A Chela la Ñeca se le olvidó el último nombre de la oposición chatarra

En la mañana, bajo una llovizna que traía hasta el sector El Manantial de Tacarigüita, los sabrosos aires de San Sebastián, entré al conuco de Ñango Marín. Al pisar la propiedad social de Ñango, automáticamente coloqué el timón hacia la mata de mamey que es el sitio donde duerme el guacharaco Carrao, después de haber recibido un chinazo por andar de farras con harén de guacharaquitas por los cerros del pueblo de Popo y de María Tango. Ya el guacharaco Carrao no anda realengo por esos montes por temor a una pedrada.

Mientras me acercaba a la mata de mamey oía una bullaranga. El guacharaco no paraba con un tropel burlón que se lo cargaba a Chela la Ñeca. Repetía y repetía el Carrao: Chela no sabe como se llama hoy la extinta coordinadora democrática.

Me paré en seco a oír la bullaranga. Nuevamente con su gañote, el guacharaco Carrao soltaba en pleno valle de Tacarigüita su tropel: Chela la Ñeca no sabe como se llama hoy lo que ayer fue la coordinadora democrática. Yo Seguía parada en seco, pero la razón de esta paralice, nada tenía que ver con un interés en oír en el tropel del Carrao. Me quedé como tatiquieta, porque tampoco recordaba el nombre muy falta de lógica, que tomó la oposición, después que la MUD llegó vuelta mierda al llegadero con un profundo déficit de unidad y en plena soledad. Recordaba, que ese nombre lo adoptó en una escuálida asamblea en el aula magna de la casa que vencía la sombra.

Decidí caminar hacia dónde el guacharaco tenía el escándolo y cuando estaba debajo de la mata de mamey, le pregunté al Carrao: ¿Dime el nombre?

El Carrao se quedó pegado a la rama y de repente lo vi volar hacia la mata de mango de Juancho Marcano, tal vez buscando el comodín del periodista o de su fiel amigo Pipo. Al rato, el Carrao regresó en silencio y dijo en muy bajo tono y en pregunta ¿Será Alianza para el progreso?

Chela al oírlo le paso factura. ¡Bruto!, alianza para el progreso fue una primera versión de la caja clap que inventó John F Kennedy en 1961 para conservar la pobreza en América Latina. Bruto, esa caja traía una leche que llamaban leche de padre y aceite.

Estuve pensando un largo rato por ese nombre, que seguramente sería muy rimbombante. Después de un largo rato, no logré recordarlo. Al medio día y cuando reposaba en la mata de mamey, se me acercó Chela la Ñeca y me dijo: creo que la moribunda MUD, asumió en el aula magna un nombre muy amplio para verse más reducida y acabada. Decidió llamarse Frente Amplio y nació tan seco, que hasta Nicmer Evans, se secó porque ya no se ve como antes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 987 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: