A propósito de ser ciego

¡Aunque usted no lo crea! Maduro habría aceptado irse del poder si podía vivir junto con su familia en EE UU

Y es que el título de este artículo se desprende de un reportaje publicado este 18-1-2020 en el portal The daily beast¹ con la firma de la periodista Betsy Swan, y en donde el propio Nicolás Maduro habría dado muestras de negociar su salida del poder con unas elecciones libres y transparentes.

De hecho, no es casualidad que en abril de 2018, un mes antes de las cuestionadas elecciones que el madurismo se atribuye como "legítimas y legales", en los registros de emigración e inmigración tanto de Estados Unidos como de Venezuela, aparezca el nombre de Pete Sessions² como enviado de Trump y del partido Republicano, a tal punto que en septiembre de ese 2018, o sea, meses después, en una sala muy especial de la cadena de hoteles internacionales Trump³ con sede en Washington, el propio Sessions haya organizado una audioconferencia con otros enviados de Donald Trump, y en donde uno de los voceros de esa reunión, Lev Parnas, asegura que Maduro habría aceptado abandonar el poder a través de una elecciones libres, con el condicionante que si perdía los comicios pudiera quedarse en el mismísimo imperio junto con su familia, en virtud de que, palabras más, palabras menos, no tendría confianza en Rusia ni China, y eso lo asumimos desde una análisis político lógico, máxime porque iba a ser acusado de "traidor" por los más radicales del entorno y su claque, comenzando por Diosdado Cabello.

Incluso, la llamada de Maduro es tan reveladora en el plano político que les dio tiempo de hablar de las preferencias de éste en relación con los Dallas Cowboys, sin obviar como se ha dicho en otras ocasiones que el tema de Venezuela ha sido de tanto interés por EE UU que ha propuesto a Rusia una especie de "canje" en retirar su apoyo a Ucrania, si el gobierno de Putin hace lo mismo con Venezuela.

Ahora bien, más allá de las consideraciones exitosas o ineludiblemente fracasadas de tales conversaciones que aunque Maduro y la cúpula que usurpa Miraflores salgan a negarla. Es seguro que los registros y la llamada deben estar allí, siendo innegable, que Maduro ha intentado tener un acercamiento con Trump, aunque el radicalismo de quien gobierna EE UU no puede ser ignorado, y eso también ha movido al madurismo hacia una radicalización de sus posturas, siendo la gran víctima el pueblo de Venezuela, no por las sanciones en sí mismas que se convierten en un saludo a la bandera, sino porque la incapacidad del régimen para gobernar, en el medio de una severa crisis política, jamás permitirá salir del atolladero económico y social.

En tal sentido, lo que existe es una bazofia política que con el reciente audio que ha mostrado el diputado Marquina en donde otro (seudo)parlamentario llamado José "Goyo" Noriega no sólo intenta sobornarlo, sino que además acepta haber negociado su voto en la Asamblea Nacional contra Juan Guaidó por 750 mil dólares⁴, deja en evidencia que el madurismo ha quedado desnudo en el cómo seguir negando el teatro que ha montado con una "directiva" en la Asamblea Nacional que ni siquiera nos ha mostrado el acta de conformación política ¡Toda una comiquita!

De hecho, es de tal magnitud esa grabación que nadie debe olvidar que por menos de un audio como el que ha presentado el diputado Alfonso Marquina el Tribunal "Socialista" de Justicia (TSJ) suspendió a los tres diputados de Amazonas electos en 2015, y luego colocaron a la Asamblea Nacional en "desacato". Entonces nos preguntamos: ¿Acaso este audio no aplica para suspender a Luis Parra, José Brito y otros que ahora se encuentran aliados con el madurismo? ¿Qué hubiese pasado si el sobornante de una grabación similar hubiese sido Juan Guaidó, o algunos de los diputados que le apoyan? La respuesta es obvia.

Trump desde Estados Unidos, junto con los sectores de la oposición venezolana, incluyendo la disidencia del chavismo deben reconstruir los espacios ordenados para la salida del madurismo de Miraflores. No soy de quienes piden intromisión extranjera para que se vaya la actual cúpula del poder, pero hay que pisar tierra. Ni el madurismo podrá estar en paz en toda su estructura política, lo cual implica que ellos estarán sin posibilidad de influencia y desplazamiento externo, y menos de manejo de sus propias finanzas, y la oposición comprender que lo único que le queda al madurismo son las balas y la corrupción como apoyo político forzado, que en cualquier momento se desmorona, y eso sólo implica aceptar que si están unidos, no habrá trampa electoral que puedan hacer desde Miraflores porque la mayoría de los electores rechazan al régimen.

Trazar una nueva hoja de ruta es indispensable. Estamos trabajando en la salida de Maduro de Venezuela, y si éste quiere ir a EE UU, es hora de que Trump también fije una posición si la misma será de guerra o en búsqueda de una solución que permita a los venezolanos reconstruir la patria que estamos perdiendo. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea

¹ https://www.thedailybeast.com/lev-parnas-dishes-on-kushner-maduro-and-soros

² https://en.wikipedia.org/wiki/Pete_Sessions

³ https://www.trumphotels.com/

https://www.youtube.com/watch?v=MipPmXLRe6c



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6501 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a286260.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO