Partido comunista: avatares, contradicciones y disidencias

Un partido político es un conjunto (matemáticas rusas de conjuntos) social que forma parte de la estructura de un Estado moderno cual se expresa en los efectos de la cotidianidad de la Política nacional adscrito a una filosofía cuyo quehacer es la de analizar, exponer y proponer políticas sobre las interpretaciones de los impactos políticos y sociales como económicos e ideológicos (etno-cultura) sobre esas realidades sociales y sus incidencias tanto en la individualidad representada en el "ser social" como en los subconjuntos sociales impactados tanto en lo positivo como en lo negativo que produzcan y resulten de esas políticas ejecutadas por impuestas por el gobierno sobre el diseño de un plan nacional cual, previamente, ha sido consultado y aprobado por la comunidad, también como subconjunto social, en sus responsabilidades correspondientes.

Es importante como fundamental aceptar que dicho conjunto, como concepto y praxis, tiene sus orígenes en las sociedades europeas lo que significa que es un ente político cual podríamos calificarlo como un "conjunto político importado" que, a su vez, lo calificamos como un "ente político eurocéntrico" cual, inevitablemente, se tiene que confrontar con las propias realidades etno-culturales originarias en nuestro continente americano como lo demuestra la propia historia desarrollada en nuestro espacio geográfico; ello nos lleva a inquirirnos sí aún no rechazando la impronta real de su sico-influencia en nuestras sociedades, nos preguntamos, sí podríamos diseñar un modelo de "conjunto político" como "conjunto social de participación" sobre la base de nuestras actuales realidades etno-históricas.

Un ejemplo ajeno a nuestro continente, a modo de referencia, sería la aparición del Partido Comunista Chino (PCCh) al ser el primer partido político comunista que se expresó en el continente asiático. ¿Cuáles fueron las bases que permitieron su aparición? ¿cuáles fueron las circunstancias que lo permitieron?¿cuáles fueron las influencias externas sí las hubieron?

La Revolución Bolchevique se constituyó en referencia obligada "worldwide" junto con la denominada Internacional Comunista (Tercera Internacional, Komintern, Cominter) así como el "modelo político de organización social" a seguir como solución social necesaria por las consecuencias que se vivían en ciertas sociedades en aquellos momentos en desarrollo del sistema capitalista. El "caso China" es referencia obligada cuando lo consideramos como el "país semi-colonia" donde se expresó, en su más profunda intensidad, el modelo expansivo mundial del capitalismo manchesteriano desde "lo militar-invasor", "lo cultural-religioso", lo económico-financiero y comercial bajo el control extranjero, la institucionalización de una base jurídica internacional en su diseño teórico-práctico conceptual adaptado al desarrollo de las estructuras sistémicas nacionales chinas.

La Revolución Bolchevique se constituyó en un gobierno de obreros y campesinos cuya idea, como referencia histórica, impactó el inconsciente colectivo de sectores sociales urbanos, fundamentalmente, en China convirtiéndose en el "consciente colectivo" cual permitiría la irrupción de las tesis políticas diseñadas en el seno de la Internacional Comunista como solución de la profunda crisis inmersa en las realidades de aquel país semi-colonial. Es decir, la intelectualidad china, fundamentalmente, decidió adoptar el "pensamiento político eurocéntrico" del diseño de un conjunto político como ente político nacional cual se sustentará en el rescate del obrero y el campesino sobre las diferentes ideologías políticas europeas y alejadas a las propias realidades antropológicas, propiamente históricas, en desarrollo desde el siglo XIX en el país "centro del mundo".

Aquella importante influencia eurocéntrica sobre la novicia política moderna china tuvo sus expresiones en praxis influenciadas por la Tercera Interncional entre los años 1921 a 1928 sustentadas en la propia propuesta del Cominter en la confornación obligada del Frente Unido Nacional. Esta tesis en su praxis fracasa cuando se confrontan la propuesta eurocéntrico-ideológica con lo histórico-cultura antropológico propiamente chino. En esas circunstancias sería Mao Zedong, quien rescatando sus propias reflexiones previas al año 1921, sustentando el proceso revolucionario en el modelo nacional-histórico de la "Rebelión Taiping" (1850 y 1864).

En nuestro entorno continental también se expresaron ideas contradictorias sobre las mismas influencias de la Revolución Bolchevique cuando se conformaron, básicamente, dos grupos de tendencias políticas: el Grupo de México a quienes podríamos titular como "los tradicionales" y aquellos que se acercaron a las tesis de la Segunda Internacional. Ambos grupos se desarrollaron en las representaciones referidas a los partidos comunistas continentales mientras que el segundo grupo se adicionó a las tesis socialdemócratas.

Con la aparición en los espacios políticos de Hugo Rafael Chávez Frías, ante el objetivo fracaso de ambas expresiones político-partidistas, se ha venido desarrollando un movimiento político sobre las bases históricas que tuvieron sus manifestaciones en el proceso social-militar de la Independencia contra-imperio peninsular-hispano borbónico. Es decir, se ha venido desarrollando un movimiento político libertario cual se expande, en su propia realidad, a nivel continental, como un movimiento histórico-social, político, cultural e incluso militar buscando una obligante centralidad dirigente la cual se manifestó en sus temporalidad temprana para, tras ciertos avatares temporales, continuar, en los precisos tiempos actuales como históricos, en una renovación inteligente sobre circunstancias ligadas, inevitablemente, con los avatares lógicos de crisis del "centro imperial".

Es decir, el concepto internacionalista que se impusiera en aquellos primarios años revolucionarios post-Revolución Bolchevique, en su propio desarrollo histórico y etapista, ha alcanzado la necesaria y obligatoria reingeniería política en toda su intensidad político-social e ideológica para "lo real americano" sustentando sus bases ideológicas en los pensamientos de los próceres independentistas junto con unos muy interesantes movimientos académicos estudiosos de la reflexión profunda de la influencia del pensamiento eurocéntrico en su confrontación dialéctica con lo "continental-telúrico-cultural americano" en su desarrollo actual como búsqueda y guía de la "nueva Independencia".

Este proceso de la Política como de "lo político" tendría que dirigirse hacia una concepción ontológica, autóctona de "lo eurocéntrico", de un modelo de partido comunista cercano a un concepto de "partido catch-all continental" como caminar primario hacia una reflexión profunda en el proceso de la crítica al "eurocentrismo alienante" en todo el continente americano. En una frase-concepto: "Nuestro Americano".

Pareciera que las últimas expresiones del "poder popular continental" nos estarían mostrando "nuevos caminos perfectibles" del proceso revolucionario sutentado en las bases fundamentales del "ideario original independentistas" en sus actuales realidades geopolíticas ante las realidades por donde está transitando el sistema capitalista junto con su expresión imperial-imperialista en crisis interna social y económica como etno-cultural-ideológica en sus propios patios traseros internos, es decir, en el propio lagar norteamericano.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 808 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: