Conciencia revolucionaria Venezolana: Si no la tienes, ¿cómo te defiendes de la guerra económica y psicológica?

La titularidad dada a este artículo no es inocente, dada las circunstancias y la realidad venezolana circunscrita dentro del terreno de las ideas en este frente de batalla virtual. Y es que, lamentablemente, dentro de este cúmulo de articulistas y opinadores están colados y mezclados cualquier cantidad de personas qué, a lo sumo, lo que hacen es agregarle confusión al debate.

Mucho me temo que la intención de APORREA, como medio alternativo, de haber nacido para “aporrear a la contra-revolución” y agregar el debate sobre el socialismo a la mesa, se ha ido diluyendo y mutando en otra cosa.

Primero, la necesidad de “abrir” el debate a todos los que quieran opinar, no estoy seguro que haya enriquecido el debate. Por el contrario, dejó ver muchas costuras ideológicas y culturales. Puede que haya democratizado el debate y las opiniones, pero al mismo tiempo le ha restado calidad.

En consecuencia, estamos ante un caldo de pollo, de res y de pescado a la vez, donde uno no sabe cuál es el pescado y cuál es la res. Donde se cuelan a la vez, Marxistas-Leninistas ultra ortodoxos con Trotskistas anarquistas y socialdemócratas de centro-izquierda y por supuestos con socialistas de distinto tono, tales como izquierdistas verdes (ecológicos y etnicistas), simpatizantes del socialismo Europeo mezclados con socialistas Maoístas, Ex guerrilleros “evolucionados” a lo Petkoff, y aquellos que no entienden mucho sobre el tema pero que creen que es oponerse a todo lo huela a rico, dinero y burgués. Todos, absolutamente todos, creyéndose con la verdad en las manos. Y, muchos, muchísimos sin una “conciencia revolucionaria venezolana”.

Y es aquí donde caemos en una especie de agujero de gusano o agujero negro que no sabemos qué pasa más allá del “horizonte de sucesos”.

Para comenzar, bueno es explicar, ¿qué es la “conciencia revolucionaria venezolana”?, cosa que voy a intentar dilucidar:

Es aquella que nos sitúa en tiempo y espacio de nuestra realidad. A saber:

  1. El proceso revolucionario Venezolano es sui generis. ¿Por qué?

Porque el proceso Venezolano es único. No nació de la toma del poder por la fuerza, como todas las naciones cuyo sistema de gobierno fue o es de “socialismo” Y es que en Venezuela se está formando un sistema “socialista” de características Venezolanas (lo que quiere decir es que tiene cosas propias) y que no existe, salvo Chile de los 70, de intento semejante dentro del sistema económico Capitalista dominante y dentro de la “democracia representativa” para, desde dentro, ir transformando poco a poco el sistema… ”

  1. Debe entenderse entonces que este es un proceso, que llevará años, quizás decenios, hasta llegar a la meta propuesta. No en vano Chávez decía que nosotros no lo veremos, sino nuestros hijos, utilizando este símil para decirnos que se llevará un largo tiempo y que exigirá paciencia de nuestra parte.

  2. Debe saberse que el socialismo que está en proceso en Venezuela no tiene igual, ni siquiera dentro de la región, ni Bolivia, ni Brasil, ni Argentina, ni Ecuador, menos Uruguay. Podríamos decir que ellos son de “izquierda” cada uno en su tenor, pero no como Venezuela. Nosotros en Venezuela nos fuimos por la calle del medio para cambiar la hegemonía de una manera rápida. Tomamos posesión de las empresas del estado que estaban en manos privadas, cambiamos leyes principales, expropiamos tierras que estaban ociosas y aquellas que estaban fuera de proporción, incluso de la antigua constitución. Comenzamos luego a producir alimentos para ir, poco a poco, desplazando a los monopolios y oligopolios.

  3. Debemos entender y asimilar que nuestro peor enemigo es EE.UU y de todas las formas de presión que tienen, su influencia en algunas partes del mundo y en algunos gobiernos con subordinación total. Entender también que nosotros somos, en la región, su principal objetivo. Somos el mal ejemplo de la vecindad. Ellos saben que nosotros sí optamos por un socialismo más real, menos europeo, menos light.

  4. Debemos entender que la oligarquía criolla, la política y la económica, siempre están y estarán al acecho, buscaran cualquier vía para salir de nosotros. Debemos asimilar que ellos le son fieles y subordinados a los EE.UU, y más allá, al sistema que ellos representan.

  5. Debemos entender que aun estamos en la confrontación, y que el sistema que aun impera nos ha estado dando pelea, quizás las últimas peleas, pero peleas al fin y que no debemos fallar, y menos, perdernos.

  6. Debemos entender que intentaran dividirnos.

  7. Debemos asimilar que no somos perfectos y que el camino está lleno de dificultades, pero que tenemos un norte.

  8. Debemos entender que el gobierno que está no es “una sola persona”, es un grupo de personas, un equipo, nuestro equipo. Y que el camino que llevamos es hacia los 5 poderes, cada uno con sus responsabilidades y deberes. Un estado y 5 poderes. No solo un “Presidente”

  9. Debemos entender que si ellos fallan, fallamos todos, no es que solo ellos fallaran y llegará la restauración y seremos felices. Seremos perseguidos y execrados de todo tipo de escenarios.

  10. Debemos entender que una cosa es ser crítico y otra ser disidente, hay diferencias.

  11. Debemos entender que aunque estamos produciendo alimentos, esta producción es aún incipiente, la producción privada es aun el 70%, pero estemos conscientes que comenzamos en cero y hoy estamos en 30%, y de seguro mañana, quizás en 5 años mas estaremos en 60% o más. Entonces comenzará a Cambiar la hegemonía.

  12. Debemos entender que en la actual coyuntura estamos siendo atacados por todos los medios y mas vehementemente que cuando lo hicieron en distintas etapas con Chávez por la oligarquía nacional, la política y la económica, en ambos frentes al mismo tiempo.

  13. Debemos entender que el comportamiento del desabastecimiento, el acaparamiento y la especulación, es un monstruo de mil cabezas, así como el narcotráfico. O sea, no es fácil derrotarla por completa. Por donde le ataques, se aparecen nuevas formas después.

  14. Y debemos entender que el control de cambio no es la razón ni la causa del desabastecimiento. Si fuese así, tuviésemos escasez desde el 2003 cuando se instauró el control de cambio. O desde el 2008, cuando entramos en problemas por la crisis mundial.

  15. Debemos entender que el principal ataque económico que tenemos es el ataque a la moneda. Lo que trae como consecuencia, lo demás (contrabando, acaparamiento, etc.) Lo que quiere decir que cuando se ve una cola en un supermercado, se debe entender que es hija del primer y principal ataque y de los ataques colaterales después. No hacerlo es no estar con los pies en la tierra.

  16. Debemos entender que la lucha es de todos. No de una persona.

  17. Debemos entender que nuestro socialismo se construye día a día, no está en un manual que nos dice cómo hacerlo. Tenemos un acimut, un norte. El libro Azul.

Es por eso que a veces cuando leo algunos artículos en Aporrea, y leo algunos personajes que se llaman a sí mismos “revolucionarios” o “Chavistas” emitiendo opiniones sin estar claros en las causas, o sin estar claros en nuestro norte, sin estar claros en libro azul, sin estar claros en el significado de lo económico y sus causas y consecuencias. Algunos yendo más allá, incluso mostrándose como “disidentes” o “anarquistas”.

Entonces pienso, si estos personajes están tan “no-claros” en la conciencia de la revolución venezolana, ¿que podría quedar para el resto del pueblo Chavista?

No hay claridad en la consciencia revolucionaria. No estamos claros en el origen de nuestro sistema, en nuestro principal enemigo, en las causas y las consecuencias del ataque a la moneda, y por ende, no estamos claros en la guerra económica, no estamos claros en como lo hacen, no estamos claros en nuestra defensa, no estamos claros en lo que debemos hacer y debemos dejar hacer, no estamos claros en lo que producimos en alimentos, no estamos claros lo que producen los privados, no estamos claros en que porcentaje producimos cada rubro, no estamos claros en que gastamos, principalmente, los dólares, No estamos claros que el dólar no se puede dejar libre y el por qué no se puede, no estamos claros cómo funcionan los controles cambiarios, no estamos claros en muchas cosas.

No tenemos consciencia revolucionaria venezolana aun con respecto a lo que nos enfrentamos y como nos enfrentamos. No tenemos consciencia en qué nos atacan y como nos atacan, y lo que podemos hacer para defendernos.

En definitiva, si no unificamos criterios en cuanto a qué hacer y como percibir lo que sucede desde nuestro punto de vista. Unificar criterios también requiere imbuirse en la democracia y saber que si la mayoría opta por una opción, con disciplina debemos apoyarla, y no dispararle después desde fuera, porque mi punto de vista no fue la que se tomó en cuenta.

Porque si no, estaremos haciendo lo que la izquierda de aquellas décadas perdidas hizo. Fragmentarse en pedacitos por no tener criterios de unificación y tener poco de demócratas.

Y para comenzar a unificar criterios debemos comenzar por tener claro nosotros primero, en donde estamos, que hemos logrado, quienes son los enemigos, como enfrentarlos, como no caer en sus juegos psicológicos, cual es el camino y como llegar a él. Luego podremos enseñarlo a nuestras bases, de momento nuestras bases lo que están recibiendo es un arroz con mango ideológico y mucha confusión, caldo perfecto para el cultivo del desánimo

El día que lo logremos seremos invencibles e imbatibles. La revolución llegará al punto de no retorno; Bolívar lo dibujó antes de Morir y Chávez lo pidió antes de partir. Unificación.

 

joedracco@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1898 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: