Hay un gobierno socialista en mi país…

A los comunistas organizados

“Gallina vieja esa gente, no pone ni deja la culequera”

Camarada Ali.



El tiempo perdido hasta los santos lo lloran. En reiteradas oportunidades escuche esta frase, de aquellos viejos que en uso de sus atribuciones dejadas en cada arruga por el tiempo, usaban como queja conformista a lo que no se pudo lograr por cualquier motivo. Viví mucho tiempo con esa premisa y puede que aun quede algo de ella, cuando hoy afirmo, que tarde he comprendido la falsedad implícita en esa frase.

Tampoco comparto aquello de: “El tiempo de Dios es perfecto”, como contra medida y en la espera de una solución divina a todo mal. Como segunda oportunidad ante ese dilema en el tiempo, estoy seguro que más de uno se encuentra, sin caer en la necesidad de cuestionarse que tan definido o completos se encuentran intelectualmente.

Por supuesto que el escudriñar en la lectura es una de las maneras de salir del “tonel vacío”, pero no es la única. De no estar adherida a la voluntad de actuar bajo la nueva conciencia adquirida, sin dejar a un lado que en ese punto de adherencia, necesario resulta cuestionarlas con el entorno (debate). Esto no puede verse como una formula rectilínea, pues el ser humano necesita de estímulos que impulsen esa voluntad, por lo que esa voluntad de llegar a una conciencia final, se necesita (puede que en menor medida) al principio de escudriñar; convirtiéndolo entonces en un círculo constante.

Este principio natural, vago para la realidad de la mayoría de la clase obrera, ha constituido a través de la historia de la humanidad, es decir en el materialismo histórico, el principal y puede que único obstáculo, para que esta misma clase obrera entienda y avance a su condición esencial como clase social proletaria y por ende al compromiso “profético” de llegar a ser la clase dominante en un sistema denominado la dictadura del proletariado, en la construcción del nuevo orden social y en la que posteriormente dejaría de existir.

Estas palabras no pretenden llegar, por el momento, a esa masa obrera actual; pero si a quienes hemos estudiado en pequeña o gran medida, los escritos de Carlos Marx y Federico Engels, con la visión de Vladimir Lenin. Sin la mínima intención de pretender impartir conocimientos a los considerados eruditos en la materia; cuestiono como muchos venezolanos hambrientos de debates, la poca actividad que se ha realizado para “Concienciar” a esa masa trabajadora.

Conscientes que vivimos bajo un gobierno socialista democrático, el cual ha permitido espacios de vida al comunismo, que muy estratégicamente este último ha sabido realizar pactos sin poner en peligro la conciencia revolucionaria de su militancia, y convencidos que este “mal necesario” es parte de la auto aniquilación del Capitalismo; no podemos dar cabida al conformismo y dejar que el tiempo sea el único protagonista y motor revolucionario, (como nuestros viejos en las dos primeras estrofas de este escrito) el partido requiere pluralidad de venezolanos que empezamos a estudiar los misterios del materialismo histórico y la explotación del hombre por hombre, no en la universidad o alguna otra escuela, centenares y tal vez miles, hemos tropezado con estos descubrimientos (los más importantes por la humanidad) ha sido el autodidactismo responsable de ello.

Entonces camarada, vamos hacia ellos, una mínima parte de la sociedad le ha ahorrado parte de un deber. Es cierto, el pueblo es sabio y paciente, pero también Alì dijo que hay que ir a su encuentro. Este dominio legalmente constituido, como gallina vieja, jamás, permitirá el ascenso de la clase obrera, por muchas que sean sus migajas o benevolencias con el pueblo, es parte de las miles de cabezas del capitalismo, esta pequeña burguesía llamada Social democracia única en ganar electores, seguirá dominando, esclavizando la conciencia del pueblo con herramientas propias del socialismo común; expropiación de algunos lotes de tierra, estreñimiento a la empresa privada, entre otras, pero que son superficiales, si no se aplican en su totalidad y con el profundo convencimiento de cambiar radicalmente el sistema actual, por lo menos, en la abolición completa de la propiedad privada, primer objetivo de cambio; sin embargo sigue pactando con los representantes del imperialismo por medio de la clase burguesa capitalista del país; las medidas drásticas que se esperaban como parte de la revolución, están y seguirán ausentes por el compromiso de ser parte de la burguesía.

Apuremos un poco más el paso camaradas, no solo en la enseñanza doctrinaria Marx-Lenin, el conocimiento que se espera es sobre el nuevo orden económico, de donde nacen las demás. Conocemos las fallas de las revoluciones caídas, las mismas que afloran en las quejas del pueblo. En lo más profundo de esas quejas, de esas dolencias, está un grito que pide sin saberlo, se le eduque la “conciencia del nuevo orden económico”, conteste que es el sistema económico el que transforma, evoluciona y da forma de vida, sea cual sea, a una sociedad.

Mientras nos regocijemos como victorias alcanzadas, por pactar y seguir en la palestra pública a temor de desaparecer; dejando a un lado o imprimiéndole poca fuerza a concienciar a nuestro pueblo, seguro pronto estaremos enterrando nuestros muertos en el olvido de una doctrina que tuvo todo para ser y no le permitimos ser.

Ejs_66@hotmail.com

“Hasta la victoria siempre”





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1427 veces.



Erwin José Sánchez


Visite el perfil de Erwin Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: