Socialismo científico adaptado al bolivarianismo

La tentación de cambiar la vida de la venezolana y del venezolano se introdujo en la política sin que empiece el proceso socialista, este empezó en el 2006 de manera oficial, para entonces, el chavismo como actitud influyente era ya indiscutible mas consolidada su influencia después del golpe del 2002, dejo de ser un progreso político que no cancelaba el pasado de la IV Republica por una fundación de porvenir equitativo, igualitario, para poder expresar que se transita hacia la justicia social abierta por completo a la imaginación pero sin entrar al progresismo absoluto por carecer de la potenciación de las capacidades de rendimiento de la vida productiva por no tener una industria ni seguridad alimentaria, hace que el proceso experimente rechazos.

Transitar al socialismo petrolero es un socialismo diferente del que se presupone hasta ahora, lo hace a partir del reconocimiento de este hecho, un estado de perenne inacabamiento teórico propio de las revoluciones electorales, después, el juego de conceptos ideológicos que intenta desmontar la ideología marxista y que, para ello, pensando que todo lo que es real es pensado también como algo que sirve para desmantelas las utopías por la adaptación de las necesidades a la coyuntura revolucionaria que es sustituible durante todo el tiempo del proceso, sirve para dar una apariencia más definitiva de socialismo.

De acuerdo con esa aspiración el socialismo bolivariano jamás será un proyecto inacabado más bien aglutina un conjunto de posibilidades chavistas y bolivarianas ya exploradas, actualizadas, pero, solo desde la perspectiva petrolera convirtiendo a la revolución en un proceso de un solo sentido, eso sí, dispuesta a que la aborden de todos lados para que la iluminen con luces diferentes.

El predominio teórico-práctico del chavismo, incontestable por los políticos de derecha guían al proceso con propuestas contradictorias en la política económica social, porque trata de imponer esa nueva cultura chavista sostenida en un discurso básico frente a la lógica de la masa sea que esta haya asumido el liderazgo de Chávez con las reformas impregnándola de un presupuesto que solo él es el único de ejecutarlo, ha guiado al chavismo-bolivariano entendido como una búsqueda de la emancipación colectiva para la justicia social saltando el individualismo entendido como una realización personal, grave error según mi opinión.

El individualismo siempre representara la contradicción entre lo privado y lo público entre el ahorro de energía del trabajo y la necesidad del valor mercantil, en ese caso son dos dimensiones incompatibles entre sí, pero, en la practica el individualismo es necesario para entrar con convicción al colectivismo una vez que te hayas procurado lo necesario para vivir dignamente y te permita sostener a tu familia. El individualismo es una necesidad social a satisfacer antes de engrosar la colectividad, el individualismo es la singularidad cualitativa del mundo de la vida, es la exigencia del sistema a reconocerse en una figura completa capaz de operar en la sociedad para servir a la colectividad.

Además, el individualismo es parte del relativismo cultural que nos caracteriza en diferentes versiones de lo humano. Sociedad para lo que todo en definitiva es lo mismo, denuncia la ignorancia de las normas de comportamiento para creer que todo es permitido es la característica de la salida en la cultura política para interpretar conceptos a conveniencia del manifiesto comunista sin entenderlo a profundidad, adaptándolas a la realidad social-económica respecto de las normas arcaicas del código de comportamiento social para las revoluciones pacificas, modelo nuevo con hábitos viejos sostenidos entre ambos, invierte el sentido de la defensa socialista y absolutiza el relativismo, reprime las diferencias colocándolas como condición nacional.

La hipótesis que se intenta explicar en las revoluciones pacificas sobre la dualidad socialismo-capitalismo como un hecho real y contradictorio, es el resultado de una unificación forzada mediante la cual un proceso de plus valor y acumulación de capital subsume o subordina un proceso real de transformación de la sociedad por la interiorización del capitalismo en el sistema, así, el proceso solo cambia las condiciones de propiedad en la línea producción-consumo afectando los equilibrios cualitativos tradicionales entre las necesidades del consumo real y el sistema de producción.

El productivismo capitalista respecto de los otros productivismos conocidos en la historia económica se ha desenvuelto en condiciones de escases por producir por y para la misma producción, no con finalidades exteriores, originan las diferentes crisis cíclicas del sistema capitalista, es una producción que tiene su meta en sí misma, es decir, en la medida en que reencauza lo más rápido posible el plus valor explotado hacia la esfera productiva la riqueza constituida como capital se afirma efectivamente para seguir existiendo, eso pasa también con la revolución de un solo sentido, dependencia del petróleo sin soberanía alimentaria y sin industrias pesadas merma el desarrollo social.

La destrucción característica del sistema capitalista evita el desarrollo social y a la larga se transforma en un fracaso para el funcionamiento productivo-consuntivo. La ley general de la acumulación capitalista desarrollada a partir de la teoría de Marx, sobre economía política parte de la diferenciación entre capital constante y capital variable en la composición orgánica del capital, evidencia la generación y reproducción de un ejército industrial de reservas condenando a una parte enorme de la sociedad al fichero de excedentes eliminables, es la vida económica regida por la reproducción del capital, algo así como un virus poseído por una folia indetenible de violencia auto agresiva que también afecta al socialismo en su proceso por la interrelación en el sistema con el capitalismo.

Otro de los problemas en el proceso bolivariano es el concepto de humanismo; no se trata solo de un antropocentrismo es más bien la pretensión del humano de supeditar la realidad misma de lo otro a la suya propia en su afán de ser otra persona nueva ya que el humanismo afirma un orden e impone una civilización cuyo origen está basado en el triunfo de los resultados sobre lo mágico, es la garantía real entre la sociedad que sacrifica y la otra que accede porque deja de existir esa la construcción de un mundo humanista que obliga al otro a comportarse en una modalidad matemático-cuantitativo por la razón empleada en el territorio individual y en el territorio común, en lo material y creativo de la gestión política para entrar a la transición socialista.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2742 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: