Lo que oculta la Carta a los soldados Venezolanos

Estimados soldados venezolanos, este es el reverso de la Carta de Felipe Pérez a los soldados venezolanos.

http://www.aporrea.org/actualidad/a234621.html

Los dos párrafos primeros que encontrará el lector, corresponden: el primero es al principio de la Carta a los soldados, el otro es de un parlamento de Felipe. Ambos revelan la enajenación religiosa y el estado de fanatismo demencial en el que se encuentra su autor. En el primero, expresa lo que él se imagina del Comandante Chávez y lo que pudo haber dicho. Lo hace después de su desaparición física. Lo ataca de una manera vil y cobarde, llena de una perversidad religiosa digna de estudio por los siquiatras y sicoanalistas. Jorge Rodríguez, en su programa "La política en el diván" lo podría hacer.

En el segundo podemos ver nítidamente, que lo que se imagina en el caso de Chávez es lo que él piensa de sí mismo.

Veamos: esta frase expresa el campo imaginario: "Me imagino que él (Comandante Chávez) con alguna frecuencia decía entre sus íntimos que el Comandante Supremo le estaba ordenando esto o aquello."

En el segundo párrafo, tomado de un parlamento de Felipe dice en relación a la carta: "Es una orden directa que he recibido, y la voy a ejecutar. Con la frente en alto, sin temor alguno. Con todo el honor y la alegría del deber cumplido." Este es el campo imaginario-religioso, el campo subjetivo donde establece una comunicación con dios que lo vive como real y lo expresa al mundo. A continuación los dos párrafos:

El Campo imaginario:

Me imagino que él con alguna frecuencia decía entre sus íntimos que el Comandante Supremo le estaba ordenando esto o aquello. En especial, cuando estaba ya de salida de este mundo terrenal, cuando seguramente diría que "el Comandante Supremo me está llamando". Si bien es cierto que la soberbia lo fue envolviendo y cegando con el tiempo, él jamás hubiera estado de acuerdo en ser llamado de esa manera, por la sencilla razón de que sabía que nunca podía tomar el sitio que le correspondía a Dios, de quien era realmente devoto. Pero como ustedes saben, seguro que la caterva de aduladores que siempre lo rodearon, en algún momento empezaron a llamarlo así, aún en vida, y sobre todo después de su muerte. Con fines utilitarios, estoy seguro, para usar su imagen en favor propio.

El campo Imaginario vivido como real y expresado al mundo:

A Gerardo, sí por favor, difundámoslo (la carta) en esos círculos cuando hagamos las correcciones de rigor. Me imagino realmente que si me detienen por esto, por hablarle a mis hermanos soldados para defenderlos, pues es posible que también reaccionen. Pero no lo hago contando con eso. Lo hago contando con la protección de mi Comandante Supremo. Es una orden directa que he recibido, y la voy a ejecutar. Con la frente en alto, sin temor alguno. Con todo el honor y la alegría del deber cumplido.

De la determinación del enemigo del pueblo:

En principio los enemigos son, es bueno dejarlo explícito, la mentira, la manipulación, la injusticia, la explotación, la segregación, la exclusión y la esclavización humana y de la naturaleza, es decir, todo lo que nos llevó la clase empresarial parásita, y los partidos AD y COPEI y los IESA Boy´s, en los últimos 10 años a través de las políticas del consenso de Washington que nos aplicaron después de 3000 muertos de nuestro pueblo, justificadas por esos mismos economistas que hoy nuevamente proponen las medidas del consenso de Washington.

Situación económica actual y sus remedios.

  1. Para ver qué país, y qué gente es a la que defendemos con nuestras armas, veamos muy brevemente, en un lenguaje llano y resumido, cuáles son los problemas económicos y cómo se resuelven. No hace falta entrar en el detalle de todas las cifras para darse cuenta de que el diagnóstico es de un país cercano a la muerte, en un sentido muy real: los empresarios se han dedicado a producir sólo las presentaciones, de tamaño grande, para los restaurantes hoteles grandes cadenas de distribución privadas como, Central Madeirense, Luvebras en los mercados municipales y otras cadenas privadas, generando apariencia de escasez, de las presentaciones domésticas, porque no es escasez, no existen esas presentaciones, no las producen, como vemos, la escasez es un fetiche el cual toma el lugar del proceso de trabajo. Es el reverso del proceso de trabajo. De igual manera ocurre con el resto de los productos alimenticios y medicinas. En el caso de los insumos, los repuestos, y materias primas son importados porque los empresarios no producen ni los repuestos ni los insumos para su propia producción empresarial, no hay en Venezuela empresarios que produzcan bienes intermedios y mucho menos bienes de capital. Además no exportan, y el gobierno les tiene que suministrar los dólares para que puedan producir, son parásitos, porque sin los divisa morirían, es decir, quebrarían y no pudieran subsistir como empresarios. La balanza de pagos del sector privado tiene 100 años en déficit. El superávit del sector público se lo consume el sector privado, por eso es parasitario. ¿existe la empresa privada en Venezuela si es mantenida por el sector público?

  2. Toda esta situación estructural de las relaciones de producción capitalista dependiente de la ciencia y la tecnología importada, y del superávit del sector público, condiciones, que junto con la disminución brutal de los precios del barril de petróleo ha conducido a una contracción económica acentuada, la cual puede rondar del 15% al 20% a finales del año, a esto se agrega que el déficit estructural de la balanza de pagos en cuenta corriente del ineficiente y parásito sector privado, conduce a una presión deficitaria de la balanza de pagos consolidada. Esto origina un incremento de la violencia de la burguesía contra el gobierno por el control del superávit del sector público. El incremento de los precios especulativos por parte de los empresarios utilizando el precio del Dólar Today para fijar los precios de la economía, han desatado una Inflación galopante, que puede llegar entre 700% y 1000%. La política de infiltración de los para-militares y su alianza con las bandas delictivas han provocado los altísimos niveles de inseguridad y caos, estas bandas asociadas a voceros y militantes de la oposición han producido saqueos que intentan hacerlos frecuentes, estimulando pequeñas protestas que aparentan ser espontáneas por comida y falta de servicios públicos, intentando sin conseguirlo, sembrar una semilla para provocar una erupción de violencia generalizada. Los empresarios nos están sometiendo al hambre, a enfermedades, a muertes perfectamente evitables si los empresarios produjeran los medicamentos de manera eficiente y si las transnacionales de la industria farmacéutica internacional, de las cuales dependen estos empresarios no nos estuvieran bloqueando, intentando con todo esto regresar a la situación del año 1989, con una pobreza de ingresos y deterioro de los medios de vida que en aquella época llegó al 80% de la población, como lo señala el VIII Plan de la Nación "el Gran Viraje," todo lo cual hace pensar en una posible africanización de nuestro país, como lo éramos en los últimas dos décadas de la IV República, y por fin, lograr el estallido social y derrocar el Estado Democrático Social de Derecho y de Justicia, que es la esperanza de los economistas neoclásicos, Fridmanianos, nunca keynesianos.

  3. Paradójicamente, la solución no es económica, es política y no es técnicamente sencilla. Y para eso, veamos las cosas más importantes del asunto: el déficit fiscal ha estado por seis años en más de 10% del PIB, llegando a cifras de 18%. Algo inaudito, realmente es porque los empresarios no pagan impuesto sobre la renta. El Dr. Miguel "Paquetico" Rodríguez, (el Pol Pot de la economía Venezolana, creo las condiciones para el genocidio de 3000 muertos, porque el de Chile fue Milton Friedman, con más de 3000 desaparecidos, para aplicar su paquetico monetarista), en la reforma fiscal del 92 les disminuyó el ISLR del 55% al 34 %, desfinanciando el presupuesto del Estado, obligando a establecer el IVA para que los que vivimos del trabajo, paguemos lo que dejaron de pagar los empresarios, los trabajadores deben financiar el Estado capitalista, no los empresarios, el capital no debe financiar el Estado. Máxima de los economistas burgueses. "Normalmente cierras esa brecha entre gastos e ingresos bajando los gastos, subiendo los impuestos, o incrementando la deuda. Como la posibilidad de deuda externa está bloqueada, y el gobierno no ha bajado los gastos, (ha mantenido la política social como factor de primer orden a importancia), la brecha, en términos reales, se ha cerrado con una subida de los impuestos. Se trata del impuesto inflacionario. Más del 80% de esa brecha se ha estado monetizando," dicen los economistas burgueses, según la interpretación monetarista, leamos como explica el impuesto inflacionario para echarle la culpa al gobierno: "El gobierno ha estado imprimiendo dinero, que es básicamente papel. Lo ha dado a la población en contraprestación de bienes y servicios, y eso ha generado inflación. En otras palabras, el gobierno ha tomado de la gente su producción y su trabajo, a cambio de papeles con cada vez menos valor. Y la gente se ha quedado con esos papeles que compran cada vez menos bienes (pues los vendedores de productos y servicios a los que hay que inducir a aceptar esos papeles a cambio, quieren conservar el valor real de su riqueza, por lo que piden más papeles devaluados por ellos; y en eso consiste la inflación)."

En primer lugar, los vendedores de productos y servicios, son los capitalistas dueños de los medios de producción, a los que no hay que inducir a aceptar esos papeles a cambio. Los empresarios, como quieren conservar el valor real de su riqueza, debido a la inflación que ellos mismos provocan al aumentar los precios en forma especulativa, para incrementar sus beneficios y su riqueza (aumento de precios, según el autor, = pedir más papeles devaluados por parte de los dueños de las empresas, y en eso consiste la inflación), la inflación es el aumento de precios por parte de los dueños de los medios de producción según ha expuesto Felipe, lo cual obliga al BCV a emitir más dinero, en eso consiste, lo que los economistas burgueses llaman, el impuesto inflacionario que lo cobran directamente los empresarios, según acabamos de constatar.

La inflación es otro fetiche que toma el lugar de la voracidad especulativa de los empresarios que quieren vender la máxima cantidad de productos al máximo precio posible. La racionalidad de la oferta, que en condiciones de oligopolio o posición de dominio sobre el mercado, como es la economía venezolana, no induce sino que obligan a los trabajadores a comprar a los precios especulativos que ellos fijan, si no se mueren de hambre, el poder despótico y dictatorial de la clase empresarial sobre la población trabajadora se mide por el tamaño de las colas, utilizando el acaparamiento para generar escasez y justificar el aumento de precios. Tomando también el trabajo. Transfiriendo casi todo el salario de los trabajadores, a sus beneficios y bolsillos. Como vemos el impuesto inflacionario es la acción de los empresarios para empobrecer a la población, aumentando sus beneficios, única manera de enriquecerse. El triunfo de la burguesía se mide por la cantidad de pobres que generan. En otras palabras, los empresarios han tomado de la gente su trabajo y además los productos del trabajo de los obreros que son los que producen en forma directa. El impuesto inflacionario no es del gobierno, es de los empresarios a través del incremento de los precios de sus productos elaborados por los obreros a los cuales les pagan un salario que no les alcanza para cubrir sus necesidades básicas, transfiriendo dinero de los salarios a los beneficios especulativos de los empresarios, ese es el verdadero impuesto de los empresarios, en un proceso de sobre explotación de la mano de obra. Y además devalúan la moneda con esos incrementos de precios especulativos. Ellos son los que provocan las devaluaciones, para incrementar su riqueza en bolívares, ya que abaratan todos sus costos en bolívares. Porque ellos tienen más 350.000 millones de dólares en el resto del mundo. En consecuencia, no es verdad que el gobierno ha tomado de la gente su producción y su trabajo, a cambio de papeles con cada vez menos valor. Son los empresarios. La Inflación es especulación como nos enseñó el Comandante Chávez.

  1. Pero ¿por qué los empresarios aliados con la burguesía imperialista han puesto a pagar ese tremendo sacrificio a la gente? veamos. Si quisiéramos tener solvencia fiscal (cuentas fiscales balanceadas en el largo plazo, sostenibles, es decir 1° medida del Consenso de Washington, CW, 1989), podríamos hacer varias cosas. El ejercicio onanístico continúa: "Imaginémonos que eliminamos el control de cambios, subimos el precio de la gasolina para evitar el contrabando a Colombia, (precio del litro de gasolina en Colombia $ 0.69 promedio junio-octubre, Bs 452 el litro dólar SIMADI), y demás países fronterizos, dejamos de regalar petróleo a algunos países, incluyendo Cuba, dejamos de hacer importaciones públicas y repartir la comida a través de las redes de distribución pública (Mercal, Pdval, CLAP). Con esto, y con el ajuste de precios de electricidad, agua, teléfono, el fisco obtiene alrededor de 14% puntos del PIB. Ahora, dada una contracción brutal del gasto real del gobierno en la primera mitad del año, el déficit se ha reducido a niveles de alrededor de 6% a 8% del PIB." Todos estos cálculos corresponden a un campo imaginario. Es irresponsable, lo que plantean. Empobrecer a la población para favorecer a la lumpen burguesía venezolana y a las grandes transnacionales, sobre todo las norteamericanas.

  1. Estas medidas las aplicó Carlos Andrés Pérez II y dio como resultado la rebelión del 27 de febrero de 1989. Se trata de desmontar el Estado Social de Derecho y de Justicia consagrado en la constitución. 1.) Al eliminar el convenio petrolero con Cuba, se cancela la contrapartida de parte del convenio, misión barrio adentro y toda la colaboración de Cuba con Venezuela en materia de salud, misión milagro, etc., se trata de privatizar nuevamente la salud. 2.) Privatizar la distribución de alimentos del Estado; 3.) descapitalizar el país al eliminar el control de cambio; 4.) Elevar todos los precios de los servicios públicos, con esto, según el autor en su ejercicio imaginario modelístico, el fisco obtiene alrededor de 14% puntos del PIB. Ahora, dada una contracción brutal del gasto de financiamiento a la política social del gobierno, en la primera mitad del año, el déficit se ha reducido a niveles de alrededor de 6% a 8% del PIB." Este irresponsable habla como si fuera verdad ni siquiera dice el déficit estimado será del 6% al 8% del PIB, no, él dice: el déficit se ha reducido de alrededor de 6% a 8% del PIB, es la verdad de la revelación divina. Esta es precisamente la respuesta técnica de los economistas de la burguesía y los empresarios, que conduce a la restauración el hambre y la miseria a la población trabajadora que vive del salario y regresar a las décadas los últimos 20 años de la IV república. Época de la africanización de Venezuela. Y con esto favorecer la acumulación capitalista, privada nacional e internacional.

Esta política es inaplicable en Venezuela. El pueblo venezolano no la aceptaría, y derribarían junto con el ejército patriota cualquier obstáculo que trate de imponer esa política. Recuerden el 13 de abril. En esto no caerán los soldados patriotas venezolanos, nunca traicionarán los postulados básicos de los principios de orden social del Comandante Chávez.

Veamos lo que señaló Chávez en relación a esta ficción despótica de los equilibrios macroeconómicos y que forman la espina dorsal de la constitución del 99:

http://www.imprentanacional.gob.ve/web/libros/libros/Libro-Rojo-11-2-14-fs-web.pdf

"Sincrónicamente (y sólo sincrónicamente, si se quiere viabilidad), se plantea enfrentar lo social y lo económico. Sin embargo, la AAB coloca los desequilibrios macrosociales en el primer rango de importancia y prioridad, para dejar en segundo plano a los desequilibrios macroeconómicos. ¿Cómo puede pensarse, por ejemplo, que solucionar el déficit fiscal pueda ser más urgente e importante que acabar con el hambre de millones de seres humanos?"

https://morenopcpc8.files.wordpress.com/2014/10/lo-que-washington-quiere-decir.pdf

En este artículo encontrarán la fuente del saber, de política económica burguesista, elaborada por el pensamiento económico de las instituciones imperialistas, que los economistas, pro-imperialistas ocultan y que forman la base programática de la "Quinta columna ideológica venezolana."

Lo que Washington quiere decir cuando se refiere a reformas de las políticas económicas.

Veamos lo que quiere decir Washington:

"El Washington de este artículo hace referencia tanto al Congreso de Washington y a los altos cargos de la administración, como al Washington tecnocrático de las instituciones financieras internacionales, las agencias económicas del gobierno norteamericano, el Consejo de la Reserva Federal y los grupos de expertos. El Institute for International Economics contribuyó a la codificación y propagación de diversos aspectos del consenso de Washington en su publicación Toward Renewed Economic Growth in Latin America (Balassa et al., 1986). Naturalmente, Washington no siempre practica lo que predica para los demás."

John Williamson.

  1. Disciplina fiscal: en la conferencia prevalecía la opinión de que los déficit fiscales grandes y sostenidos, constituyen una fuente primaria de dislocamiento macroeconómico que se presenta como inflación, déficit de pagos y fuga de capitales; además, un déficit presupuestario acompañado de altos niveles de inflación, socava la confianza de los inversionistas, por ello las exportaciones habían experimentado una contracción en la década de 1980, debido principalmente a los altos déficit presupuestarios derivados de la política proteccionista.

A esto responde esta política que se presenta como la tabla salvadora. Y la sabiduría de los economistas burguesistas pro-imperialistas. Se trata de calcular los impactos de la política económica que ya Washington les diseñó en favor de las inversiones extranjeras, el pago de la deuda a la banca internacional privada además de promover nuevos endeudamientos primordialmente. Este consenso es para que los economistas del subdesarrollo venezolano, encubridores de la burguesía parasitaria, les hicieran la argumentación "técnica" para que, en este caso de la carta, convencer a los soldados patriotas venezolano de que es necesario aplicar esta política económica para lograr el equilibrio fiscal y presupuestario como lo ordena el Estado Imperialista Norteamericano. Y en consecuencia derrocar al Presidente Nicolás Maduro y vender al país por 40.000 Millones de Dólares, 20.000 menos de lo que le dijo Ricardo a Lorenzo en la célebre llamada telefónica presentada a todo el país. Felipe lo dice así en su cartica:

"El nuevo endeudamiento externo necesario, sobre todo para importaciones, para capear el temporal, es de unos 40 millardos de dólares. Es un préstamo perfectamente financiable, (sobre la miseria de los trabajadores venezolanos), pues en un entorno de medias de estabilización, (del Consenso de Washington) y un equipo creíble, (de traidores pro imperialistas) es interpretado por el mercado internacional, como atractivo a precios internacionales, pues lo que hemos sufrido consiste, en términos económicos, en un shock negativo temporal." Para el capital extranjero y para la burguesía venezolana.

https://www.youtube.com/watch?v=mU7dh_J89eI. Lorenzo y Ricardo.

A esto intereses responde Felipe Pérez. La quinta columna Ideológica.

A continuación las 10 medidas de política económica del Consenso de Washington:

La agenda del Consenso de Washington abarcaba las siguientes reformas de política económica:

1. Disciplina fiscal: en la conferencia prevalecía la opinión de que los déficit fiscales grandes y sostenidos, constituyen una fuente primaria de dislocamiento macroeconómico que se presenta como inflación, déficit de pagos y fuga de capitales; además, un déficit presupuestario acompañado de altos niveles de inflación, socava la confianza de los inversionistas, por ello las exportaciones habían experimentado una contracción en la década de 1980, debido principalmente a los altos déficit presupuestarios derivados de la política proteccionista.

2. Reordenación de las prioridades del gasto público: tal reordenación se llevaría a cabo a partir del recorte al gasto público para reducir el déficit presupuestario sin recurrir a los impuestos. Los subsidios de la administración pública, principalmente a empresas paraestatales, serían los primeros perjudicados, debido a que la asignación de esos recursos se consideraba un despilfarro, la eliminación paulatina de las subvenciones permitiría asignar esos recursos en áreas estratégicas de carácter social.

3. Reforma fiscal: según las condiciones económicas de la región, una reforma fiscal debía emprenderse para ampliar la recaudación tributaria, disminuir el gasto público y, en consecuencia, remediar el déficit presupuestario. De esta manera, tener una amplia base tributaria era garantía de crecimiento.

4. Liberalización financiera: en la conferencia prevalecieron dos principios generales relativos al nivel de los tipos de interés: uno es que los tipos de interés deberían ser determinados por el mercado. El objetivo de esto es evitar la asignación inadecuada de los recursos que se deriva de la restricción del crédito por parte de los burócratas de acuerdo con criterios arbitrarios. El otro principio es que los tipos de interés reales deberían ser positivos, a fin de disuadir la evasión de capitales y, según algunos, para incrementar el ahorro. Por otro lado, Williamson opinaba que los tipos de interés deberían ser positivos, pero moderados, con objeto de estimular la inversión productiva y evitar la amenaza de una explosión de la deuda pública.

5. Tipo de cambio competitivo: se consideraba como un prerequisito para el crecimiento basado en las exportaciones. Un tipo de cambio competitivo brindaría seguridad a los negocios para invertir en las industrias de exportación. Según el Consenso de Washington, la política orientada al exterior y a la expansión de las exportaciones era necesaria para la recuperación de América Latina.

6. Liberalización del comercio: era el complemento del tipo de cambio competitivo en una política orientada al exterior. El Consenso de Washington considera que el sistema de permisos de importación es una forma de restricción particularmente contraproducente, que debería reemplazarse sin tardanza por aranceles. Asimismo, la importación de insumos necesarios para la producción de exportación debería liberalizarse inmediatamente, reconociendo a los exportadores el derecho a descuentos sobre cualquier arancel remanente sobre insumos importados. También parecía ser ampliamente aceptado que los aranceles deberían reducirse gradualmente con el tiempo.

7. Liberalización de la inversión extranjera directa: un complemento más de la política orientada al exterior. Se contemplaba que la inversión extranjera traería capital, conocimiento y experiencia, ya sea produciendo bienes necesarios para el mercado nacional o para contribuir a la expansión de exportaciones. Por otro lado, existen dos opiniones que se contraponen: la primera se manifiesta a favor de la inversión extranjera por medio de los denominados swaps, los cuales funcionan como una especie de "trueque", es decir, la inversión extranjera invierte en obligaciones del Estado, de esta manera se evita recurrir al financiamiento externo, por lo tanto, no se incrementa la deuda externa. Mientras que la segunda opinión considera que los "trueques" aumentan el déficit fiscal, pues provocan un fuerte aumento en la deuda pública interna.

8. Privatizaciones: lo que se pretendía con esta reforma era aliviar el presupuesto del gobierno a partir de la privatización de empresas paraestatales; una vez iniciado este proceso se liberarían una gran cantidad de recursos que a su vez se destinarían a áreas de carácter social. Esta reforma se convirtió en una política fuertemente impulsada y apoyada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, como una medida para impulsar el crecimiento y combatir los problemas sociales de América Latina.

9. Desregulación: los orígenes de esta reforma se remontan a las administraciones de Reagan y Carter, en Estados Unidos; se pensó en aplicarla en América Latina debido a que las economías latinoamericanas contienen una serie de regulaciones que obstaculizan la entrada de empresas nacionales y extranjeras. El proceso de desregulación está vinculado con la privatización, pues la venta de entidades paraestatales necesita la modificación de leyes y reglamentos que permitan la entrada de nuevos inversionistas y empresas nacionales y extranjeras, lo que a su vez beneficia a la inversión extranjera directa.

10. Derechos de propiedad: con esta política el cwcw pretendía crear derechos de propiedad bien asegurados, pues constituyen un pre-requisito básico para la operación eficiente de un sistema capitalista. Además, se pretendía la creación de sistemas legales, de contabilidad y regulación eficientes, para estimular el desarrollo de un sector privado eficiente.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1640 veces.



Carlos Armando Lazo


Visite el perfil de Carlos Armando Lazo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a235523.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO