Tanto conspirar para terminar como empleado de Mendoza

Las leyes sociales son inexorables: si no avanzas hacia el Socialismo, por más que lo intentes, te atrapa el capitalismo; y el capitalismo está personalizado en los capitalistas, los dueños de los medios de producción, no en los roba gallinas, no en los nuevos ricos.

Aquí pasó lo que tenía que pasar: "el cachicamo trabaja para lapa". Los renegados del Socialismo, los traidores al Comandante terminaron trabajando para Mendoza, para Cisneros, para las petroleras rusas, chinas y gringas. Razón tenía Chávez cuando postuló la consigna "Patria Socialista", esa es la única manera de tener soberanía, lo otro es ser un país esclavo de los capitalistas. Lo que aquí sucedió es una enseñanza para el resto de la humanidad, para los movimientos revolucionarios que puedan surgir en el futuro. Veamos.

El asunto es sencillo. Si se es capitalista se trabaja para los capitalistas, si se es Socialista se trabaja para toda la sociedad, o si se quiere, para la Humanidad. No hay manera de salirse de este destino. Con el fenómeno madurista quedó demostrada la máxima de que "Revolución que se detiene es atrapada por el capitalismo". Venezuela es un lamentable buen ejemplo de la captura de la revolución por el capitalismo.

Esta captura de la Revolución por el capitalismo tiene su centro en la captura, primero, del espíritu. El madurismo supo desde sus primeros días erosionar el espíritu socialista que se comenzaba a instalar con el Comandante Chávez; el "dakazo", la repartición de bonos, el discurso son señales de este proceso, también la campaña de desprestigio de los líderes naturales, recordemos a Giordani acusado de traidor; a Navarro, Ramírez, Jaua, Rodríguez Torres, los oficiales militares. Claramente se percibió una feroz persecución de los chavistas más emblemáticos. Todo tuvo como telón de fondo el ataque directo contra las ideas socialistas, comenzando por el recibimiento de cisneros y mendoza en Miraflores, las declaraciones de ministros y voceros destacados alabando la alianza con los capitalistas con la justificación de elevar las fuerzas productivas. El giro al capitalismo, en la práctica, estaba completo.

Entonces, lo inevitable es que a un país capitalista le corresponda un gobierno capitalista, empleado de los capitalistas, subordinado a los capitalistas, y así sucedió. Ahora nos llega la noticia del acuerdo entre mendoza, el de la Polar, y maduro: el pacto es creíble, lo vemos en la realidad, el gobierno se quedó sin pueblo socialista, lo transformó en pueblo clientelar incapaz de cualquier acción colectiva con visión social, una suma de egoísmos. En esas condiciones, el gobierno no puede exigir un mínimo sacrificio a la población, toda pérdida de las condiciones de vida se traduce en una pérdida del apoyo clientelar, su gestión será medida por su capacidad de proveer bienestar material, y con la pérdida de la renta petrolera esta característica se profundiza.

No es difícil llegar a la conclusión de que el gobierno mismo labró su esclavitud a los capitalistas, a los que llama con desespero de náufrago. No es difícil entender por qué el gobierno tiene que pactar con mendoza: que los capitalistas se encarguen de la economía, y los maduristas de mantener a la masa engañada, sumisa, es el reparto de roles que siempre ha existido. Ahora viene aumentar la participación de los capitalistas en el petróleo, privatizarlo todo, es decir, entregar a PDVSA, al resto de las empresas de la sociedad administradas por el Estado a los capitalistas. Otra historia es si la alianza maduro-mendoza funciona, para eso los dos deben cumplir con sus tareas, he allí el problema…

Esa es la tragedia de un gobierno que coqueteó con el capitalismo, que hizo pacto con el diablo.

elaradoyelmar.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2583 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: