¡Caramba camarada no me defiendas tanto!

Existen unos ciudadanos venezolanos, a quienes, yo particularmente los conocí, o supe de ellos, cuando hacían vida pública y política al lado del comandante Hugo Chávez y, eran fervientes luchadores por la revolución bolivariana y socialista venezolana. Son personas, que por su condición de profesionales de la comunicación y la política y, por el apoyo recibido de la revolución bolivariana a través de medios de comunicación populares alternativos, logrados gracias al empeño del comandante para masificar la información, el conocimiento y en suma visibilizar la opinión del pueblo, tuvieron la oportunidad de emitir opinión y llegar con su mensaje al gran pueblo. Pero ahora, luego de la desaparición física del Comandante Supremo, se han dedicado a usar esa plataforma comunicacional de la revolución bolivariana, para despotricar, descalificar y hasta ridiculizar al Gobierno revolucionario del Comandante Nicolás Maduro.

Estos ciudadanos parecen no entender, que estamos luchando para lograr erradicar definitivamente el sistema capitalista que nos han impuesto a la fuerza y con dolor. Es bien cierto que, hemos cometido errores y, que muchos funcionarios elegidos o designados, han resultado corruptos, negligentes e irresponsables, pero ello no es el común de los casos. Ciertamente, han sido castigados muchos de ellos y, otros no han recibido castigo, pero ello no convierte a la Revolución bolivariana en un ente corrupto. Consideramos, que los camaradas que no estén de acuerdo con incorrectas acciones de funcionarios del gobierno y, procedimientos erráticos o inconvenientes de la revolución, están en la obligación y el derecho de llamar a la reflexión y consecuente corrección de lo que no les agrade. Pero deben hacerlo de manera menos erosiva al proceso revolucionario, para ello nuestra Constitución Nacional y las leyes establecen herramientas para resolver estas situaciones.

Es definitivamente deplorable que algunos camaradas usen medios de comunicación alternativos, para plegarse a las practicas mediáticas de la oposición, además, también acuden a los medios de la canalla fascista nacionales e internacionales a despotricar difamar y atacar a la revolución venezolana, aun cuando algunos de sus planteamientos pudieran tener algún asidero en la verdad, la forma como ellos actúan solo sugiere que están definitivamente en el lado de la oposición. Ante esa actitud abiertamente opositora, estos supuestos camaradas deberían irse de una vez a las trincheras de la oposición y descargar allí todo ese veneno que les corroe el alma.

Es una situación definitivamente anti patria, la que promueven estos venezolanos, cuando estamos soportando un inclemente ataque de la derecha fascista imperial, apoyada por la derecha fascista criolla, que expresa con elocuente silencio, que, al no pronunciarse contra el ataque, delata de si, una complicidad automática de este sector con el imperio. Estos indignos camaradas que asumen la vocería de los cobardes opositores venezolanos, usando el camuflaje de la crítica supuestamente constructiva, que verdaderamente es una destrucrítica, se lanzan con una sarta de mentiras claramente en contra de la revolución, no ofrecen soluciones, simplemente esgrimen los argumentos más falaces y convenientes para sus torcidos intereses, los cuales al analizarlos, no logramos ubicar en ellos, una razón valedera para ello, solo nos induce a pensar que ellos están bien pagados por el imperio para convertirse en una quinta columna con el fin de implotar la revolución.

Hoy cuando estamos en época de exaltación de sentimientos y acciones patrióticas porque la patria está en peligro, estos seudocamaradas se dedican a dañar a la revolución por ejemplo: En la página WEB Aporrea, que se creó para defender a la revolución, ahora se ha convertido en un bastión de los contrarrevolucionarios, que por medio de todos los medios que se usan en esta página se dedica a escribir artículos contra la revolución y el gobierno revolucionario y además aparecen en esta página, varias emisiones de emisoras radiales que aparentemente son comunales alternativas y en consecuencia forman parte de los medios de comunicación creados para promover y defender el proceso revolucionario, en las cuales algunos de estos comunicadores vierten sus criticas venenosas contra la revolución y el gobierno revolucionario.

Si tomamos en cuenta que en nuestra patria existen Más o menos 1973 medios de comunicación de diferentes tipos radiales televisivos e impresos y de ellos solamente 238 son revolucionarios o afectos a la revolución, es una actitud bien rastrera que estos opositores endógenos utilicen las facilidades que les dan nuestros medios alternativos para atacar a la propia revolución y al pueblo venezolano. Todos estamos seguros que en los medios de la oposición y la derecha fascista jamás recibirán la oportunidad de despotricar de la oposición, es por ello que los llamamos a ejercer su derecho a ser opositores a plenitud, fuera de las filas revolucionarias y nuestros medios de comunicación.

¡Independencia y Patria Socialista y Soberna!

¡Chávez vive!

¡La Patria sigue!

¡Viviremos y venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2872 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a205139.htmlCd0NV CAC = Y co = US