Gobernabilidad democrática

La gobernabilidad democrática, como tema planteado en el foro de Sociedad Civil y Actores Sociales, en el marco de la Cumbre de las Américas, no debe ser considerada solamente como democracia electoral, tal como lo plantea el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); es supremamente necesario nutrir esta versión con otros aspectos relevantes, tales como, el fortalecimiento de la democracia a través de la inclusión social y política de los ciudadanos y ciudadanos que constituyen la sociedad latinoamericana y caribeña; una participación dinámica y protagónica de los actores políticos, principalmente el poder popular; la libre autodeterminación de los pueblos, a fin de evitar que la gobernabilidad en nuestros países sea lesionada por la injerencia de potencias extranjeras y el incremento de la capacidad de gobierno, entendida esta, como la confluencia de la experiencia, conocimiento y liderazgo de los actores políticos que aspiran o dirigen los gobiernos de la región.

La baja capacidad de gobierno afecta la gobernabilidad democrática y lo más grave es que pone en riesgo la democracia de la región, dado que, provoca ineficacia, ineficiencias e inefectividad de la gestión pública, expresada en falta de transparencia, corrupción, burocracia; así como, un abordaje inadecuado de los problemas fundamentales que afecta las sociedades de la región en el orden de la seguridad de bienes y personas, salud, educación y los servicios entre otros problemas que afectan la sociedad latinoamericana y caribeña.

Gobernar es una ciencia, una técnica y una tecnología que lo convierte en todo un arte, para lo cual se debe ser entrenado tecno política e incluso espiritualmente, ya que, la práctica de gobierno, es una complejidad que trasciende los conocimientos meramente académicos, hasta llegar a la necesaria compresión de la realidad social, política, económica, cultural y técnica, por lo tanto, queremos aportar como propuesta la necesidad de que la región pueda contar con una escuela latinoamericana y caribeña en ciencias y técnicas de gobierno, donde lo político, lo ético o lo espiritual, orienten la gestión pública de los gobiernos la región latinoamericana y caribeña en la producción de bienes, servicios y actos de regulación, los tres productos terminales básicos de toda gestión pública en el concierto de la región latinoamericana y caribeña; esta propuesta debería ser asumida por nuestros organismos naturales de integración como el ALBA, UNASUR y CELAC entre otros.

Uno de los retos de una Escuela Latinoamericana y Caribeña en Ciencias y Técnicas de gobierno es rescatar el prestigio de la palabra "política", para que los políticos y la política no sea sinónimo de tramposerías, pero además se debe detener la piratería en la gestión pública y que los pueblos de la región latinoamericana y caribeña se alejen de los curanderos de la política.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1028 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: