Un paso adelante y dos hacia atrás o una revolución que puede desmoronarse

Ahora el Presidente Maduro vuelve a sorprendernos declarando que lo del aumento de la gasolina no tiene que hacerse de inmediato, ¿cómo es eso?. Un paso adelante y dos hacia atrás.

Rafael Ramírez también declara que lo de la unificación cambiara, que nos han venido vendiendo como la solución definitiva a una inflación desatada, que los acuerdos del gobierno con los empresarios nos dejan como nefasta herencia, la harán algún día que nadie sabe cuándo.

El segundo hombre en el poder, o el primero nadie sabe tampoco, insiste en dejar claro en su permanente declaradera que el Partido no pasará de ser un aparato burocrático similar a cualquiera de los de la cuarta república.

La Fiscal publica una lista,  con pocas precisiones, donde no aparecen montos  de dólares otorgados ni fecha y donde da la impresión que se está poniendo en un mismo rasero a los viajeros raspacupos, que CENCOEX investiga, con las empresas de maletín que desfalcaron a la nación, con complicidad expresa de funcionarios, los  20.000 millones de dólares de CADIVI.

La política comunicacional gubernamental parece cada día más reducida a mera propaganda y publicidad elaborada por laboratorios con pensamiento de derecha que se contrapone al desarrollo de una ideología revolucionaria que prepare al pueblo para enfrentar los retos que impone defender una Revolución orientada a la construcción del Socialismo que Chávez vislumbró.

La evidente debilidad del Poder Popular, materializado en Consejos Comunales, Comunas, etc., pone al día meros programas asistencialistas gubernamentales que poco contribuyen a la organización popular de las bases del chavismo.

Las carencias ideológicas de la clase trabajadora expresadas en pervivencia de sindicatos que reproducen vicios y deficiencias de los de la cuarta república que en muchos casos se confronta con promotores de un capitalismo de estado que exige lealtades automáticas y que no asume verdaderamente la causa histórica de quienes venden su fuerza de trabajo para garantizar su existencia.

El silencio de revolucionarios históricos que amedrentados con ser acusados de traidores y desleales, parece que no entienden que la defensa del verdadero legado obliga a enfrentar las contradicciones de una revolución que después de 15 años puede perderse por causa de  los mismos que dicen estar defendiéndola.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1510 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan González

Juan González

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a193016.htmlCd0NV CAC = Y co = US