Despedida de Hugo Chávez

Chávez pasó sus últimos días en el Hospital Militar de Caracas.  La cuarta operación contra el cáncer realizada en Cuba, no tuvo éxito.  Chávez tomó la decisión de regresar.  Hubo rumores en que él habría fallecido en la Habana y que las autoridades bolivarianas ocultaban el hecho.  Con muy mala intención la “información”  fue divulgada a través de las redes sociales.  Resultó imperioso poner fin a las provocaciones y a los intentos de explotar la situación en el país.

Después que ganó las elecciones del mes de octubre del 2012 él estuvo siempre dispuesto a experimentar cualquier sacrificio con tal de conservar la capacidad para trabajar y gobernar. Lo que más le preocupaba era que su trágico fin no le permitiría completar las reformas que había iniciado.  Repetidas veces le preguntó a Nicolás Maduro qué iba a hacer él cuando él ya no estuviera.  ¿Lo haría bien?  Esa es la razón por la que repetidas veces le dijo al general Adelino Ornelas, jefe del Servicio de Seguridad Presidencial, “Por favor no dejes que me muera.”

El presidente expiró luego de dos semanas de haber regresado de la Habana, el día 5 de marzo a las 16:25 horas.  Adelino Ornelas, que siempre estuvo a su lado, señaló que fue un infarto masivo al miocardio.  Tal vez se produjo por una caída aguda de la presión sobre Caracas, Chávez estaba demasiado débil para soportarla.  El Vicepresidente Maduro no logró contener las lágrimas al hablar por televisión e informar al pueblo que el Presidente había fallecido y convocarlo para su despedida con dignidad y desear que descansara en paz.

Se decretó siete días de luto.  Se suspendieron las clases en las escuelas y se decretó la ley seca.  Las Fuerzas Armadas Nacionales y la Guardia Nacional se abocaron a que la ley y el orden se mantuvieran en todo el país.  Al día siguiente, la carroza mortuoria fue acompañada por una enorme multitud que se trasladó  desde el hospital militar hasta la Academia Militar donde Chávez estudió entre 1971 y 1975.  La ceremonia funeraria oficial se realizó en el  Salón de Honor.

La procesión fue encabezada por los familiares del Presidente, por Nicolás Maduro, por el Presidente de Bolivia, Evo Morales y miembros del gabinete, todos caminando bajo el candente sol.  La carroza se desplazó durante siete horas, las calles estaban repletas de gente.  Algo como esto, una oleada de congoja humana ocurrió en la historia de América Latina en el mes de junio de 1952 durante el funeral de Eva Perón, la defensora de los pobres, la dama que implantó numerosas reformas sociales en Argentina.  En Caracas  predominó el color rojo en las calles, el color de la Revolución Bolivariana.  La militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV vino a la capital desde todos los rincones del país.  Los militantes y simpatizantes sostenían fotografías de Chávez, retratos hechos en casa, expresando gratitud por todas las cosas buenas que el Presidente ha hecho por el pueblo, voceando el grito “Chávez para siempre, la lucha sigue.” “Todos Somos Chávez.”

Las delegaciones internacionales esperaban en el Salón de Honor.  El Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Elías Jaua saludó a los huéspedes extranjeros durante la procesión ceremonial.  Los delegados representaban a 55 estados de todos los continentes, incluyendo a Cristina Elisabeth Fernández de Argentina, Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil, Rafael Correa de Ecuador, Daniel Ortega de Nicaragua, Raúl Castro, quien se detuvo por algunos momentos frente al féretro mirando fijamente el rostro de su amigo y camarada de armas venezolano.  En la práctica, todos los presidentes de centro derecha vinieron a darle la despedida.  Vinieron como amigos, solo en el último momento comenzaron a darse cuenta la tremenda amplitud de las metas que se planteó el líder bolivariano, siguiendo el ejemplo histórico de Simón Bolívar.  Chávez cumplió brillantemente con lo que se planteó a pesar de lo duro que fue.

El presidente mexicano, Peña Nieto, el presidente de Guatemala, Pérez Molina, la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla Miranda, el presidente chileno Sebastián Piñera, Ricardo Martinelli, presidente de Panamá estuvieron entre los dignatarios extranjeros y la lista es larga.

El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos rompió el orden establecido.  Él no entró directamente al Salón de Honor sino que se acercó a la valla donde se hallaban los seguidores de Chávez para estrechar sus manos.  Les dijo que él compartía su duelo.  Santos hizo mucho por normalizar las relaciones entre Venezuela y Colombia dejando atrás la política de confrontación de su predecesor Álvaro Uribe.  El presidente colombiano tiene en alta estima la contribución de Chávez para que los beligerantes en Colombia participaran en un diálogo de paz.  Muchos jefes de estado destacaron el papel excepcional desempeñado por Chávez en el lanzamiento de la integración Latinoamericana, creando alianzas tales como UNASUR, CELAC, ALBA y otras.

Para los políticos que han experimentado duros tiempos y se mantuvieron erguidos enfrentando las continuas presiones,  el siglo XXI para ellos no tuvo un solo momento inactivo.  Alexander Lukashenko, Presidente de Bielorrusia, enjugó sus lágrimas.  El Presidente iraní, Mahmud Ajmadineyad, hombre de acero y de gran decisión derramó lágrimas al expresar sus condolencias a Doña Elena Frías de Chávez, madre del difunto presidente.  Ajmadineyad ha sido un asiduo visitante de Caracas como también Chávez lo ha sido en Teherán.  El Presidente Chávez visitó trece veces Irán sin importarle las advertencias y premoniciones provenientes de Washington…

La delegación china fue encabezada por Zhang Ping, presidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo.  Él expresó las condolencias de parte del ex presidente Hu Jintao y del recientemente electo jefe de estado, Xi Jinping.  Maduro aseguró que se continuaría con la cooperación estratégica con la República Popular de China luego de las elecciones presidenciales pautadas por el 14 de abril venidero.

La delegación rusa estuvo encabezada por la vocera del Consejo de la Federación, Valentina Matviyenko, también asistió el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov y el presidente y representante especial y presidente de la compañía petrolera Rosneft, Igor Sechin, junto al Ministro de Industria y Comercio de Rusia, Denis Manturov y el presidente de Rostechonology, Sergei Chemezov.

Con anterioridad a su partida desde Moscú, el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, firmó el libro de condolencias cuando visitó la embajada de Venezuela en Moscú para rendir su tributo personal al difunto Presidente Chávez.  Expresó sus sentidas condolencias de parte de la dirección política de la Federación de Rusia y personalmente de parte del Presidente Vladimir Putin.  Señaló en su nota que Hugo Chávez era un gran hijo de su pueblo y de toda América Latina, un líder destacado de nuestro tiempo y un gran amigo de Rusia.  También señaló su confianza en que el pueblo de Venezuela estaría firme en defensa de las conquistas alcanzadas por revolución contra todos los avatares, agregando que Rusia se mantendría junto a Venezuela.

Se trata de un período de duelo para todo el país, exceptuando los sectores privilegiados del este de Caracas donde viven los ricos y la clase media alta.  Ellos constituyen el núcleo central de la oposición que no quiso reconciliarse con Chávez ni aún después de su muerte.  Aquí fue una suerte de feriado como en Miami, lugar de residencia de los emigrados de Venezuela que son adversos a la Revolución Bolivariana.

El ferrocarril subterráneo y los autobuses repletos de pueblo doliente que se trasladó a la Avenida de Los Próceres que conduce hacia la Academia Militar.  Las agencias noticiosas occidentales señalaron que había una atmósfera de duelo general, especialmente entre la gente humilde.  Unos cuantos millones deseaban decir su adiós a su líder, el valiente Comandante que les brindó la esperanza de una vida mejor para ellos y sus hijos.  Por primera vez en muchísimos años la televisión informó que las playas venezolanas estaban desiertas.  Se vio en los informes televisivos desde las playas del estado Vargas a media hora desde la capital.

Nicolás Maduro y el Ministro de la Defensa, Diego Molero depositaron sobre el féretro una réplica de la espada de Simón Bolívar que es la condecoración más alta del estado en Venezuela.  Maduro señaló  que la dirección política del país se plegaría al inmenso legado teórico dejado por Chávez,  “Propuesta para la Gestión Bolivariana Socialista, 2013-2019” como documento fundamental.  “¡La Lucha Sigue, Comandante Chávez!” exclamó Maduro al cerrar la ceremonia funeraria. “¡No olvidaremos a la extrema pobreza, a los necesitados y construiremos una gran patria!”

Primeramente el gobierno deseaba construir un mausoleo en un área del Museo de la Revolución.  Al consultar a expertos rusos y alemanes, la idea de embalsamar el cuerpo fue rechazada.  Hubo sugerencias de depositar el cuerpo de Chávez en el Panteón Nacional al lado de Simón Bolívar el Libertador y otros grandes líderes  nacionales, incluyendo presidentes, pero esto requeriría una enmienda constitucional.  Nicolás Maduro prometió que los diputados bolivarianos en la Asamblea Nacional harían todo lo posible para conseguirla.  Por ahora, se informa, que el lugar de la tumba provisoria sería discutido con los familiares.

Es importante tener presente que algunos sostienen que tanto Estados Unidos como Israel tienen alguna relación con la muerte de Chávez, ambos estarían utilizando nuevas y letales tecnologías para la neutralización de enemigos políticos.  Se espera que pronto una comisión especial sea formada con el objeto de investigar cómo Chávez contrajo la enfermedad y así mismo cómo otros presidentes latinoamericanos también han sido inoculados con cáncer.

*Traducido por Sergio R. Anacona

Nota.-  Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo, serán bienvenidos en

             editorial@strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2912 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas