Sr. Presidente, ¿qué espera para ajustar los salarios, dejarle ese paquete a la Derecha?

La asesoría que usted recibe de sus consejeros económicos podría ser revisada.

Venimos sosteniendo, sugiriendo y hasta demostrando profesionalmente que la única arma que tiene el Estado para enfrentar t esta Guerra es lanzado mejores salarios al trabajador, al pensionado. Con los ajustes salariales de 200% - 400% les trasladamos el efecto inflacionario a los propios agentes de la inflación, o sea, a los fabricantes, importadores y comerciantes en general.

El empresario tiene que sentir en su propio bolsillo que todo este saqueo o devaluación del Bs.F es reversible en su contra, porque el dinero que ya no nos alcanza ni para comer medianamente, tampoco le sirve a él para seguir en funciones empresariales. Cuando el machaquero infla el precio, su proveedor se lo infla a él y este debe recurrir a su descapitalización. Este fenómeno venimos advirtiéndolo, y muchos de mis lectores así lo han entendido. Resulta forzosa la elevación sostenida y con efectos reiterativos.

La moneda actual, como el dólar, es fiduciaria, razón por la cual tendrá el mismo valor y aceptación que tienen los billetes que por toneladas están trasegando a sus bolsillos los mismos que desean que el gobierno caiga.

Más claro no puede estarse sobre que la única forma de hacerle frente a los precios actuales es con mayor poder económico para el trabajador. Nos explicamos:

La crisis actual no responde a desbalance entre oferta y demanda; todo lo contrario: a mayor oferta mayor inflación para atrapar más dinero fácil, porque actualmente no hay demanda que sobrepuje la poca y mucha oferta. Sea que ella falte y los precios suban, sea que haya sobre oferta y el comerciante la acapare, los precios seguirán subiendo porque los capitalistas no compiten entre sí, no por ahora.

En guerra no se trata de pujas entre oferentes y demandantes, sino de especuladores y consumidores con baja solvencia. Sólo con una elevada solvencia por parte del consumidor, los propios bachaqueros entrarían en competencia entre ellos mismos. Por favor, Sr. Presidente, entiéndalo de una vez y apártese de toda ortodoxia propia de condiciones convencionales. Usted debe estimular la competencia entre esos buitres para lo cual debe ajustar los salarios y las pensiones. La asesoría que usted recibe de sus consejeros podría ser revisada.

No más dinero para la producción, ni más importaciones porque esa producción y esas importaciones perfectamente pasan a manos del bachaquero, según lo venimos viendo y sintiendo. De manera, pues, que sólo con consumidores armados con dinero en manos empezaría a sobrar quienes nos vendan hasta más barato en un intento competitivo de obtener ganancias personales con la mayor brevedad posible.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1758 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas