Reflexiones

El mejor modo de gobernar

Ud. crea querido General, que el modo de hacerse popular y de gobernar bien es el de emplear hombres honrados, aunque sean enemigos, y por un Armario hay muchos Mendoza, Ucrós y otros que no se plegan al crimen aunque no amen las personas. Mendoza se ha portado bien con Ud. y Ucrós conmigo, porque son eminentemente honrados…". Rescatamos este fragmento de una carta de Bolívar a Páez, escrita desde Soatá, Colombia el 26 de marzo de 1828, para mostrar el hecho que algunos que se consideraban amigos de Bolívar lo traicionaron al unirse a la red de intrigantes dirigida por Santander. Eran los días de la preparación de la Convención de Ocaña, evento donde Bolívar salió derrotado y se profundizó la idea de disolver la Gran Colombia. A decir de Bolívar, Mendoza y Ucrós no eran amigos íntimos, pero si honrados y patriotas.

Reanudamos nuestras reflexiones del 2020 con el humanista y nacionalista pensamiento de nuestro Libertador, que tanto recitamos en cada fecha Patria, pero que no terminamos de internalizar. Recurrimos a Bolívar ante la angustia, por decir lo menos, que nos produce el accionar político actual. El pensamiento de nuestro Libertador acude una vez más en nuestro auxilio, para darnos fuerza y continuar exigiendo a quienes nos gobiernan que no sigan incurriendo en los mismos errores que nos han conducido a la quiebra ética y económica que está viviendo el país; todo esto acompañado de un fanatismo político que ha conducido a una polarización que tiene enferma a nuestra sociedad. Sociedad donde nos tienen sometidos a la Ley del todo o nada. Una sociedad donde nos quieren convencer que sólo existe negro o blanco, que no hay matices entre ambos extremos. Una sociedad donde quieren que se cumpla aquello de: "estás conmigo o estás contra mi. Una sociedad que piensa que todos los buenos están en un partido y todos los malos están en el otro o los otros; cuando la verdad es que por regla general en todos los partidos hay buenos y malos.

En esta trinchera de lucha militamos en el Proyecto Bolivariano, pero no somos incondicionales, sobre todo cuando no hay debate de ideas como debe ser en una democracia verdadera. En esta tribuna de lucha, la crítica y la autocrítica son bienvenidas y la opinión de las y los ciudadanos es vinculante con las decisiones que se toman. También decimos y hacemos con el profeta Isaías": ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno ( 5:20)… ¡Ay de los que por soborno o cohecho declaran justo al culpable y al inocente le quitan su derecho… (5:23)

Acudimos a esta carta de Bolívar para una vez más llamar la atención sobre el daño que se le hace a la Patria el querer a todo trance gobernar sólo con los amigos, no importando si son honrados y si tienen conocimiento o experiencia en el área que van a dirigir. Por eso el clientelismo y el amiguismo como premisa o único requisito para formar equipos de gobierno le ha hecho y le sigue haciendo tanto daño al país. Lo único que parece interesar es la solidaridad automática que se espera de esos amigos o de esos compañeros de partido, Y lo que más duele de todo esto es que parece que no aprendemos. Todos podemos equivocarnos en un momento determinado, porque la perfección no es humana. Sin embargo, equivocaciones sostenidas en el tiempo, sin el menor asomo de rectificación son imperdonables porque este país es de todos las y los venezolanos, así que quienes son electos están obligados a oírnos.

Sólo por falta de conocimiento y experiencia, gerencia mediocre, donde entre otras cosas, nunca se hace seguimiento y control; además de la altanera corrupción que nunca falta, se puede explicar la quiebra de: PDVSA, Empresas Básicas de Guayana, Sector eléctrico, Agricultura, las plantas cementeras, Empresas hidrológicas, incluido la desaparición de las Mesas Técnicas de Agua, la Salud, incluido la desaparición de los Comités de Salud, Las empresas ensambladoras de vehículos, muchas obras de infraestructura, donde destacan la vial, cuya ejecución quedó en el camino… Y por razones de espacio paramos de contar Libertador, quienes gobiernan a Venezuela antes y ahora, por nada del mundo quieren entender que: "La impunidad de los delitos hace que éstos se cometan con más frecuencia, y al fin, llega el caso que el castigo no basta para reprimirlos".

Finalmente, el conformismo o el silencio de buena parte de la población, también ayuda a que ciertos gobernantes actúen con gran desparpajo. Por eso aquella sentencia que se atribuye a Mahatma Ghandi (Palabras más palabras menos). "Lo más atroz de la gente mala y de las cosas malas es el silencio de la gente buena. Así que uno de los retos que tenemos por delante es re-educar esta sociedad, educar en ciudadanía, para que los venezolanos sepan aplicar SANCIÓN MORAL a los gobernantes que no cumplan con sus promesas electorales, sobre todo cuando no ESCUCHEN los llamados de atención a RECTIFICAR. También dan muy mal ejemplo a la sociedad quienes aplauden y hasta adulan a los corruptos. Cuando una o un gobernante lo hace bien puede esperar de un pueblo el RECONOCIMIENTO al deber cumplido. Cuando desvía su camino tiene ganado un Referendo Revocatorio o la no relección, todo en concordancia con la CRBV.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1294 veces.



Antonia Muñóz


Visite el perfil de Antonia Muñóz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: