El Arado y el Mar

¡Maduro convicto y confeso!

Después del asesinato de Chávez se comenzaron a caer los disfraces, a correr los maquillajes; el madurismo se reveló tal cual es, una traición inútil. Veamos.

Al principio, fiel a su ideología lumpen sindical, escogió el camino del pragmatismo, contaba con holgura financiera y el impulso del recuerdo del Comandante; se decían "socialistas", "hijos de Chávez". Dilapidaron todo su capital material y espiritual, pronto comenzó la revelación del verdadero corazón del madurismo: ¡falsificaron el Plan de la Patria! De esta manera se saltaban las amarras, sus voceros comenzaron a mostrar su poca calidad revolucionaria, jesús germán farías emergió primero y sin recato, habló de capitalismo; Castro Soteldo revivió una "burguesía revolucionaria", y al final el madurismo talló una ideología a imagen de su necesidad: volver a "las armas melladas del capitalismo".

El madurismo cumplió muy bien el objetivo fijado… por el capitalismo, por los imperios: la transición al capitalismo, enterrar la imagen del Comandante y su pensamiento. En lo económico desmantelaron los adelantos socialistas, arrasaron con PDVSA, la prepararon para la subasta a precio de gallina quebrada; no hay moneda, el dólar es el símbolo del fracaso, el coranovirus se burla de los cinco, acabaron con la economía, ahora cualquier vientico a favor es aleluya.

En lo político lo fundamental del encargo está hecho, ahora la meta es volver a la cuarta, ese desacierto lo muestra el gobierno como un éxito, el socialismo ni se nombra. El país volvió a la estafa de la democracia burguesa, las zancadillas electorales, como esa que le hicieron a ad y nadie protestó porque era a un partido de derecha, pero la costumbre se hizo ley, ahora la mala maña se la aplican a tupamaros y la gente se da cuenta del carácter represivo, malandro, del gobierno. Los oportunistas buscan acomodo en las listas, saltan de aquí para allá pero siempre con red de seguridad, el opio sustituyó a la crítica, a los argumentos de peso.

El madurismo en el gobierno perdió el maquillaje, ya habla de capitalismo sin ninguna vergüenza. Leamos la noticia:

"Nicolás Maduro, en una jornada de revisión de los vértices de la Gran Misión AgroVenezuela, afirmó estar dispuesto a trabajar con la empresa privada para producir alimentos en el Venezuela.

"Yo no le tengo miedo al capital privado. Yo no me dejo chantajear. Todo el capital privado tiene mi apoyo definitivo y decidido. Hay quienes me critican… dicen que soy neoliberal porque apoyo al capital privado… ¿quién dijo eso? ¡Están bien ‘pelaos’, oyó!", afirmó.

Maduro, en varias oportunidades habló de "infiltrados" y las críticas que hacen de su gobierno (personas cercanas), "No es Castro Soteldo, no es Tareck (El Aissami), soy yo el responsable, critíquenme a mí, díganmelo a mí".

"Soy socialista desde que nací, en mi sangre, por herencia de Chávez, por práctica. Cristiano, socialista, bolivariano y chavista. Y llamo al capital privado para que juntos produzcamos por el país. Para que, juntos, le llevemos la comida a todo el pueblo de Venezuela", agregó"

Es una declaración definitiva, un deslinde claro con el Comandante Chávez, atrás quedó el Plan de la Patria y su lucha contra "la lógica del capital", lejos las instrucciones de cuidado con el reformismo, es una declaración dirigida a los imperialistas del mundo, les dice: acéptenme, yo no soy socialista, soy de Uds., soy capitalista. Maduro aprendió bien la lección de los capitalistas y salió raspado en la materia Chavismo-Socialismo. Pronto pedirá inscripción en la Internacional Socialista, junto a Ramos Allup y Leopoldo López…

¡CHÁVEZ VIVE EN EL SOCIALISMO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2577 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía