El fuego alquímico de la Revolución

1.-
La luz del sol se retiraba de una cara del planeta y comenzaba a despertar la naturaleza en la otra. Era como si un hada con su varita mágica desplazara el hechizo. Una cara se volvía estrellada, difusa, reflejamente iluminada, y las criaturas diurnas, cuyos sentidos estaban adaptados a la luz solar, comenzaban a aletargarse, camino del sueño.
Sus diferenciadas y estáticas visiones vigílicas, por contrastes entre luces y sombras, comenzaban a ganar la movilidad, el trasformismo y la carga emocional de los sueños. En la densa atmósfera mezcla de humo de cigarrillo y vahos de alcohol, por un instante el mendigo podía sentirse un príncipe, la prostituta su princesa y montar en su carroza.
Una fragancia, una melodía despertaba una aventura completa. La sensibilidad se liberaba de la rigidez de los barrotes de las categorías sociales de moda, para expandirse en el ambiente como si se apoyase en la bruma de la habitación.
Mientras tanto las criaturas nocturnas despertaban entre bostezos. Para ellos el Padre Sol no era luz, percibían otro tipo de radiaciones, percibían otro mundo diferente al de las criaturas del reino de la luz. Pero ni unos ni otros lo sabían, porque solo se cruzaban y sobresaltaban por un instante cuando unos iban cayendo en los profundos brazos del sueño, y otros despertaban sin estar aún muy seguros de lo que percibían.
Ninguno de ellos tampoco sabía que la otra cara del mundo vivía lo opuesto de la suya y eran exactamente complementarias, no pudiendo existir unas funciones sin las otras. Algunas criaturas habían evolucionado aprendiendo a asimilar más directamente la radiación solar, adaptando su metabolismo a la elevada vibración.
Su capacidad ampliada les permitía asimilar ambas franjas vibratorias y por ello no estaban atrapadas en la ilusión de una u otra cara del mundo. Ellas sabían que noches y días solo eran un hábil truco de prestidigitación. Tecnología y utilería universal combinada con inercias de sentidos, para posibilitar los escenarios necesarios al desarrollo de las criaturas tridimensionales.
Para estas criaturas el Padre Sol era… ¿Cómo decirlo? Era algo así como un cálido abrazo omnipresente, envolvente. Para ellas el universo era informidad, desnudez que se vestía de formas y proporciones según los sentidos y el ritmo metabólico de las criaturas.
El universo y sus criaturas no eran sino formas de manifestación del Padre Sol. Sabían por tanto que aquello que los humanos llamaban naturaleza, historia, tiempo, evolución, futuro, era en realidad un espiral ascendente en que la luz acelerándose, girando, reflexionando sobre si, estalla creativamente, dando un salto cualitativo del sistema completo, una nueva síntesis de diferencias.

2.-
Esta es una visión difícilmente aceptable para nuestros hábitos y creencias de realidad. Sin embargo no va para nada en contra del modelo científico del Big-Bang o creación del universo, así como del átomo.
Hoy sabemos que la materia-energía no es sino dos caras, dos formas de manifestación más o menos acelerada de un mismo fenómeno. Sabemos que no hay modo de comprender ni de alterar las propiedades de la materia, sin reconocer las relaciones atómicas entre su núcleo que retiene la casi totalidad de la energía y sus orbitas de electrones. Sabemos que podemos transmutar el plomo en oro.
En cuanto a formas conocemos muchas especies capaces de regenerar sus miembros o parte de ellos. ¿No es eso aceleración del metabolismo? Sabemos que una misma especie varía en sus formas, colores e incluso en sus miembros, según las características geográfico-climáticas del entorno donde se desenvuelve, y las posibilidades alimenticias que este le ofrece. ¿No es pues su cuerpo una respuesta adaptativa al entorno?
Y por supuesto sabemos que en cada especie predomina un sentido diferente y por tanto han de percibir y vivir en un mundo distinto. Hasta he leído teorías de que los esqueletos de las aves confirman que son un modelo aerodinámico, resultante de la evolución de aquellos gigantescos lagartos prehistóricos.
Por tanto la visión precedente no hace más que ampliar, dinamizar y darle volumen al modelo de un núcleo o sol central, con unos electrones o planetas que no son sino condensación de su explosión inicial, girando en torno a él.
Si prestamos atención a nuestra sociedad, veremos que impera el mismo modelo mental que organiza procesando y concentrando todo lo asimilable hacia el centro manifiesto de poder. Desplazando toda la escoria desechable hacia la periferia, convirtiéndola en basurero no procesable que va intoxicando el ecosistema.
Dentro de tal modelo de economía cerrada y estática, que no reconoce su fuente de energía vital, el proceso depende de la energía residual. Es decir del lento metabolismo del ecosistema y su capacidad de reciclar. Por tanto al acelerar nuestro consumo y uso de energía y materiales estamos agotando sus recursos, sobrepasando su velocidad de regeneración.
Estamos por tanto en un sistema de recursos agotables. El reconocimiento rudimentario de este acontecer nos ha llevado a concebir el reciclaje de materias primas recuperables, los sistemas agroecológicos, el reducir la producción de desechos contaminantes ambientales. La purificación de los ríos.
Dentro de la economía social, se han esbozado los primeros intentos de comprender que si los conocimientos, productos y servicios no refluyen desde la cúpula hacia la base social, desde el centro hacia la periferia, pues el sistema se va agotando y no resulta viable a la existencia.

3.-
Si te sigue resultando inaceptable o incomprensible no te preocupes, porque nosotros que lo estamos viviendo en Venezuela tampoco lo entendemos ni lo podemos creer. De repente, de un día para otro llegó una especie de fiebre de primavera. Ahora tú puedes ver empresas de cogestión, donde alterna el Estado con los empresarios y los obreros, distribuyendo equitativamente acciones, administración y decisiones.
¿Alguna vez viste perros jugando con gatos? Pues yo tampoco. Si vas a las zonas de mayor pobreza encontrarás allí médicos, la mayoría de ellos cubanos, que no aceptan vivir sino en las mismas condiciones que sus pacientes. Si estás atento y tienes suerte, tal vez tengas el privilegio de ver abuelas de 70, 80 y 90 años, aprendiendo a leer y escribir, muchas veces con sus propios nietos.
Si le preguntas a la gente cual es la institución que más respeto y confianza le merece, te quedarás con la boca abierta, porque sin pensarlo te responden el ejército. Es que desde que se iniciaron las misiones sociales, en el intento de comenzar a pagar la enorme deuda social disminuyendo el abismo entre clases, los militares se han convertido en un pilar y han estado sirviendo a su pueblo.
Inclusive participan de los mercados de alimentación popular donde se compra un 40% debajo de los precios de supermercados, y han abierto todos sus espacios para la construcción de viviendas, consultorios de medicina y escuelas. Ahora no hay analfabetos y casi no hay un niño que no acuda a la escuela. De hecho se calcula que el 75% de la población cursa estudios de todo tipo.
Los legisladores elaboran y discuten las leyes junto con el pueblo. Se han formado los consejos comunales que son totalmente independientes políticamente, elaboran proyectos de mejoras para su parroquia y administran los fondos asignados por el gobierno a tales fines.
Si vas al campo verás manos y rostros curtidos por el inclemente sol y duro trabajo, recibiendo semillas, tractores, asesoramiento técnico continuo y recursos, por primera vez en su vida. La colocación de sus productos está asegurada por las cadenas de mercados populares. ¿No lo puedes creer? Pues ellos tampoco, toda la familia mira con cara asombrada y no saben si reír o llorar.
Tanto en la ciudad como en el campo se están entregando títulos de propiedad de los lugares donde habitan. Se están construyendo casas dignas al alcance de los recursos, de quienes por primera vez tendrán y sabrán lo que es un hogar. No me digas que no estamos todos locos.
Hay miles de casas de alimento, atención y reposo, que atienden a más de un millón de desposeídos. Las madres a cargo de sus hijos y sin recursos económicos, reciben una asignación y la capacitación para integrarse productivamente a su comunidad.
Los indígenas reciben títulos de sus tierras, son alfabetizados en sus lenguas originales, eligen sus representantes en la Asamblea Constituyente y tienen acceso a todas las misiones. Por toda la geografía nacional está repartidos infocentros y telecomunicaciones gratuitas o a un bajo costo. Dime tú si este no es un sueño de esos demasiado buenos para ser ciertos y de los que uno teme despertar.
Ya hay más de cien mil cooperativas de todo tipo que van recibiendo capacitación, recursos y los implementos necesarios para comenzar a producir. Unos 350 medios alternativos de comunicación subsidiados por el gobierno y otros 200 en tramitación.
A todo esto has de sumarle ayuda internacional para todas las naciones que sufren catástrofes de cualquier tipo, venta de petróleo sin intermediarios, a pagar según las posibilidades de cada país. Operaciones de salud social y alfabetización junto con Cuba a todas las naciones que lo soliciten.
La construcción de una universidad Iberoamericana de los deportes, y otra de medicina social para todos los estudiantes de bajos recursos que deseen venir desde cualquier parte del mundo. Y a pesar de todo ello, con golpe mediático de estado, sabotaje petrolero y pérdidas diez mil millonarias en dólares mediante, la economía lleva diez trimestres con un 13% de crecimiento anual. ¿No es esto el mundo de revés? Yo no se lo que será para ti, pero te aseguro que nosotros no podemos aún salir del asombro.
Pero hay experiencias que ya rayan en la locura y que solo pueden encontrar parangón, dentro las afiebradas y oscuras concepciones alquímicas del medioevo y renacimiento. Se está dando alimento, atención médica y albergue a los indigentes, a los adictos a las drogas y al alcohol. Los que lo deseen disponen de alojamientos estables para recibir tratamiento.
Pueden permanecer allí cuanto quieran y también recibir una capacitación en el área que deseen. Lo más increíble y conmovedor es cuando ves como con el calor humano, lo que había sido convertido en desecho o escoria social, aquella queja silenciosa, aquellos ojos velados de abandono y escepticismo, vuelven a brillar con alegría y confianza. Ver la vida que se estaba apagando, marchitando, renacer, reverdecer.
Entonces desde lo profundo de ti sientes brotar una enorme alegría. Ahora sabes que el espíritu de libertad y justicia vive en ti, que lo esencialmente humano nunca muere, solo se apaga y oculta tras las formas sociales epocales esperando el momento propicio.
Es como el oro alquímico, no importa cuantas aleaciones e impurezas lo cubran, cuando el fuego de la revolución, del calor humano remueve esos depósitos superficiales, allí está ese diamante resplandeciente, siempre vivo.
Cuando presencias la magia de la vida renacer ante tus ojos, tu corazón conmocionado y las lágrimas que inundan tus mejillas sin que puedas contenerlas, ya no te dejan más dudas. Estás ante el mayor misterio y milagro, aquello que habita en lo humano. Aquello que nada puede matar. El ave fénix que renace de sus cenizas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4551 veces.



Michel Balivo


Visite el perfil de Michel Balivo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: