Formación de la burguesía venezolana (2)

La acumulación de capital por parte de la burguesía venezolana tiene su mayor auge desde los años setenta como consecuencia de la magnitud del alza de la renta petrolera. Esta deducción se enmarca dentro de un cuerpo de hipótesis cuyo planteamiento central es que la renta petrolera siempre ha sido apropiada legal o ilegalmente por parte de la burguesía ya sea justificado por la "siembra del petróleo" o ilegítimamente por parte de aquellos sectores que poseen mayor conexión con el Estado. Desde nuestro punto de vista, la corrupción, la ineficiencia del Estado y las empresas públicas es un hecho normal dentro de la anormalidad de nuestra economía. En un país donde se sobrepasa la capacidad de absorción de capital de su actividad productiva (provocada por una fuente de riqueza que no es creada por esa actividad) es completamente "normal" que sus sectores más poderosos y los de mayor contacto con el aparato del Estado se apoderen de ese excedente.

Tal como dijimos anteriormente, la saturación de la capacidad económica del país por la magnitud de la renta petrolera, convierte en procesos "normales" la apropiación de la misma por parte de los grupos más poderosos. A partir de 1977, los capitalistas venezolanos, comienzan a dejar de invertir y prefieren colocar sus capitales fuera, de esta manera hoy día poseen entre 90 mil millones de dólares en el exterior. Mientras esto sucedía el Estado no sólo no frenaba esta fuga sino que expandía sus gastos y asumía la responsabilidad de la inversión (que seguía siendo apropiada, por los mecanismos antes explicados, por los sectores económicamente dominantes). No bastando con esto el país entró en la carrera del endeudamiento, que no es otra cosa que la apropiación de la renta petrolera futura. Tenemos, pues, que en estos últimos períodos gubernamentales (desde 1973 hasta 1983) se han gastado miles de millones de dólares sin que se note un cambio positivo en el grado de riqueza en la mayoría de la población, sino que por el contrario se encuentran en situaciones peores que las anteriores a 1973. Paradójicamente es en los años de mayor recesión económica del país, desde 1983, cuando son destapados los mayores casos de corrupción en el país, recordemos los casos de la CVF, FVI, Bancos Estatales (BND, Comercio) Industrias Básicas y el caso RECADI (otorgante de dólares preferenciales), Bonos de Exportación, Banco Latino, Partida Secreta.

Con la política neoliberal, puesta en marcha a partir del segundo gobierno de CAP y continuada por Caldera, el sistema social marcha hacia su polarización. La conformación de una economía rentista que había permitido al Estado Venezolano sin dejar de privilegiar a la burguesía satisfacer sus necesidades y dar gratificaciones a los demás sectores de la población ha llegado a su fin. Además dentro de este mismo contexto se había formado una clase media de gran magnitud, que ha sido uno de los sustentos principales del sistema. Las nuevas medidas económicas llevan a la desaparición de estos estratos sociales y a la pauperización de los sectores de menores recursos.

Quisiera mencionar la clara modificación de lo que ha sido la relación entre Estado y Burguesía. Los sucesos violentos ocurridos a partir del 27 de febrero de 1989, permiten suponer que a partir de ahí el sistema capitalista venezolano y más específicamente su burguesía, dependerán más de la protección política – militar del Estado para su permanencia que de los beneficios económicos que este Estado (empobrecido) les pueda dar. Todo lo contrario de lo que ocurrió anteriormente, cuando la magnitud de la renta petrolera y la posesión populista del estado permitían mantener la "paz social" con represión "moderada". Estemos de acuerdo o no con los cambios ocurridos a partir de 1989, lo cierto es que hubo un intento de transformación estructural de una economía rentista a una economía productiva, tal como se manifiesta en las medidas económicas asumidas: liberación de precios, liberación cambiaría y de tasa de interés, disminución de aranceles proteccionista, privatizaciones. Sin embargo, el "gran viraje" enunciado en el VIII Plan de la Nación (1989) y que intentaría dejar atrás a la "Venezuela Saudita" muy poco tiempo después fue dejado en el olvido, al no producirse respuesta del aparato productivo, el Estado tuvo que asumir nuevamente las riendas con el proceso de apertura petrolera.

La justificación de la pasividad del empresariado fue que el clima de desconfianza, por el desequilibrio político, no creaba un ambiente sólido para la inversión. En el gobierno de Caldera (1993-98), hasta quienes hicimos crítica, reconocemos que perduró un relativo clima de estabilidad política y pasividad social, no solamente regreso sino profundizó a las políticas de corte liberal, mejoraron las variables macroeconómicas (disminución del déficit fiscal y de la inflación, estabilidad de las tasas de cambio, liberación de precios, etc.).

Pero lo más importante aún, se profundizó la apertura petrolera y se acabó con la retroactividad de las prestaciones sociales de los trabajadores. Sin embargo nada sucedió, durante más de treinta años ininterrumpidos la inversión privada en términos reales en Venezuela no ha crecido, los 90 mil millones de dólares colocados fuera del país no retornan y lo que es peor, con el apoyo del Estado, logran darle vuelco a la legislación laboral comprometiéndose a la reactivación de la mejora de vida del trabajador, negándose luego a cumplir con lo establecido.

Pero lo que sí es cierto es que este tipo de sucesos permite ir desmitificando la realidad nacional, de cuyos males siempre se ha culpado a lo público, es decir al Estado y de esta manera ir limpiando la responsabilidad de lo privado. Hemos sido profundamente críticos del Estado venezolano en la sociedad rentista por populistas, pero esto no nos puede llevar a enmascarar que han sido precisamente estos sectores empresariales, quienes hoy con el mayor cinismo critican el populismo, los mayores beneficiarios por despilfarro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1932 veces.



Pedro Rodríguez Rojas

Sociólogo e historiador (UCV). Magister en Historia Económica (UCV). Maestría en Tecnología Educativa (UNESR). Doctorado en Ciencias Económicas y Sociales. (UCV). Doctorado en Historia (UCV). Ha sido docente de Pre y Postrado en la UCLA, UNA, UPEL. Actualmente de la UNESR en la categoría de Titular. Ha sido investigador del Centro de Historia para la América Latina y el Caribe, OEA, CELARG, Congreso de la República, Centro OPEP, entre otros. Ha sido Asistente de Investigación de los Doctores Ramón J. Velásquez, Federico Brito Figueroa, Héctor Malavé Mata y D.F. Maza Zavala, entre otros. Ex-Director de Postrado de la Universidad Simón Rodríguez-.Barquisimeto. Ex Coordinador del postgrado en Gerencia Cultural. Coordinador del doctorado de educación UNESR. Coordinador de la Línea de Investigación Filosofía y Sociopolítica de la Educación del Doctorado en Ciencias de la Educación. Presidente de la Asociación Civil Museo Histórico Lisandro Alvarado 2002-2010. El Tocuyo. Miembro fundador de la comisión de recursos hídricos de El Estado Lara .Asesor de la Misión Sucre y Aldea Universitaria de Morán. Vocero asesor de consejo comunal Los tres brazos y San Pedro. Entre los reconocimientos recibidos podemos mencionar: Premio Regional (Lara) sobre la obra de Andrés Eloy Blanco (1996). Premio Estimulo al Investigador UNESR, mayor productividad Científica del Núcleo Barquisimeto desde 1997 hasta la actualidad. Investigador ONCIT PEI Nivel. C. Premio CONABA. Premio Ensayo Histórico: Federico Brito Figueroa, Aragua 2001. Premio Ensayo Antonio Arráez: 450 años de la fundación de Barquisimeto, .2002. Premio Ensayo Educativo, Universidad de Oriente, 2004, Premio Primer Concurso Historia de Barrio Adentro del Ministerio de la Cultura, 2009. Premio sobre Legado de Chávez, Maturín, (2013). Premio Literario Rafael María Baralt, Maracaibo (2014). Más de sesenta publicaciones entre libros y artículos en revistas arbitradas a nivel nacional e internacional sobre ciencias sociales y filosofía. Es articulista en varios periódicos a nivel nacional. Coordinador de la Revista de filosofía de la educación TERÊ. Entre sus libros podemos mencionar: Juan Pablo Pérez Alfonzo, La economía venezolana, La Universidad frente a la globalización y la posmodernidad, Pensar América latina, América latina en la globalización, Educación para el Siglo XXI y La Ética Socialista. Junto a Janette García Yépez ha escrito varios libros sobre la historia de El Tocuyo, a saber: Personalidades tocuyanas, La cultura tocuyana, La cañicultura en El Tocuyo, El café y los resguardos indígenas en Morán, Crónicas tocuyanas, El Rio Tocuyo, la educación secundaria en El Tocuyo, La vida cotidiana en El Tocuyo, Memoria fotográfica de El Tocuyo, La Personalidad Intima de Lisandro Alvarado y Cultura y Tradiciones Tocuyanas.

 pedrorodriguezrojas@gmail.com

Visite el perfil de Pedro Rodríguez Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Rodríguez Rojas

Pedro Rodríguez Rojas

Más artículos de este autor