Nuestro mañana es hoy

Siempre hay un mañana que va acompañado de optimismo y deseos con cargas de buenas vibras, no debemos sucumbir antes las adversidades pues aunque las denigramos en la mayoría de los casos, son estas las mejores lecciones que nos da la vida y aprendemos de ellas. Incurrimos en el error de idealizar a la gente y situaciones particulares en nuestro día a día, movidos por la emoción que suele ser relativa y responden a situaciones del momento. Las emociones son engañosas y a veces direccionan nuestros destinos hacia pequeños o grandes fracasos, es importante mantener la fe en lo que creemos y nuestra capacidad para desarrollar nuestras ideas.

Abandonar la lucha no puede convertirse en una acción por parte nuestra, recordemos que un árbol está constituido por raíces, tronco, ramas y hojas; el tronco viene a representar nuestro marcos de referencia ideológica, pero los otros tres elementos que mencionamos, no son más que los valores, la ética y moral de dicha referencia ideológica y pueden ser sólidos para mantener al tronco en pie o pueden ser débil ocasionando debilidad o enfermedad al árbol. Cuando a alguien se le ocurre soñar, diseñar, dibujar un nuevo modelo o paradigma, sucede que se inicia una progresiva comunión e identificación con quien lo propone. Es a partir de este momento donde comienza la rivalidad por efectos de los intereses de unos con respecto a otros.

Zarpar el barco con una tripulación que en el tiempo suele ser engañosa, que pone en riesgo el rumbo real que se debe llevar  el barco a puerto seguro. Ingeniosos tripulantes orquestan planes y actividades de saboteos continuos que desvanece la credibilidad y la confianza de los creyentes en la bitácora establecida por el autor del modelo o paradigma. Al mejor estilo del Ave Fénix se asoma un elemento de singular importancia conocido como la reserva moral convirtiéndose en un eslabón solido, fuerte e irrompible, capaz de soportar los avatares de destrucción que se tejen alrededor de la idea, que no permite su exterminio total, negando a que maten la idea y soportando una escala de críticas impregnadas de algunas verdades e injurias mal sanas.

Sobrevivir a todos estos hechos es de valientes. Negarse a continuar luchando cediendo el terreno a los que adversaron tu pensar es de cobardes. En este sentido se debe seguir dando la pelea generando una especie de purificación del entorno, echando para un lado todo lo malo y teniendo como punto de arranque todas las ideas, obras, iniciativas, actividades, entre otras, que fueron capaces de posicionar el modelo o paradigma en la gente,  que de seguro siguen apostando a esa ruta y acompañarán a sus líderes en la medida que estos se despojen de las raíces, ramas y hojas que afean y destruyen nuestro árbol revolucionario.      



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1176 veces.



Joselino Serrano


Visite el perfil de Joselino Serrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joselino Serrano

Joselino Serrano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a225844.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO