Como consigna muy buena, pero como va no es

Socialismo del siglo XXI

El socialismo del siglo XXI término acuñado por Heinz Dietrich Steffan en el año de 1996 en su obra titulada con el mismo nombre, y definido muy adecuadamente por el comandante Hugo Chávez nuestro presidente, como el camino a seguir para la consecución del socialismo en nuestro país, tiene entre sus postulados la democracia participativa directa,  la cual considero a mi juicio el elemento más representativo de lo que sería un nuevo socialismo, deslastrado no solo de las trabas si no de las aberraciones propias del mal llamado socialismo real, cuyo verdadero titulo no puede ser otro que el de el de la dictadura unipersonal Estalinista y sus lamentables secuelas posteriores, que llevaron a la desaparición de la Unión Soviética y a todos los regímenes “socialistas” de la Europa del este.  Y considero a la democracia participativa y directa como el elemento más representativo del Socialismo del siglo XXI, porque precisamente la característica principal del estalinismo fue la de sustituir la consulta popular directa, por las decisiones burocráticas leales al lineamiento centralizado dictado por la cúpula gubernamental, llámese esta Stalin en sus inicios, y luego hasta Gorbachov, el elemento pinacular injertado en los más altos niveles gubernamentales, representado por el burócrata de turno salido del círculo cerrado de los antedichos altos niveles burocráticos. 

Como resultado positivo, un desarrollo capitalista de Estado, que en el caso especifico de la Unión Soviética luego de la derrota del nazismo, la llevo a competir por el primer lugar con los Estados Unidos en cuanto a influencia mundial se refiere. ¿Pero a qué precio social los logros antes nombrados? Sin lugar a dudas que el factor positivo en cuanto a la sociedad se refiere, logrado por el régimen soviético, no deja de tener una superlativa importancia, ya que antes de la segunda guerra mundial el nivel educativo y de instrucción tanto técnica como profesional de una inmensurable mayoría poblacional  en solo dos planes quinquenales transformó a aquel país desde un desarrollo agroindustrial menos que moderado durante la dinastía zarista, a un desarrollo de primera línea a partir de la dictadura estalinista, lo cual y a pesar de su derrota inicial a manos del ejército nazi en la segunda guerra mundial, sirvió no solo para recuperar el potencial de ese gran país, si no que a pesar de llevar el mayor peso de la guerra, superar masivamente a la Alemania nazi aplastando a sus ejércitos hasta la toma de Berlín, y la rendición incondicional de Alemania. 

Las horribles privaciones y la pérdida de al menos  veinte y dos millones de su población en la guerra; inicialmente como consecuencia de los errores de cálculo de Stalin y su prepotencia egolátrica (bien alimentada esta por sus seguidores más cercanos, y vendidas al pueblo soviético con una avalancha propagandística de culto y endiosamiento al líder máximo), podrían aun pasar como los efectos de la guerra de exterminio desencadenada por los nazis, pero la no consulta sobre su destino en forma directa a la sociedad organizada, es decir al pueblo soviético de a pie (pueblo este probado fehacientemente a través de múltiples avatares), no tiene nada que ver ni con el socialismo ni con el marxismo (el concepto de la praxis socialista de Marx tenía como basamento el poder popular representado por la Comuna de París), ni con cualquier tipo de revolución de corte popular, es más las decisiones sin control del pueblo sobre sus líderes, dieron pie sobre todo en la época de Stalin a los mayores crímenes y aberraciones a favor no solo de sus intereses políticos, si no para aplacar su propia paranoia de ver enemigos en todas partes. 

Pero sin ir más allá, el mismo hecho de supeditar la carrera armamentista (posterior a la derrota del nazismo), a las necesidades esenciales de la mayoría poblacional, en tanto que la casta burocrática gozaba de amplios privilegios, nos explica a los que aun soñamos con la Utopía, que sin la participación y el control popular en la toma de decisiones, el camino del socialismo se alarga debido a las desviaciones erráticas o interesadas de quienes lo lideran, es decir la medula fundamental del socialismo del siglo XXI debe tener como eje fundamental las características propias del factor humano en todo sus sentidos, y en especial referencia a quienes detentan el poder, lo cual implica un control eficaz e independiente sobre el liderazgo por parte de las masas populares organizadas, sin el cual a la postre y valga el ejemplo de Venezuela, los éxitos innegables en materia de reivindicaciones populares que se han conquistado, gracias en buena parte al liderazgo del presidente Chávez, corren el peligro de desvanecerse por motivos tales como la existencia de una verticalidad en el liderazgo, presente esta en términos generales tanto en la burocracia administrativa gubernamental, como en la jerarquía política correspondiente al nivel central al igual que la correspondiente a los niveles regionales del PSUV (exponente político máximo de este proceso de cambio que se intenta en el país). 

Cada líder o lidercito “rojo rojito”, por lo general pretende estar investido de la sabiduría y autoridad suficiente para la toma de decisiones, por lo común a espaldas de las organizaciones populares de base, esto los proyecta a descalificar como contra revolucionarios a cualquier militante que no esté de acuerdo con sus decisiones, las cuales por lo común están sesgadas hacia sus propios intereses y apetencias tanto políticas como personales, de ahí el alto índice de corrupción administrativa existente, extendiéndose dicha corrupción hacia las organizaciones de bases, o mejor dicho hacia quienes a su vez las dirigen, y estamos hablando de muchos por no decir la mayoría de los Consejos Comunales, secuestrados por Gobernadores y Alcaldes “revolucionarios”, quienes en una descarada manifestación de clientelismo colocan a sus fichas claves al frente de las mismos para así asegurarse que cualquier disidencia por parte de la población de base sea acallada o amordazada con “bozales de arepa”. 

Es además un secreto a voces el de la existencia de múltiples “mafias”, tanto a niveles centrales como locales, con probable conexiones verticales de la cúpula a la periferia, en torno a personalidades gubernamentales importantes, “mafias” que hasta ahora se toleran entre sí porque “el pastel” del ingreso petrolero es muy grande, y da para todos en tanto no haya injerencia cruzada de intereses, además de que un enfrentamiento abierto los llevaría a ponerse en evidencia ante el líder máximo del proceso quien tomaría decisiones que podría perjudicarles en forma contundente. 

Estos factores antes nombrados se ven reforzados por una parte por el alto índice de impunidad existente representado en primer lugar por la solidaridad automática, es evidente como personeros gubernamentales con denuncias a veces múltiples en la fiscalía por mal manejo de los recursos gubernamentales a su cargo, son promovidos a altos niveles de poder sin que dichas denuncias sean tomadas en cuenta, pero basta que alguno de ellos quiera o se vea obligado por circunstancias adversas a sus intereses a pasarse a la oposición, para que de inmediato se activen o aparezcan acusaciones de mal manejo de fondos y en algunos casos en forma acelerada sean juzgados y condenados por los tribunales a penas de prisión, valga el caso del general Baduel que de héroe, ministro de la defensa, y general en jefe, pasó a ser un vulgar corrupto sentenciado a ocho años de prisión, ¿es que no se habían dado cuenta de que era un corrupto cuando disfrutando de las mieles del poder, daba su conformidad tacita o directa a las decisiones que tomaba el jefe de Estado? Otro ejemplo más reciente es el caso del gobernador del Estado Monagas el “gato” Briceño, a días de haber “saltado la talanquera” a su hermano le clausuran varias emisoras de radio porque no llenaban los requisitos exigidos por Conatel, ¿es que ahora es que se dan cuenta de que esas radios violaban la legalidad exigida por el ente rector de los medios audio visuales? En cambio existe una ex gobernadora que tiene varias denuncias por corrupción introducidas en la fiscalía de la Nación y sin una respuesta en torno a las mismas, o mejor dicho luego de haber sido imputada públicamente, es promovida a altos cargos dentro del PSUV, y por parte de la Fiscalía de dicha imputación ya ni el recuerdo.

Pero es que además no solo se omite toda crítica o sanción a los corruptos dentro del poder, por los daños causados a la nación en forma individual a favor de sus bastardos intereses, si no que se trata de silenciar y se combate como saboteadores y enemigos de la revolución a los que dentro de las Empresas de Guayana por poner un ejemplo superlativo, denuncian con nombres y apellidos a quienes sabotean incluso desde el pináculo del poder la marcha productiva de dichas empresas. Las pérdidas de dichas empresas luego de un breve repunte productivo (posterior a el desplazamiento del poder de los líderes de la IV República quienes a su vez después de sus múltiples esfuerzos para la privatización total de las mismas solo lo lograron con la siderúrgica), ascienden a miles de millones de Bs F, es decir a mas de mil millones de dólares, sin que hasta ahora nadie sea inculpado, ni se tomen medidas que debieran ser  ejemplares en contra de los que han propiciado dicha perdida sustancial a la nación. El chorro de petróleo a los precios actuales atenuará la repercusión que dicha pérdida pueda tener sobre el bienestar de la población.

A la par del aberrante ejercicio contra revolucionario del poder por parte de esa dirigencia por muchos calificada como la derecha endógena, y en un contrasentido total en relación con la consecución del socialismo, es notorio su infinito temor por no decir terror a todo lo que huela a una formación ideológica popular, ya que detrás de esta saben que se encuentra la contra a sus usos y abusos del poder, y el nacimiento de nuevos liderazgos que definitivamente los desplazaría de sus posiciones hegemónicas

Los anteriores son ejemplos de los muchos que podríamos argumentar en torno a los peligros inminentes que amenazan a este proceso, peligros estos a mi criterio muchos más amenazantes que los provenientes del Imperio y de la oposición que lo representa. No es gratuito por lo tanto la animadversión de la población a lideres connotados de este proceso, por ejemplo cuando se han lanzado a las contiendas electorales perdiendo de calle con la oposición, y me equivoco al decir “se han lanzado” debiera haber dicho “cuando se lanzaron”, porque creo que a menos que el presidente Chávez los empuje no se van a atrever por su cuenta a lanzarse más, se quedarán disfrutando de sus cuotas de poder nombrados a dedo por el presidente, quien por motivos que desconozco aun cree que la lealtad hacia su persona es sinónimo de ser revolucionario.

Para finalizar estos breves comentarios y en relación a los que puedan aducir a lo contenido en este escrito (producto del contacto y la información que a diario nos inunda), solo da armas al enemigo, quiero recordarles que es la praxis contra revolucionaria desde el poder, la que contribuye a erosionar la posibilidad de la instauración de un sistema de felicidad, justicia, y equidad para todos, con sus consecuencias políticas inevitables, ya que tanto las denuncias genéricas como la presente, así como las que en forma específica y con señalamientos de presuntos responsables, surgen desde los distintos escenarios políticos administrativos sin obtener respuestas, no son más que gritos de auxilio por quienes vemos como a medida en que se deteriora la esperanza, se abre paso al retroceso para la nación, cuál sería el volver a caer en manos de los representantes del capitalismo neo liberal, y con ello el retardo por tiempo indefinido de una vuelta al camino al socialismo, pésimo ejemplo además para los que en el mundo han puesto su fe y esperanza en el éxito del camino trazado por Venezuela con su meta en el logro del socialismo del siglo XXI.

Me imagino en el supuesto de una vuelta al poder de la cuarta república, a los dirigentes “rojos rojitos” aquí de manera general señalados, ataviados con camiseticas de otro color, acusándonos a los que hoy los adversamos, ya no de contra revolucionarios, si no de subversivos a los cuales hay que perseguir por desestabilizar el nuevo orden constituido.

 arnaldocogornoc@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2222 veces.



Arnaldo Cogorno C.


Visite el perfil de Arnaldo Cogorno para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnaldo Cogorno

Arnaldo Cogorno

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a141768.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO