetivo? ¿Esas leyes que allí se aprueben serán confiables, o tendrán otro objetivo oculto? Después saldrán que no eran para eso sino para conseguir "la paz". Una paz que es también una mentira, la paz de los millones del éxodo, la paz de los mártires de Güiria, de los cientos de militares presos, de los ejecutados por las faes, de los presos políticos sin juicio, de los enfermos sin medicinas, los estudiantes sin Universidades, la paz artificial de los programas de televisión. Los únicos que tienen un poco de paz son los del alto gobierno, y esos viven con la culpa de no haberle cumplido al Comandante Chávez, con el desasosiego de quien simula lo que no es.

Llegará el tiempo de ajustar cuenta con los mentirosos.

¡REVOLUCIÓN ES NO MENTIR JAMÁS!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5045 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: