Otra vez la quinta columna ideológica ¿Qué Hacer? y el engaño al pueblo venezolano

 

Hay en Venezuela un gran debate desde hace año y medio. Se refiere a los actuales problemas del país. Si se considera que su tema central es económico, argumentando que lo que organiza lo político es lo económico (y sus leyes) y más precisamente el mercado (y sus leyes consideradas cuasi naturales), entonces la teoría que les sirve a los que lo ven de esa manera, es la teoría económica convencional o neoclásica (sistematizadora del poder de la burguesía sobre toda la sociedad), o más bien la síntesis de la perspectiva keynesiana y la neoclásica, en su versión monetarista, derivada de enseñanzas de Milton Friedman (que es la sistematización teórica del poder político del sistema financiero); si por el contrario, se piensa que el asunto es de lucha de clases, y lo que en realidad se dirime en Venezuela es la apropiación del excedente petrolero, entonces, la teoría que sirve para analizar, comprender y dar respuestas, es la teoría marxista, cuyo eje, tanto en textos anteriores a El capital, como en éste, en la sociedad burguesa, es el conflicto entre sus dos clases constitutivas, la burguesía, como dueña exclusiva de los medios de producción y por otra parte, la clase de los trabajadores, explotados por aquella, entonces, lo dirimido en el debate presente es, desde este punto de vista es nuevamente la relación entre lo político y lo económico, pero para esta segunda perspectiva, lo político, es decir, quien debe detentar el poder en la sociedad, es lo que determina las formas de reproducción de la vida material, es decir, lo que la economía convencional llama, lo económico.  Recordando que, el alma teórica de la dependencia, sobretodo, y con más razón en el siglo XXI es el pensamiento crítico de la economía desarrollado por Karl Marx. Este instrumental teórico constituyó la base teórica que fundamentó el estudio del desarrollo y el subdesarrollo como aspectos contradictorios de una misma historia del desarrollo global del capitalismo, sin el cual, lo que se habla como discurso económico será siempre desde la perspectiva del capitalismo, visto en positivo. 

En consecuencia, lo que se dirime en esta discusión es si lo que existe en la actualidad es una guerrea económica por parte de la burguesía utilizando las tácticas de acaparamiento para generar escasez programada y lograr los aumentos de precios especulativos que dispararen la inflación y crear un colapso económico con el objetivo desestabilizar al pueblo venezolano y lograr por esa vía que el pueblo identifique al gobierno como su enemigo, como el culpable de su situación de incomodidad y  empobrecimiento y no identifique al empresariado como su enemigo como ocurrió el 27 de febrero de 1989. O si la escasez y la inflación son causadas por la errada política económica del gobierno. Y  en consecuencia hay que poner preso al Presidente Nicolás Maduro y al gabinete económico. 

Felipe Pérez Martí, en su respuesta a un documento del grupo Marea Socialista de 20 de octubre de 2013, como cordero enardecido declara:

A quien hay que meter preso por este inmenso crimen contra el pueblo, y contra la inteligencia, es al equipo económico, y al Presidente mismo. 

http://confirmado.com.ve/ex-ministro-de-planificacion-de-chavez-pide-prision-para-giordani-su-equipo-y-hasta-el-jefe-maximo/

Lo que significaría derrocar el gobierno, con lo cual coincide con los intereses de la MUD. Concretamente con Leopoldo López y María Corina Machado y después de la alocución en cadena nacional del Presidente Nicolás Maduro del día de hoy16 de febrero de 2014 coincide con el gobierno norteamericano. 

Al grano

El 28 de enero próximo pasado el intelectual orgánico de la lumpen burguesía venezolana, Felipe Pérez Martí, nuevamente utiliza, como ejemplo, una réplica a mis argumentos, donde en ese escrito, me responde usando la reiteración de sus argumentos, derivados todos de las teorías neoclásicas en economía, y no responde a los míos, expuestos en una serie de artículos publicados en aporrea en el año 2013, donde pongo al descubierto  su condición de quinta columna ideológica, cuya mejor expresión es el documento ¿Qué Hacer? el cual fue utilizado por el periódico Franquista ABC de España, para continuar con la campaña internacional contra nuestra revolución, como podemos ver en el siguiente enlace:

http://www.abc.es/internacional/20130410/abci-maduro-admite-colapso-economico-201304091944.htm

¿Qué hacer? - Diagnóstico y propuestas sobre la situación económica - 3ra revisión

http://www.aporrea.org/ideologia/a164538.html

Pueden verse mis comentarios a ese diagnóstico y proposiciones en:

La quinta Columna Ideológica

http://www.aporrea.org/actualidad/a165664.html

http://www.aporrea.org/actualidad/a168438.html

http://www.aporrea.org/actualidad/a167080.html

Como quiera que todavía utiliza su respuesta a mis artículos, quiero mostrar el correo del grupo, ¿Qué Hacer?, del 28 de enero pasado donde cita su respuesta mis comentarios en La Quinta Columna Ideológica, este correo dice:

Zúñiga (Giordani) ha sido el ideólogo e implementador de lo que hasta ahora ha sido el "Socialismo del Siglo XXI" venezolano. Nosotros lo calificamos como capitalismo de estado (...), que en vez de jugar inteligentemente frente al mercado y al capital, ha estado jugando hasta la saciedad estrategias estrictamente dominadas frente a ese enemigo, en la guerra político-económica...Para que vean sus últimos esfuerzos desesperados para rescatar su enfoque, vean estos dos artículos, escritos bajo un seudónimo:

http://www.aporrea.org/actualidad/a180332.html

http://rebelion.org/noticia.php?id=179870

Y sigue diciendo Felipe Pérez Martí:

Lamentablemente su enfoque tiene muchos partidarios en nuestro proceso, que se autocalifican como "la verdadera izquierda", y nos acusan de quinta columna (ideológica). De hecho, tu artículo, Julio, parece reflejar ese mismo enfoque.

Nuestras respuestas a algunos de los artículos relacionados puedes verlas aquí:

http://www.aporrea.org/ideologia/a164449.html

¿Qué hacer? Respuesta a Simón Zúñiga sobre el diagnóstico de la situación económica de Venezuela

http://www.aporrea.org/ideologia/a167753.html

La verdadera Quinta Columna en respuesta a mi artículo La quinta columna Ideológica

http://www.aporrea.org/actualidad/a168438.html

Dado lo anterior, con el propósito de poner las cosas en su sitio, debo empezar por responder al correo del 28 de marzo de 2013,  en el cual el grupo de intelectuales orgánicos de la lumpen burguesía proimperialista venezolana, reunido dentro del grupo Google autodenominado ¿Qué Hacer?, en el que decidieron no responderme, sosteniendo argumentos falaces y diferentes inferencias sobre mis conocimientos o no sobre el tema económico. En  primer lugar, es necesario decir que el grupo Google ¿Qué hacer? se dedica a tratar los problemas económicos de la revolución bolivariana, desde la perspectiva de la economía burguesa proimperialista neoclásica en sus aspectos monetario y cambiario.

El Correo comienza así,

Estimados Carlos y Vladimir Lazo.

Hemos decidido no dar respuesta a sus artículos. Sin embargo, los invitamos a debatir dentro de la lista, punto por punto, aquellos que les parezcan adecuados, pues estamos discutiendo el tema ideológico, entre otros, en el proceso de preparación de la versión 5 del documento.

Abajo les paso mi comentario sobre su artículo a la lista, para que haya plena transparencia en esto:

Como Felipe no va a responderme va hacerle el comentario a la lista.

Sigue Felipe:

He conversado con un par de compañeros por teléfono, y probablemente no valga la pena responder. Lo que habría que hacer es seguir con nuestro programa de profundización en lo ideológico, y actualizar el documento. Luego ver qué hacemos con los hermanos Lazo (el programa que tienen en Radio Nacional es de los dos).

De este párrafo lo que llama la atención es cuando dice:

Luego ver qué hacemos con los hermanos Lazo (el programa que tienen en Radio Nacional es de los dos).

No sé que irán ustedes a hacer con nosotros, o Felipe Pérez personalmente. En realidad no nos preocupa, lo que sí creo es que nuestro programa en RNV, debe haber sido lo suficientemente importante como para que ustedes -bajo el nombre de Felipe Pérez-, se refieran a él.

Por otra parte, el Luego ver qué hacer con los hermanos Lazo, parece ser más bien una amenaza, a lo cual estamos acostumbrados, son gajes del oficio. Sobre todo, si lo que se critica son las posturas de un grupo de economistas neoclásicos, que parecen no estar conscientes del hecho de que sus conocimientos teóricos corresponden a una perspectiva escrita desde la perspectiva y desde los intereses de la empresa y del empresariado, es decir, del capital y no del trabajo, o sea, no saben que no existen teorías económicas objetivas, y por lo tanto, no saben que la suya representa los intereses políticos de la burguesía  y creen que un ambiente macroeconómico, es una situación ideal, u óptima, que promueve el desenvolvimiento en las mejores condiciones de la vida económica, igual para todos, capitalistas y asalariados y para las empresas socialistas.

En consecuencia, creen que todas las medidas de política económica que se desprenden de ella, las que están orientadas a lograr un ambiente macroeconómico adecuado a la inversión privada, y en consecuencia, que llevan a estimular al máximo la explotación del hombre por el hombre, es el adecuado para el desarrollo de una revolución que consiste, precisamente, en la agudización de la lucha de clases, que no es otra que aquella que libra el trabajo contra el capital. Es, en consecuencia, la teoría inversa de aquella con la que se construye una sociedad socialista,  en la cual, lo primero que debe abolirse es,  precisamente, la explotación del hombre por el hombre.

Lo paradójico consiste en que economistas formados en un conjunto de teorías, cuya finalidad es la de sistematizar, desarrollar, proteger y expandir los intereses de la burguesía, o sea, del capitalismo,  pretenden plantear un leninista ¿Qué hacer? revolucionario, usando para ello tales conocimientos teóricos, contrarios a cualquier proceso de transición revolucionaria, que no se dirija hacia el fascismo -que sería lo adecuado dentro de esa teoría, como lo demuestra la evolución de la situación económica y política en EEUU y en Europa, y como nos lo demostró, en la práctica Milton Friedman, al ser el planificador económico principal de Augusto Pinochet en Chile, sino al socialismo. 

¿Quiénes son los genocidas?

 ...preparar una respuesta para Carlos Lazo y su hermano creo que sería una pérdida de tiempo. Es como tratar de convencer a un ciego de que una bandera es verde, cuando él se empeña en que es blanca (porque se lo dijo su mamá, o Marx, que vivió en tiempos en que probablemente lo era). Imagínense lo que ocurriría si estuviéramos en tiempos de Stalin, o de Pol Pot, o de la banda de los cuatro en China: ya hubiéramos sido mandados a "ajusticiar" por traidores.

Este párrafo en el cual justifican su decisión de no respondernos a Carlos Lazo y a mi hermano, expresan su arrogancia neoclásica ya que la única verdad es la de Felipe Pérez, sobre todo que en la actualidad, sólo la teoría en su expresión más reaccionaria, la monetarista, es la que se eleva como dogma, y la realidad hay que empotrarla en esa camisa de fuerza, hay que obligarla a que se comporte como la teoría, en eso consiste el despotismo de la teoría, y es por eso el genocida Milton Friedman se va a Chile a experimentar su Teoría Despótica ya que hay que masacrar a la población para poder aplicarla. Su condición despótica radica en su origen: es una teoría normativa, o prescriptiva, pues define el ótpimo funcionmliento de la economía para que se optimice el factor capital, no para que se optimicen los otros dos factores, no es la teoría, para que reproduciendo la vida material, quienes lo hacen, los trabajadores, sean felices, vivan una bella vida; tampoco es la teoría que explica la forma como, reproduciendo la vida material, la naturaleza se conserve y permanezca rica, como la ha sido por milenios. Su única finalidad es la de ser la explicación de la dinámica de la acumulación de capital, es decir, la dinámica para que los ricos sean cada vez más ricos.  

En el caso chileno, el Pol Pot de la Economía, Milton Friedman el genocida del pueblo chileno, en marzo de 1975 visitó Chile y recomendó a Pinochet aplicar terapia de shock económica para resolver la crisis, según éste, sin cobrar por la asesoría, ni tener ningún vínculo con el Estado dictatorial chileno de la época. Pero por otro lado, Der Spiegel en 1973 señaló que Friedman percibió 30.000 US$ en honorarios en esta visita a Chile, en 1975. 

 (El experimento Milton Friedman en Chile en http://www.youtube.com/ watch?v=Oc1PzSZP1OI y también Carsten Volkery, 30 Jahre Pinochet: Das Märchen von den Chicago Boys, Der Spiegel en http://www.spiegel.de/wirtschaft/30-jahrepinochet-das-maerchen-von-den-chicago-boys-a-264362.html)

El documento, conocido como "El ladrillo", lo escribieron empresarios y economistas chilenos seguidores de las ideas neoliberales de profesores como Milton Friedman, Nobel de Economía 1976 y futuro asesor del fallecido ex presidente de Estados Unidos Ronald Reagan. Pinochet incorporó a varios de estos economistas a su gobierno, que fueron conocidos como "Chicago Boys", ya que varios se habían especializado en la conocida universidad de la ciudad de Chicago en la cual Friedman era el economista más conocido y su jefe teórico. Bajo su influencia, los militares chilenos abrieron la economía al exterior, dejando de lado el tradicional camino del proteccionismo de la industria y la economía nacionales, afectando a los sectores económicos tradicionales chilenos, como la agricultura o el sector textil. 

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130909_chile_pinochet_modelo_lp.shtml?print=1

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130909_chile_pinochet_modelo_lp.shtml#

En el caso venezolano también tenemos nuestros economistas genocidas. La experiencia más cercana la tenemos con la masacre del 27 de febrero. Masacre consecuencia de la aplicación del paquete de medidas diseñados en su aplicación por el economista genocida Miguel Rodríguez, quien fue cómplice de esa masacre, junto con Carlos Andrés Pérez en la presidencia y el resto del gabinete. Fue él el responsable junto con los IESA boys: Moisés  Naim, Herber Torres, Martínez Mótola, etc.,  y demás economistas que apoyaron las medidas burguesitas que aplicaron.

La acumulación por parte de la burguesía venezolana e internacional, en esta etapa,  se realizó mediante el sacrificio de las capas medias, y la clase trabajadora. Las medidas diseñadas por estos  economistas genocidas, exigían la privatización de la salud y la educación, la reforma tributaria que incluía la disminución del impuesto sobre la renta a las empresas, desde una tasa máxima del 54 % a las grandes ganancias, al 34 %, creando una disminución sustancial en los ingresos del Estado. Como consecuencia de esa reducción, se introduce el IVA, para que el ciudadano común pague lo que dejaron de pagar los empresarios, transformando el sistema tributario en un sistema regresivo que redistribuye los ingresos desde los más pobres a los más ricos. Además de eso, la transformación del régimen laboral que significó la apropiación por parte de la burguesía, de las prestaciones de los trabajadores, que es lo haría Felipe Pérez si le tocase dirigir la economía, como lo veremos más adelante. La liberación de las tasas de interés y de los precios de las  mercancías y de los servicios públicos contribuye a la contracción del salario real empobreciendo aun más a la población. Además, la burguesía logró que le protegieran su patrimanio de la inflación. En el artículo 173 parágrafo segundo de la Ley de Impuesto Sobre la Renta se lee: Se consideran como activos y pasivos no monetarios, aquellas partidas del Balance General Histórico del Contribuyente que por su naturaleza o características son susceptibles de protegerse de la inflación, tales como: los inventarios, mercancías en tránsito, activos fijos, edificios, terrenos, maquinarias, mobiliarios, equipos, construcciones en proceso, inversiones permanentes, inversiones convertibles en acciones, cargos y créditos diferidos y activos intangibles.

Esta conquista de la burguesía en la legislación tributaria, y las medidas del FMI, se aplicaron después de la represión brutal del 27 de febrero, impuesta por las medidas del FMI. 

Con el aumento de la gasolina se inicia la rebelión popular contra las medidas del FMI diseñadas por este grupo de economistas al servicio de la lumpen burguesía. Las crisis financiera y la crisis fiscal del Estado neocolonial venezolano en la IV República, fueron provocadas por la burguesía venezolana, por la apropiación del excedente petrolero en la forma masiva en que lo hizo, en combinación con los partidos AD y COPEI.

Esa apropiación se hizo en la medida en que esa burguesía adquiría activos financieros y no financieros en el exterior, endeudándose con los dólares que les entregaba el Estado Venezolano para comprar esos activos. De esa manera se endeudó por más de 35.000 millones de dólares, que no pudo pagar en el momento en que se agotaron las reservas internacionales, por la disminución de los precios del petróleo, y mientras que PDVSA entregaba cada vez menos dólares, obligando al Estado a sucesivas devaluaciones para financiar los presupuestos cada vez mas deficitarios incrementando la deuda y aumentando los intereses bancarios ya liberados. Como consecuencia, las capas medias son estranguladas y a la clase trabajadora le disminuyen sus salarios reales y nominales y se incrementa el desempleo, como estrategia de la burguesía para preservar sus niveles de ganancia. 

El Estado se dedicó a descargar la totalidad del coste de la «recuperación» sobre las espaldas de los trabajadores y los empleados públicos a base de reducir puestos de trabajo, salarios y prestaciones sociales, mientras los banqueros y las élites empresariales se enriquecían. La rebelión popular contra las medidas orientadas a preservar la acumulación del capital y salvar a la burguesía endeudada, es respondida con la represión brutal del Estado Burgués mediante el uso de las fuerzas armadas al servicio de la burguesía pro imperialistas. Actúa aquí, la fuerza represiva del Estado Democrático Burgués, contra la clase desposeída de medios de producción. Apareció con nitidez la dictadura democrática burguesa. La Lucha de Clases transitó a su forma armada. La burguesía utilizó su brazo armado, la policía y el ejército, contra una población desarmada. 

Esto si fue una Bomba Atómica Económica, no la que señala Felipe Pérez en su documento ¿Qué Hacer?, documento cuyas opiniones, como dijimos, fueron utilizadas por el periódico franquista ABC para seguir en la campaña internacional contra el gobierno y el pueblo venezolanos. 

En Venezuela, lo que ha habido en los últimos 14 años, ha sido una Bomba Atómica Social, cuya onda expansiva alcanzó a toda América latina, y en sus sucesivas ondas expansivas, está alcanzado al mundo entero. Y por si fuera poco subvirtió el orden de los factores en lo que respecta a la concepción de la relación entre la economía y la política, en las estrategias de los gobiernos y en consecuencia, de los estados, al  poner Chávez el acento en lo social, vuelto estrategia política y luego, y en consecuencia, económica, por lo que, desde Venezuela, se invierten los términos, lo que significa que la estrategia económica tributa a la estrategia social, que es el centro de la política estatal y todo ello, siguiendo consecuentemente a Karl Marx, e insistiendo yo, Carlos Lazo, que la estrategia de la economía neoclásica es la inversa, lo social -todos los problemas de la población, los urgentes y los no urgentes-, pueden ser resueltos si la acumulación de capital es tan grande que pueda verificarse el milagroso goteo, de riqueza a los pobres. 

Bajo el gobierno de Chávez, y ahora bajo el de Maduro, el enriquecimiento neto de la población, en salud, educacion a todos los niveles, alimentación, eliminación progresiva de la pobreza, y todo lo que ha significado, mejorar los niveles de ingresos de la población, han chocado con un aparato productivo incapaz de soportar el nuevo incremento del consumo,  y la respuesta preferida de la lumpenburguesía, ha sido incrementar los precios en vez de la producción transfiriendo los nuevos ingresos de la población a sus bolsillos. Esto es visto por los neoclásicos como rebrote inflacionario, analizando los datos del BCV, con enfoques neoclásicos, que han producido los ya conocidos argumentos neoliberales, en sus modalidades monetarista y neo-institucionalistas, justificando mecanismos como el ajuste macroeconómico, y el endeudamiento externo. 

Además, la actual situación de acciones de calle que estamos viendo son ejecutadas por la lumpen burguesía proimperialista contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro y no el pueblo que ha sido favorecido por la Bomba Atómica Social, es decir, no como lo dice en Pérez Martí en sus predicciones en el mismo correo donde ya se perfila como aprendiz de genocida emulando Milton Friedman:

Mi predicción es que tratarán de correr la arruga hasta Diciembre, en las elecciones, y luego vendrá una tremenda conmoción social por la inflación y el desabastecimiento. La oposición no va a querer gobernar una situación como esa (tremendo déficit, tremenda inflación, aparato productivo en el suelo, tamaño del Estado y de Pdvsa insostenible, etc) Van a propiciar un golpe de estado, para que sean los militares [[¿quienes?]] tomen algunas medidas draconianamente, y deroguen a la fuerza algunas leyes que no les gustan, y luego sí querrán elecciones, para ganar ellos, sin la "mancha" de esas medidas, que ellos sí que querían tomar, (como Felipe) claro, pero por irresponsables e hipócritas no se atreven a dar la cara. Me da la impresión de que los fanatizados y los atornillados van a impedir a Nicolás ver que está desnudo, como la fábula, y va darse cuenta del engaño a que ha sido sometido por sus ayudantes solo cuando vea que  el "niño" (el pueblo en la calle, haciendo saqueos) se lo diga. FELIPE Y SUS CÓMPLICES SON IGUALMENTE HIPÓCRITAS PORQUE LO QUE DICEN LO DICEN AGAZAPADOS EN GOOGLE GROUP.

En relación a lo subrayado, Felipe es uno de los que propiciaría la derogación de algunas leyes que no le gusta según dice, si él fuera ministro pediría: 

La Revisión (dentro de las R³) de las leyes y medidas que más han afectado negativamente el ambiente que necesita la inversión privada y cooperativa  para producirse, como el tema de las invasiones, las expropiaciones inesperadaslas rigideces innecesarias del mercado de trabajoel régimen cambiario, las condiciones macroeconómicas". 

http://www.aporrea.org/ideologia/a164538.html

Si fuera ministro le pediría a la Asamblea Nacional actual, expresión de la mayoría del pueblo excluido de la propiedad de los medios de producción, que revise las leyes que favorecen a los trabajadores, para beneficiar el ambiente que necesita la inversión privada, en  otras palabras, hay que desmontar las conquistas de los trabajadores y el pueblo para que la burguesía  reconquiste los pocos privilegios perdidos en estos 14 años. 

Podría ser que nuestros economistas, entre ellos Felipe, intelectuales orgánicos de la lumpenburguesía pro imperialista, consideren que el capital es una categoría ahistórica y eterna, que el capitalismo, en el que gana el mejor, es lo más perfecto; que su lógica de funcionamiento es, sin adjetivos, la lógica del funcionamiento normal de toda sociedad sana, y cuya mejor teoría es la neoclásica. Teoría sensata - como la califica nuestro intelectual orgánico de la lumpenburguesía Felipe Pérez Martí-, por sus consensos teóricos de las últimas décadas -aunque algunos teóricos de ella misma, consideren tales consensos teóricos, fuera de la realidad. 

Sigue diciendo Felipe Pérez:

Esta respuesta es aún más débil de la crítica que hizo Carlos Lazo a nuestra versión 3. Si nuestra respuesta fue devastadora (como lo creo), una respuesta a esto lo mandaría a la  tumba, directamente, pues tiene errores casi en cada párrafo, por decir lo menos.

En este párrafo Felipe Pérez habla de la supuestadebilidad de mis argumentos, pero no sé a cuál de ellos se refriere ni en cuáles párrafos están, pues no contra argumenta nada en su respuesta, ni mucho menos, se refiere a la debilidad (según él) de alguno de ellos. Lo que sí creo es que la negativa a responder a una argumentación tan débil, como dice que es la mía, lo que demuestra es una inconsistencia con el propio espíritu de tu grupo. Yo creí que la idea del grupo consistía en someter a crítica a las diferentes posturas en relación a lo que hay qué hacer en esta etapa de la revolución, después de la muerte del Comandante Chávez, cuando se ha incrementado la guerra económica, política, propagandística y militar contra el gobierno por parte del sector empresarial, y de la burguesía financiera, y en general, por parte de la Lumpenburguesía pro imperialista, de la cual Felipe Pérez es uno de sus intelectuales orgánicos.

Debo aclarar nuevamente para quienes no hayan leído los libros del autor del término, que el término de lumpenburguesía no es mío, lo acuñó el economista y sociólogo neomarxista alemán André Gunder Franck, en su libro Lumpen Burguesía Lumpen Proletario, quien fue uno de los camaradas revolucionarios que participó desde los primeros años de la década del 60, hasta su muerte en abril 2013, cuando se generó una rica discusión sobre la reinterpretación de la realidad económica Latinoamericana, resultando de ella uno de los grandes aportes teóricos sobre la estructura económica de los países dependientes del imperialismo, para las luchas políticas de los pueblos Latinoamericanos por  su verdadera independencia, como lo señalaba el Che.

Sigue diciendo Felipe Pérez:

Si nuestra respuesta fue devastadora (como lo creo), una respuesta a esto lo mandaría a la  tumba, directamente, pues tiene errores casi en cada párrafo, por decir lo menos.

La respuesta  de Felipe tal vez fue devastadora, pero no para mis argumentos, pues no se refiere a ellos, no podrían ustedes decir que contra argumentaron, pues no mencionan mis argumentos, fue más bien una reiteración de los de Felipe Pérez, pues, seguramente pensó que exponer sus argumentos, su luz que ilumina, por contraste, los demás se opacan y ocupan el lugar de las sombras. Sobre todo no responde a un argumento central, esencial en esta controversia, que fue el que me motivó a responder a sus argumentos justificatorios de la violencia ejercida por la burguesía en el Golpe de Estado del 2002, y en el Bloqueo Naval y Sabotaje petrolero, encubiertos con un supuesto paro cívico, -período en el cual fue ministro- y además, la justificación, por extensión argumental, de la violencia de los días 15, 16 y 17 de abril de 2013, propiciada por el lumpenburgués Henrique Capriles Radonski y el actual proceso de desestabilización organizada por la derecha fascista a la cual Felipe Pérez  Martí justifica.

En este párrafo, que a continuación transcribo, justifica Felipe Pérez, junto a su grupo, la violencia de la burguesía contra nosotros (los que estamos consustancialmente ligados al gobierno de Hugo Chávez y al de Nicolás Maduro):

Desafortunadamente, ha sido en parte el propio gobierno, con sus políticas económicas, quien las ha estimulado [a la burguesía] a organizarse políticamente contra él, usando armas económicas equivocadas para ello. Esto se debe en mucho, además,  a la falta de una efectiva política de apertura de canales de conversación para viabilizar soluciones mutuamente satisfactorias, que son perfectamente posibles, e imprescindibles,...

Y por si fuera poco hay que perdonarla: 

Pero así como debemos perdonarnos a nosotros mismos los grandes errores en materia de política económica, y las faltas de ética a todos los niveles, debemos perdonar al sector privado sus faltas, que son realmente errores, y llamarlos nuevamente, para darnos a todos una nueva oportunidad.

Por eso Felipe Pérez Martí, en su respuesta a un documento del grupo Marea Socialista de 20 de octubre de 2013, como cordero enardecido declara:

A quien hay que meter preso por este inmenso crimen contra el pueblo, y contra la inteligencia, es al equipo económico, y al Presidente mismo. 

Parece que sólo hay que perdonar a la burguesía

Los pasajes anteriores, fueron los que me motivaron a dar una respuesta al documento ¿Qué hacer?, o más bien, explicar a sus autores, que no fue por alguna supuesta mala política económica del Gobierno Revolucionario de Chávez, por lo que la lumpenburguesía, en alianza con el imperialismo ejecuta la guerra contra el gobierno. Creer eso es de una ingenuidad perversa, es no entender los problemas políticos derivados del uso del excedente petrolero en el desarrollo nacional; es no calibrar la importancia estratégica de la prohibición constitucional de la venta de PDVSA,  y al contrario, su uso en el pago de la deuda social. Si recordamos que fue a los tres años y cuatro meses de gobierno -en abril del 2002-, cuando nos derrocaron, sin ser aún el gobierno del Comandante antiimperialista, y mucho menos socialista, y sin que se hubiese siquiera nacionalizado la primera industria de la burguesía, si recordamos lo anterior, la afirmación del intelectual orgánico de la lumpenburguesía venezolana mencionada más arriba, según la cual, ésta usó armas equivocadas y conspiró contra el gobierno de Hugo Chávez y lo derrocó ha sido en parte (culpa) del propio gobierno, con sus políticas económicas, es una afirmación que debe ser atribuida a una ignorancia de lo que configuró los hechos en la escena nacional e internacional, e incluso de su cronología, del desarrollo ideológico-político del Proceso Revolucionario dirigido por Hugo Chávez; lo cual es inexplicable, si quien lo afirma pretende dar lecciones de historia, de política y de economía, al enjuiciar con tan poco uso de juicio, el proceso más importante desarrollado en Venezuela desde la liberación del imperio Español, pues debería saber Felipe Pérez, que fue ministro, que nuestro proceso revolucionario es, al igual que el comenzado en 1810, un enfrentamiento con un imperio, en este caso, el que tiene su centro en los Estados unidos de Norteamérica, por lo que sus afirmaciones son a todas luces, ser privadas de sentido, pues, no existía aún una política económica del gobierno como las que según Pérez, justificarían un golpe de estado, no había aún, la instauración, como política de estado malas políticas económicas, PDVSA seguía en manos de la megabanda petrolera subalterna del capital petrolero internacional. Sólo se nombró una nueva junta directiva que comenzaría a cambiar la relación de la industria con el Estado. En esto consistió, en los hechos, la causa fundamental que estimuló a la lumpenburguesía venezolana a ejecutar un golpe contra el gobierno bolivariano.  Se comenzaron a lesionar sus intereses vitales: perder el control del excedente petrolero, motor de la economía venezolana que estuvieron manejando a su antojo hasta el 2002. Para ese año de cada 100 dólares, 20 eran para el Estado y 80 para la industria.

Tampoco debe ser olvidado que el primer intento de golpe fue el 6 de diciembre de 1998, como lo recordó el Comandante Chávez, en el programa resumen de aló Presidente, del domingo 26 de febrero y yo lo expuse así:

En el campo político y militar, la guerra contrarrevolucionaria ha sido: golpe de estado, sabotaje petrolero, y sabotaje económico, guarimbas y referendo falsificando firmas. Toda esta guerra ha sido organizada, planificada y ejecutada por los empresarios de Fedecámaras, Conindustria y Consecomercio, y financiada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica. Comenzó como acción político-militar, el día 6 de diciembre de 1998, cuando hubo el primer intento de golpe de estado contra el candidato Chávez, que había vencido en las elecciones, y fue dirigido por el general Rubén Rojas Pérez, yerno del presidente Rafael Caldera. En consecuencia, no fue por culpa de la mala política económica del gobierno, como dicen los economistas académicos de la Quinta Columna Ideológica, que son los Intelectuales orgánicos de la Lumpenburguesía proimperialista.

  • El Comandante no siguió las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) -que en el contexto económico-político de 1999, marcado por una  crisis presupuestaria-, debía haber continuado, o se esperaba que continuara, de haber sido Chávez, un político o un economista con un pensamiento funcional a los intereses de la lumpenburguesía. Es decir, si hubiese sido un economista racional y con la teoría sensata aplicaría las políticas del FMI porque ese es el recetario universal. Éste propone 1. Crecimiento equilibrado del comercio exterior; o sea, auspicio de la estabilidad cambiaria; 2. Mantenimiento de tipos de cambio al margen de depreciaciones, con fines competitivos y; 3. Corrección del desequilibrio de la balanza de pagos.  Esta receta se parece a lo que plantean siempre los economistas, pues, ellos piensan siempre, de forma espontánea, en soluciones ligadas a los intereses de la burguesía, que son el poder económico y político en toda sociedad capitalista.
  • Otro de los aspectos que desarrolló el gobierno bolivariano del Comandante Chávez, fue, a partir de su gira por los países de la OPEP, reconstruir los precios del petróleo, que era su objetivo, mediante la convocatoria de la Segunda Cumbre de la Organización, que se realizó exitosamente en Caracas el año 2000; reunión convocada en virtud de la visión estratégica de Chávez, pues los precios estaban deteriorados por la política pro imperialista de la Mega Banda delincuencial petrolera de PDVSA (su meritocracia).

LA ALIANZA DE CLASES CONTRA EL PUEBLO Y EL GOBIERNO

  • Esta política irritó a los gringos y a la lumpenburguesía pro imperialista nacida en Venezuela, pero cuyos intereses se encuentran en los Estados Unidos, pues se interrumpieron los planes de privatización de PDVSA, y en consecuencia, los planes de expansión de los grupos Polar, de la familia Mendoza, y del grupo cuyo buque insignia es Venevisión, del que es propietario la familia Cisneros, y los de otras familias de la lumpen burguesía, cuya intención era la de invertir en la industria petrolera como socios minoritarios del capital petrolero internacional. Minoritarios pues no tienen ni la capacidad científico-tecnológica ni la capacidad financiera para insertarse en la industria petrolera en primera persona, sino que tienen que hacerlo como LumpenBurguesía ProImperialista (LBPI), es decir, dependiente de los capitales externos. 
  • Un ejemplo muy reciente de ello lo constituye la alianza de Alimentos Polar con Alimentos Pascual, que es un grupo español. Por medio de esta alianza, Alimentos Polar, para poder producir el Yogurt de larga duración, recurre a la transnacional española, porque Alimentos Polar no sabe de tecnologías para producir ese tipo de mercancía y además no posee, y en Venezuela  no se produce, la maquinaria ni los equipos para ello, la tecnología la pone el Grupo Leche Pascual, constituyéndose como el polo activo de la relación de estos capitales, esta es la típica forma en la cual los capitales venezolanas pueden acumular y expandir su capital, subordinando sus condiciones de reproducción de capital a las condiciones de reproducción del polo activo, la transnacional de la cual se hace dependiente, constituyéndose Alimentos Polar, como polo pasivo de la relación de capital en el plano internacional. 
  • De esa manera el capital transnacional imperialista va estableciendo los nexos con la burguesía venezolana y de esta manera se consolidan y se hacen coincidentes los intereses de la lumpenburguesía venezolana, en este caso el grupo cuya cabeza es Lorenzo Mendoza, y los intereses de la burguesía española en este caso representado por Carlos Pascual. Como consecuencia de esta relación se va estableciendo un dominio extranjero en el interior de nuestra economía. Estos nexos, y debemos suponer deben ser muchos más los que ignora Felipe Pérez, y el significado económico-político que tienen, son algunos de los aspectos cruciales, que el intelectual orgánico de la lumpenburguesía, ignora, por ello su único problema es el monetario y el cambiario para reducir la inflación, lograr los equilibrios macroeconómicos para crear el sano ambiente para inversión privada.

http://www.el-nacional.com/economia/Polar-Grupo-Leche-Pascual-Gurt_0_85792862.html

http://canaldenoticia.com.ve/index.php/noticias-negocios/item/7967-migurt-la-nueva-apuesta-de-alimentos-polar-en-venezuela

http://www.el-carabobeno.com/portada/articulo/72266/mi-gurt-se-consolida-en-el-mercado-venezolano

Además,

DEMANDA DE INDULAC A ALIMENTOS POLAR.

http://caracas.tsj.gov.ve/decisiones/2013/julio/2121-3-AP11-M-2013-000229-PJ0062013000278.html

MOTIVO: COMPETENCIA DESLEAL.

En esta demanda hacen mención a varias normas:

Reglamento de COVENIN en cuanto a lo que DEBE SER UN YOGURT.

http://www.sencamer.gob.ve/sencamer/normas/2393-01.pdf

MERCOSUR/GMC/RES N° 47/97 de fecha 13 de diciembre de 1997.

http://www.puntofocal.gov.ar/doc/r_gmc_47-97.pdf

  • Por otra parte, la Ley de Hidrocarburos y la Ley de Tierras del 2001, que son instrumentos necesarios para el avance de los planes nacionalistas y de desarrollo de la soberanía alimentaria, propuestas en la campaña electoral por el Polo Patriótico, contribuyeron a la irritación de los ganaderos, terratenientes, y a la burguesía periférica ligada al sector petrolero, organizada en la Cámara Petrolera de Venezuela, y los ganaderos, nucleados en FEDENAGA. Consolidando de esta manera los intereses de la Lumpen Burguesía Pro Imperialista, con los de la burguesía internacional, en una alianza de clases, financiada por el Departamento de Estado, para dar el Golpe de Estado de 2002, contra el pueblo venezolano. Estas fueron las malas políticas implementadas por el Comandante Chávez que irritaron a la LBPI y al imperialismo norteamericano, por las cuales se asociaron políticamente y actuaron equivocadamente, según las juiciosas apreciaciones de Felipe Pérez.
  • Estas políticas nacionalistas, fueron, como queda dicho, el estimulo para organizarse políticamente contra él gobierno revolucionario y no la mala política económica como dicen los economistas académicos autores de ¿Qué hacer? No fue ninguna mala política económica pro capitalista, neokeynesiana o neoclásica, lo que impulsarían a la burguesía venezolana a derrocar a un gobierno legal, legítimo y democrático, porque estas siempre la favorecen como en las épocas de Pérez o de Caldera. Aquellas son políticas burguesistas, ni siquiera populistas, y nunca, socialistas. Sólo se organizaron por la política de transformación social que se quería y se quiere desarrollar, aplicando el excedente petrolero para lograr el pago de la deuda social y la transformación revolucionaria del país.
  • Sí, el centro del asunto es el excedente petrolero, el cual, antes del gobierno de Chávez retornaba al exterior vía contratos de servicio, y les llegaba a los bolsillos de Lumpen-Burguesía Pro-Imperialista venezolana, de la cual los de ¿Qué Hacer? son sus aliados subalternos. De tal manera que lo que los académicos  de la lumpen burguesía, imputan a falta de teoría y de técnica económica, es una política de transformación social, con otros fines, que son, el desarrollo autónomo de la nación y el desarrollo humano, y luego, la conservación de la naturaleza, y no la optimización del factor capital que es el objetivo básico de la política económica que se desprende de esa teoría, aunque se disfrace de humanista o bolivariana.

 http://www.aporrea.org/actualidad/a168438.html

EL PROBLEMA DE LA REALIDAD VENEZOLANA

Y sigue diciendo Pérez refiriéndose a mí:

Por ejemplo, según se deriva de mi lectura y las conversaciones con los compañeros, parece creer que si no se es marxista, no se es revolucionario;

No, no es como lo dice Pérez. A ver: Es cierto, totalmente cierto, que no se necesita ser marxista  para ser revolucionario, pero lo que es igualmente cierto, y de lo que estamos seguros es lo siguientedesde la Teoría Neoclásica no se puede hacer, ni siquiera, una interpretación de la realidad económica venezolana, y menos en un período de cambio y transformación como el que está ocurriendo en Venezuela. Esta insuficiencia de la teoría neoclásica y sus derivados, fue precisamente, uno de los aspectos que indujo a un numeroso grupo de economistas, filósofos, sociólogos, antropólogos, psiquiatras, sicólogos, historiadores, etc. de todos los países latinoamericanos, incluyendo a Venezuela, a reinterpretar la realidad latinoamericana utilizando otras perspectivas teóricas.

Esta reflexión de latinoamericanos sobre Latinoamérica, se unificó con  Raúl Prebisch y la CEPAL  al final de la década de los 40s, en 1948 para ser precisos. En Venezuela, teóricos como Salvador de la Plaza y otros venezolanos, habían comenzado, a principios del siglo XX, a dar pasos en el sentido de reinterpretar la realidad venezolana, tomando como centro, la intromisión del las compañías petroleras como actores fundamentales en la dirección del proceso hacia el subdesarrollo y estancamiento de la economía venezolana. Esta distorsión temprana del desarrollo de la sociedad venezolana, fue lo que hizo imposible explicarlo bajo la teoría neoclásica en ninguna de sus variantes.

La discusión continuada, luego bajo los auspicios de la CEPAL, generó un cuerpo analítico específico aplicable a condiciones históricas propias de la periferia latinoamericana, el cual, ustedes los del grupo ¿Qué hacer?, ni siquiera se han preocupado en saber de su existencia y mucho menos de incorporarlo a su instrumental analítico, o bien, lo han subestimado, por tratarse de teorías surgidas como reflexiones sobre la estructura de las naciones  dependientes, y no, sobre la estructura y el comportamiento económico de las naciones triunfantes del capitalismo, es decir, sobre el capitalismo en su versión imperialista, el cual  produce como segregación necesaria, el grupo de naciones dependientes de las primeras para reproducir su vida material, institucional y cultural, y para la expansión cualitativa y cuantitativa de sus técnicas, y para su gestión política.

La formación de los actuales economistas de las naciones del Sur, entre ellos Felipe Pérez, se concibe siempre, dentro del resultado final del proceso de la derrota del movimiento revolucionario, cuyos postulados o fundamentos básicos estaban centrados en la lucha antiimperialista, una de cuyas teorías más explicativas y vitales fue aquella teoría de la dependencia del imperialismo de las naciones del Sur, y cuya conclusión fue la afirmación de que el socialismo es la única salida para lograr su desarrolloque tenían las sociedades latinoamericanas y sus pueblos, como periferias del capitalismo. Tales teorías interpretaron, de la forma más ajustada a la realidad, la historia económica y política de Latinoamérica. 

La justeza política y ética de la revolución bolivariana reside en que es un movimiento social, político, económico, cultural y civilizatorio, y de integración de los pueblos de la antigua Abia Yala, en contra de la dominación imperialista que dura ya varios siglos, y que desde el siglo XX es contra el domino de los Estados Unidos de Norteamérica. De ahí, también, el carácter subversivo de esta teoría de la dependencia.

En el Libro ¿Por qué Luchamos? de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN-Venezuela) brazo armado del movimiento revolucionario de principios de la década de los años 60, escrito por el Comandante Pedro Perucho Medina Silva y el Teniente Nicolás Hurtado Barrios, asesinado vilmente por los órganos represivos de la Dictadura democrática burguesa Puntofijista, y que fue escrito en 1963 podemos leer lo siguiente:

El concepto de país subdesarrollado es tomado por nuestro enemigo histórico imperialismo monopolista  y explotador con un carácter de obligatoriedad, es decir, que le brinde materias primas, mano de obra y mercado para hacer la sangría de nuestro pueblo en el menor tiempo posible; en este sentido nos tomen como súbditos  - bajo la forma de neocolonialismo incapaces de desarrollarnos mas allá del primitivismo económico en que nos consideran. El hecho de que subsistan diversas formas de producción sin que le pueblo eleve su nivel de vida y la nación obtenga el grado de industrialización  que requiere, condicionan a Venezuela como colonia dependiente del imperialismo Yanqui.

Como se desprende de la lectura, ya para el año 1963, la teoría de la dependencia formaba parte del instrumental teórico, con el cual se fundamentaba la necesidad de una transformación revolucionaria y una lucha por la liberación nacional, que conduciría irremediablemente a la construcción del socialismo como única salida del subdesarrollo, del atraso y de la dependencia.

Derrotado el movimiento insurreccional en América latina, este instrumental teórico fue expulsado de los estudios académicos de las universidades latinoamericanas y con él, el estudio del desarrollo y el subdesarrollo como aspectos contradictorios de una misma historia del desarrollo global del capitalismo, sin el cual, lo que se habla como discurso económico será siempre desde la perspectiva del capitalismo, visto en positivo. Recordando que, el alma teórica de la dependencia, sobretodo, y con más razón en el siglo XXI es el pensamiento crítico de la economía desarrollado por Karl Marx.

Tal vez sea por eso, que cuando se busca el pensamiento cepalino y de la dependencia, son escasas las referencias, circunscritas cuando mucho a la tesis de grado, sobre el deterioro de los términos del intercambio y a la tesis estructuralista de la inflación. Esa ausencia lleva algunas veces a desconocer la fuerza explicativa de ese cuerpo analítico. Como ejemplo de esa fuerza explicativa podemos mostrar el estudio que realizó el Centro de Estudios del Desarrollo de la Universidad Central de Venezuela, CENDES, cuyo resultado fue publicado bajo el nombre de Crisis de la Democracia y Análisis en Exploración y en Síntesis. Esta investigación arrojó una nueva reinterpretación de la realidad venezolana y fue dirigida por el Prof. Dr. José Agustín Silva Michelena.

En la investigación del CENDES, Crisis de la Democracia(1970) en sus página 22,23,  se señala que los integrantes de esta nueva élite gobernante no podían cambiar al país hacia una economía capitalista independiente y nacional, pues no tenían ni la cultura necesaria y eran muy débiles económicamente, tal es así, que se instala, sin competencia nacional, el enclave petrolero que desplaza a la burguesía nacional. Estas eran las condiciones casi perfectas para que se estableciera sin competencia alguna, una economía de enclave, con una explotación cuya complejidad tecnológica y volumen de capital estaba muy por encima de lo que los capitalistas criollos podrían siquiera imaginar.

En estas circunstancias, se acomete el proceso de sustitución de importaciones. Los empresarios venezolanos, en la medida en que avanzaba el proceso de  sustitución de importaciones, son menos venezolanos y menos fuertes. Menos venezolanos porque es una tendencia clara que la industrialización se hará con mayor participación de las grandes corporaciones norteamericanas, ya que la burguesía venezolana,..., no tiene la capacidad técnica, ni el espíritu empresarial, ni el nacionalismo suficiente como para capitanear el proceso de industrialización que se hace tecnológicamente más complejo. En consecuencia, se está iniciando la caída hacia la desnacionalización..., en una primera fase los capitalistas se combinarían con los grandes monopolios norteamericanos, quienes rápidamente, pasarían a dirigir el proceso y a absorber así todas las industrias livianas, como por ejemplo, las industrias del tabaco, ron, alimentos, etc. Las industrias más complejas (intermedias y pesadas) se establecen acudiendo a fórmulas mixtas, según las cuales habrá participación paritaria del Estado y de los monopolios norteamericanos; probablemente la burguesía permanecerá al margen de este proceso.  En una etapa ulterior es posible que el estado venda todo el complejo industrial, uno a uno a las grandes empresas extranjeras. La gran burguesía venezolana, mientras tanto se replegaría a sectores más lucrativos (financiero, comercio especulación de tierras urbanas, ect.) y colocaría sus ganancias en el mercado de Nueva York o en los bancos extranjeros. Solo  les faltó mencionarel 27 de febrero de 1989 en su capacidad predictiva.

LAS INFERENCIAS Y LOS ERRORES MIOS Y DE MARX NUNCA MOSTRADOS

Sigue diciendo sobre loserrores:

una respuesta a esto lo mandaría a la tumba, directamente, pues tiene errores casi en cada párrafo, por decir lo menos

Y cita como ejemplos, inventos suyos, presentados como opiniones mías, nada  dicho por mí, es decir, inventos suyos, inferidos por su mente con la intención de difamarme:

 que Marx no cometió errores (como que la revolución vendría de los países más avanzados, y que sería prácticamente de todos ellos);

...que Marx no cometió errores,

como lo que coloca entre paréntesis,que tampoco lo dijo Marx, pero como Pérez no conoce Marx, repite la vulgatanunca lo he dicho yo, es una fantasiosa inferencia de Felipe Pérez, quién se toma la libertad y el derecho de inventar lo que según él, yo podría decir, y al hacerlo inventa un disparate que puede ser revertido contra él mismo, de la siguiente forma: es Felipe Pérez quien cree que no comete errores, prueba de ello, es que durante todo el proceso de discusiones dentro del grupo ¿Qué Hacer?, desde junio del 2013,no discute ninguna de las opiniones verdaderamente adversas a su punto de vista, que está instalado dentro de las teorías económicas neoclásicas, que son las que le formaron su mente, y con las cuales él enfoca de manera espontánea el mundo real cuando quiere explicarlo: Cada vez que yo objeté sus opiniones teóricas, su procedimiento estándar fue siempre el mismo: no referirse a ellos, sino volver a repetir los suyos, lo quesignifica su desprecio por laconfrontación de opiniones, sobre todo si les son adversas

Por otra parte, lo de la revolución en todos los países avanzados, muestra sólo que Marx generalizaba desde las tendencias del capitalismo existente a concentrar la riqueza con el consiguiente despojo de las clases trabajadoras, y elaboraba un juicio basado en su concepción de la lucha de clases a nivel internacional, y tal opinión de Marx, falsada por los acontecimientos muestra, entre otras cosas que hablaba sobre el mundo real, pero tal proyección, podría ser contrapuesta, a la imposibilidad de falsar el planteamiento de Felipe Pérez, cuando propone un estado Comunal Mundial, como propuesta con ínfulas de ser adoptado por todos los países del mundo, y al dirigir su ¿Qué hacer?, a todos los ciudadanos del mundo, como su propuesta de reorganización mundial de la economía y de la sociedad, sin percatarse de a quienes se le propone, y su forma de propuesta, hecha sobre la base de lo que él considera como lo racional frente a la irracionalidad de la realidad, sin pasarse por la consideración de las fuerzas que dominan la economía y la política a nivel mundial, es decir, su propuesta sólo puede ser tomada en consideración, bajo el lema neoclásico:

Supongamos que la realidad no existe,

Con lo que se salva de cualquier objeción.

Por lo demás, todo esto fue un lugar común en los finales de la década de los 60s, cuando se desarrolló la división en Venezuela del movimiento revolucionario, y siguieron las críticas al marxismo representado en la URSS, que habían comenzado en 1963, en la propia URSS, y se trasladaron a Cuba y al resto del movimiento comunista internacional. Además estaba en pleno apogeo la discusión sobre el desarrollo y el subdesarrollo.

que serían violentas; (las revoluciones) 

Aún cuando no he dicho nada de eso (Felipe Pérez debe citarme donde digo lo que me atribuye), lo que sí es cierto es que la revolución bolivariana ha demostrado que es desde la burguesía desde donde siempre ha partido la violencia, como lo hemos vivido desde el 6 de diciembre en Venezuela, los últimos días de febrero del 2014; y para el 14 de febrero llevan llevan 3 muertos y más de 70 heridos, producto de las malas políticas económicas como dice Felipe Pérez; recordemos el 27 de febrero de 1998; en 1973 tumbaron a Allende porque prometió una sociedad socialista por la vía pacífica. Lo que existe es la violencia de la opresión. Es por eso que decía Marx que la violencia era la partera de la historia. 

El capitalismo ha ejercitado la violencia desde la propia existencia del trabajo asalariado, principio despótico de la relación de capital, y desde que derribó las instituciones feudales. La aplicó, y la sigue aplicando en estos 14 años de revolución, nos derrocaron, no por la mala política económica como dice Felipe Pérez, sino por intentar poner el petróleo al servicio del desarrollo nacional.

Este sí que es un error de ustedes, y muy peligroso. Es el error de creer que fue por una equivocada política económica que la lumpen burguesía pro imperialista dio el golpe contra Chávez. Ese error de apreciación teórica y política, es una justificación vergonzante del Golpe de Estado, del paro petrolero y de los asesinatos de Capriles, y la violencia desatada hoy en día por los grupos fascistas capitaneados por Leopoldo López protegido por el gobierno norteamericano como lo expreso hoy el presidente Nicolás Maduro. Sin embargo, ni siquiera es un error como ustedes lo enuncian. La verdad parece ser que Felipe Pérez y su grupo estaban y están irritados por las políticas nacionalistas y anti burguesas y anti imperialistas del gobierno de Chávez y por ello estuvieron de acuerdo en la rebelión de la burguesía y con la subversión, aunque critican que fue hecha con armas equivocadas.

que consistirían en control de los obreros del aparato del estado, sin otras posibilidades de transición, que sería eficiente, etc., 

Tampoco dije nada al respecto. Como lo anterior, esta es también una inferencia violenta y arbitraria de Felipe Pérez: degrada deliberadamente mi discurso para poder argumentar sobre disparates inventados por él. Respondo: Con la teoría neoclásica, aplicada a Venezuela, lo que se quiere justificar es la persistencia en el estancamiento y el subdesarrollo, con una supuesta transición al socialismo, que es lo que ustedes plantean en el documento ¿Qué hacer?, y tal transición, la argumentan desde la ignorancia con la que tratan la realidad política, social y económica venezolana: Ustedes se quedan en la ilusión monetarista y, desde ella, se ilusionan con una transición al socialismo sin política, sin lucha de clases, sin plantear el conflicto histórico de Venezuela, como una formación histórico social, singular, no asimilable o no interpretable con la camisa de fuerza de la economía neoclásica, por lo que proponen en su documento  no es otra cosa que más capitalismo, y la comuna que propugnan, debe competir con las empresas capitalistas, como todos sabemos, inconmensurablemente más fuertes en ciencia y tecnologías, siempre proporcionada por las empresas transnacionales asociadas a ellas como la alianza entre Alimentos Polar y Leche Pascual para fabricar el yogurt de larga duración Migurt, como lo expliqué. El patrimonio financiero, es aportado por el valor de retorno de la exportación petrolera, ya que todos los dólares necesarios para la inversión son comprados al Estado a 6,30 y no son producto de sus exportaciones, por lo que a la pregunta ¿Quién triunfará?, la respuesta será siempre: las más fuertes, no las mejores ni las más justas, ni las que protejan más a los trabajadores o a la naturaleza, sino a las más eficientes en la apropiación de dólares producto de la exportación de petróleo del Estado venezolano, única forma de la acumulación de capital de la lumpenburguesía venezolana. Lo que resulta es que ¿Qué hacer?, es la exhibición del mejor maquillaje con el que la lumpenburguesía proimperialista cuenta para engañar al pueblo venezolano, pues no hace otra cosa que ocultar su verdadera posición ideológica y política.

Y finaliza diciendo en cuanto a errores:

Estos son errores (de Marx) por lo menos en el Manifiesto Comunista, y habría que ver con cuidado el resto); 

Es decir el pensamiento político de Marx es todo un error por eso con la teoría neoclásica construiremos el socialismo. Vaya vaya y estos son los bolivarianos revolucionarios.

Felipe Pérez está obligado a decir los que considera errores políticos contenidos en el Manifiesto Comunista.

desconoce la corriente anarquista del marxismo; tampoco he tratado nada de eso, Felipe tendría que decir las razones por las cuales, el anarquismo dentro del pensamiento marxista debe ser asumido como parte del pensamiento revolucionario, quedando tú en libertad de asumirlas o no, siempre bajo un argumento crítico, en cualquier caso. Pero esa frase parece ser más bien, un extra, que se puede traducir como: conozco también la existencia de corrientes anarquistas dentro del marxismo. Así soy yo de erudito también en Marx, más que tú.

Sucede que Marx criticó el anarquismo y cualquier corriente anarquista dentro del marxismo debe vérselas con esas críticas de Marx. Todo esto es infundado, producto de su arrogancia neoclásica. Tanto el anarquismo como el comunismo se dirigen a la aniquilación del estado; el comunismo sabe que tal aniquilación es resultado de un proceso histórico que se desarrolla en varios niveles de la sociedad y de la lucha de clases, y tal vez, esta progresividad política e histórica, los diferencia, pues el anarquismo promueve la aniquilación no bien tomado el poder del estado, que es lo que propugna Felipe Pérez, a sabiendas que tal política es un seguro para el fracaso de cualquier revolución.

Esta aquí lo dejo en la próxima entrega comentaré mas de este mensaje de la Quinta Columna Ideológica, Intelectuales Orgánicos de la Lumpen Burguesía Pro imperialista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2787 veces.



Carlos Armando Lazo


Visite el perfil de Carlos Armando Lazo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: