Lo peor está por venir

Desgraciadamente, es así, no puede ser de otra manera cuando se toman decisiones sin pensar en las consecuencias. Es inconcebible como el Gobierno-Partido ha ganado una batalla y tira todo por la borda, pues, pareciera que los asesora Confucio, Maquiavelo o no sé quién. Fue la oposición venezolana quien se empeñó, de manera suicida, en lanzar la política de sacar a Maduro ¡Como sea!, dándole sólo 6 meses de vida. Al día de hoy, 9 meses después, la criatura ya nació y ahora pareciera que se encamina a permanecer hasta su longevidad. La política del suicidio no prosperó y se lanzan por el Referéndum Revocatorio racionalizando sus posturas ya que es un instrumento completamente legal que lleva la firma del Presidente Chávez. Con todas las argumentaciones de rigor, el CNE logra convencer a la población de que los tiempos no daban para hacer dicho referéndum en el 2016, a menos que la víctima (el Gobierno) lo consintiera y no hiciera ninguna oposición, que sería como pedir al delincuente que te encañona “no mates, sé un hombre bueno”.

Esas son ingenuidades ya que así no es la vida y menos la política. Lo cierto es que a todas estas el gobierno era la víctima. El victimario (la oposición) obstinadamente pregona que el RR debe ir este año y buscan hasta a el Papa Francisco para que les dé una ayudaita. A todas estas los sesudos asesores del Gobierno-Partido recomiendan la perlita de ¿Referéndum? ¡Jamás! Apelan entonces a la judicialización de la política y provocan la suspensión ¿Definitiva?, del Referéndum que a todas estas no se sabría si sería Revocatorio o Confirmatorio, obviamente, para los sesudos no cabía la menor posibilidad de que fuese CONFIRMATORIO, no trabajaron para esa política, lo que me hace suponer que las cosas no mejorarán, se auto-derrotaron. ¿Por qué? En el peor de los casos, si el Referéndum hubiese sido en Febrero como lo anticipó la Presidenta del CNE, el Gobierno chavista hubiese continuado hasta 2018 dando espléndidas posibilidades de recuperación en PAZ, obviamente, se hubiesen perdido la gran mayoría de las gobernaciones, pero, aun así, el País era gobernable.

Ahora al despachar para siempre y de un plumazo la posibilidad de que el pueblo exprese su voluntad veo el siguiente panorama: A nivel Internacional Almagro tiene suficientes argumentos para aplicar la Carta Democrática ya no solicitada por Venezuela. Expulsarán a Venezuela del MERCOSUR. Obama comenzará a aplicar más restricciones económicas contra Venezuela hasta lograr el bloqueo económico similar al aplicado a Cuba, o quizá levanten el bloqueo cubano para que no se vean tan malos. Los massmedia acentuarán su guerra contra Venezuela. El Parlamento Europeo aplicará más el ácido a Venezuela. El Gobierno Chino callará. En lo Nacional, la oposición y una gran masa de ciudadanos ahora victimizados por el rrrrrrégimen, tomarán las calles abiertamente obligando así a la Guardia Nacional Bolivariana y Policía Nacional a reprimir a los manifestantes y Mr. Obama no tendrá mejor justificación para  ejecutar su ya planificada invasión a Venezuela. Deseo ilustrar bien que es a Venezuela porque cuando caen las bombas imperiales no lo harán precisamente al pueblo chavista, allí como siempre pagaremos los pendejos porque más de uno ha hecho sus planes para continuar su dolce vida en el exterior a tal punto de que sus hijos están recibiendo la mejor educación en el exterior.

Detesto escribir esto, pues, en varias discusiones de alta política que he sostenido, siempre he dicho que no veo una invasión imperial a nuestra Patria, pero, dadas las condiciones objetivas y subjetivas, de debilidad extrema tanto interna como externa, lastimosamente, mi óptica cambió, además, la sucesora al trono imperial si de algo es conocida es por su mentalidad guerrerista comprobada. ¡Dios, como quisiera estar equivocado! ¿Acaso no es suficiente mantenerse en el poder, al menos hasta el 2018 y ganarse al pueblo decepcionado para dar continuidad al Gobierno ahora que retomaron el Golpe de Timón y vuelven a hablar de la organización del Poder Popular, justo cuando el 20 de Octubre de 2012  Chávez les clavó un regaño a todos sus ministros que no creían en el Poder Popular y que ahora muestran los mismos rostros? Magnanimidad es la conducta hasta en la peor de las guerras, pero, lo demostrado va en contravía. Hablar de PAZ y provocar la GUERRA no es de sabios. Si hasta ahora estamos viviendo con muchos sobresaltos, angustias y carencias, preparémonos, porque LO  PEOR ESTÁ POR VENIR! Y que conste, antes de que me califiquen de traidor: NO AUPO EL REFERÉNDUM Y NO VOTARÉ CONTRA NICOLÁS SI ES QUE ALGÚN DÍA LO LOGRAN.  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2959 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor