Releyendo a Reinaldo Iturriza y la "lógica de las dos minorías"

Hace un tiempo, el amigo Reinaldo Iturriza (uno de los más fervientes consejeros que nos alertan para no perder de vista los asuntos sustantivos de las llamadas “cinco líneas estratégicas” (ahora serán “seis), nos decía que al concentrarnos en las incidencias de la “guerra” declarada contra el anti-chavismo mediático, habíamos descuidado otros “frentes de batalla”. En síntesis, la revolución bolivariana (y lo que el prefiere llamar, tal vez compartiendo este detalle con Arvelo Ramos, el “chavismo”) se había empantanado en la “pequeña batalla” mediática, perdiendo de vista la “gran estrategia” política. Y cuando habló de “gran estrategia”, evocó sin quererlo o queriéndolo a Gramsci: 

“Gran política (alta política), pequeña política (política del día, política parlamentaria, de corredores, de intriga). La gran política comprende las cuestiones vinculadas con la función de nuevos Estados, con la lucha por la destrucción, la defensa, la conservación de determinadas estructuras orgánicas económico-sociales. La pequeña política comprende las cuestiones parciales y cotidianas que se plantean en el interior de una estructura ya establecida, debido a las luchas de preeminencia entre las diversas fracciones de una misma clase política.” 

Efectivamente, cuando se habla de “líneas estratégicas” estamos ante las pretensiones de la “gran política”. Y nos recuerda Gramsci que es propio de diletantes [aficionados], “plantear la cuestión de una manera tal que cada elemento de pequeña política deba necesariamente convertirse en problema de gran política, de reorganización radical del Estado”. ¿De que trataría para la revolución bolivariana eso de “una reorganización radical del Estado”?  

En este país de selectivos desmemoriados y desmemoriadas, es preciso volver a las interrogantes del referendo por las cuales se convocó a una Asamblea Constituyente en 1999: “¿Convoca usted una Asamblea Nacional Constituyente con el propósito de transformar el Estado y crear un nuevo ordenamiento jurídico que permita el funcionamiento efectivo de una Democracia Social y Participativa?” 

La reorganización radical del Estado a partir de la “gran política”, su transformación tenía un claro propósito, dejar atrás cualquier referencia al Estado liberal (el vigilante nocturno, el Estado mínimo, la democracia representativa), para lograr que la democracia no fuese pura forma política-procedimental, sino democracia sustantiva: democracia social y participativa. Una democracia mucho más afín al espectro de la izquierda que a la derecha, por cierto, mucho más alejada de cogollos, elites, burócratas, representantes y oligarquías políticas. Una democracia que interviene directa y activamente en el sistema económico-social capitalista en función del bienestar y justicia social de las mayorías. Eso no es para nada una finalidad política de la derecha.  

Convengamos entonces que la Constitución Bolivariana no habla explícitamente de “Socialismo Democrático” ni de “Estado Revolucionario”, pero frente a una Constitución Liberal, o al Estado de Derecho sin adjetivos, es una Constitución Revolucionaria, porque afecta en gran medida los valores y reglas constitutivas del ideario liberal-capitalista, entre ellos introduce el tema de la soberanía popular directa, de democracia social y participativa, que ha sido tema de grandes controversias históricas y teóricas.  

Tampoco a los mentores del socialismo burocrático de partido único les gustará mucho la Constitución de 1999, dirán que es un artefacto jurídico con demasiadas concesiones al capitalismo, a los derechos humanos liberales, a la presencia de sectores de iniciativa privada, etc. Tal vez sueñan con la Constitución Soviética y estalinista de 1936, matriz jurídica de los regimenes constitucionales de inspiración marxista-leninista. Sinteticemos, el espectro ideológico-político de la Constitución de 1999 es mucho más cercana a la izquierda democrática (aún la radical), y esta alejada tanto de la derecha clásica, como de la izquierda bolchevique, nos guste o no nos guste. 

La gran estrategia, entonces corresponde a la “gran política” de Gramsci, a la reorganización radical del Estado que aún sigue siendo un reto pendiente, sobre todo ante los desvaríos de una lógica de derecha que no es más que la apología del capitalismo neoliberal, como a una lógica de cierta familia ideológica de la izquierda, que pretende calcar y copiar el socialismo real del siglo XX, con todos los errores del dogmatismo y el sectarismo que lo han caracterizado hasta hoy. 

Decía Gramsci que Maquiavelo examinó especialmente las cuestiones de gran política: creación de nuevos Estados, conservación y defensa de estructuras orgánicas en su conjunto; cuestiones de dictadura y de hegemonía en vasta escala, es decir, sobre toda un área estatal. Aquí Gramsci aclara algo decisivo en cuestiones relacionadas al concepto de hegemonía: mientras el momento dictatorial es asunto de la autoridad como fuerza, el momento hegemónico es asunto de lo universal, el logro de consensos y de la libertad. ¿Cuánta izquierda autoritaria-burocrática no comprende lo que significa momento de lo universal y de la libertad, la necesidad de construir consensos y no sólo  la fuerza de la autoridad?  

Seamos “realistas” en política, los momentos de la autoridad y de la universalidad coexisten en diferentes proporciones, pero no olvidemos la utopía concreta del socialismo: la emancipación social que presupone la plena libertad de la persona humana. Si no hay construcción de amplios consensos en un bloque nacional popular, no se conquista la hegemonía democrática

Otra observación de Gramsci es que la “gran política” es política creadora, no política de equilibrio, de conservación, aunque se tratase de conservar una situación miserable: “Concluido el período de la función cosmopolita, nace el de la "política pequeña" en lo interno, el inmanente esfuerzo para impedir todo cambio radical.”  

Tal vez aquí hay una conexión inesperada con las tesis de Negri (tan críticamente distante del uso “eurocomunista” de Gramsci), entre el momento creativo (constituyente) de la gran política y el momento de conservación (constituido) de la “pequeña política”. ¿Quiénes son entonces los “conservadores”? Los que han encallado en el momento constituido como momento prioritario, los que enfatizan en momento de la fuerza en la reorganización radical del Estado, los que pretenden conservar una situación político institucional y una cultura política heredada de la IV República que hay que calificar de “miserable”. La “pequeña política” es lo que algunos llaman: “La Cuarta República incrustada en la Quinta”, lo cual supone que la “pequeña política” se está tragando a la “gran política”. 

Al releer a Reinaldo Iturriza, y lo que evocaba de Gramsci,  surgió además  la estrecha conexión con lo que denomina la “lógica de las dos minorías” y la “pequeña política”, entremezclada por cierto con el uso (y abuso) de metáforas bélicas, inspiradas quizás en su predilección por la caja de herramientas analíticas de Michel Foucault (el “modelo de la guerra” contra el “modelo jurídico-contractual” predominante en la concepción liberal) para abordar la cuestión política.  

Sin embargo, hay un límite en la caja de herramientas Foucaultianas, un punto ciego al tratar el tema de la Universal. Foucault ayuda a destronar los universales, pero, ¿qué cosa hay en su lugar? De nuevo, una gran ausencia para despejar el asunto de la hegemonía como momento de los espacios de libertad

Por otra parte, Reinaldo nos planteó con claridad que el principal desafío a corto plazo que enfrentaba desde el 2010 la “representación chavista” en la Asamblea, consistía en superar la lógica de las "dos minorías", según la cual tanto el “chavismo oficial” como la “clase política opositora” libran una pelea irracional y fraticida por cuotas de poder, al margen de los intereses, las aspiraciones y la voluntad de la mayoría del pueblo venezolano

Cuando escuché  el asunto de la construcción ideológico-política de la mayoría, no dejó de evocar de nuevo a Grasmci. Hay que tomar nota sobre este primer aspecto: la “gran estrategia” a diferencia de la “pequeña batalla”, tiene que ver con los intereses, las aspiraciones y la voluntad de la mayoría del pueblo venezolano.  

La política, entonces (como recordaba  aquella lección sintética de García-Pelayo que algunos han pasado por alto lamentablemente) no era sólo lucha, conflicto y guerra, sino además un espacio donde se debate y se combate por el “bien común”, por los “asuntos públicos”, por fórmulas de “convivencia política”, por interpretar y ser interpelado por aquellas “necesidades sentidas y aspiraciones del pueblo”, como nos recordaban los grandes constructores de la retórica populista venezolana: Rómulo Betancourt y Rafael Caldera.  

La “gran fórmula” populista: ganar elecciones con la demagogia hacia el pueblo, para gobernar luego con los factores de poder del capital y la derecha ideológica, no puede confundirse con la construcción del “socialismo democrático”. Pero hay que recordar la habilidad de Betancourt y Caldera para sintonizarse con el clima de opinión prevaleciente en la psicología popular.  

Basta recordar a Caldera luego de los sucesos del 27-F o del 4-F, se estaba moviendo en búsqueda de la legitimidad perdida. Y consiguió una segunda oportunidad, incluso apoyado por sectores de la izquierda política. Intuía de qué trataba la cuestión hegemónica y la legitimación democrática del poder.  

Obviamente, confundir estas estratagemas con la construcción del socialismo es parte de la miseria ideológica de todo un estrato de intelectuales de la IV República, que supusieron que girar hacia el discurso de la democracia social y participativa, podía confundirse con el peor legado del “reformismo socialdemócrata”. No estaban interpretando adecuadamente, ni el acento socio-ideológico de 1999 que arrastraba el huracán activado desde febrero de 1989, ni su contenido anhelado, ni su dirección del cambio: ruptura con el neoliberalismo, ruptura con la partido-cracia, soberanía y autodeterminación nacional, prioridad de la deuda social acumulada.  

Allí surgió  una acertada “Agenda Alternativa Bolivariana”, para mi gusto un documento atrevido en su contexto, que se olvida hoy sacrificándolo por un re-mix mal metabolizado de Lenin con el Che. El viraje de la “gran política” era entonces hacia la “izquierda social”, hacia lo “nacional-popular”. El tema de fondo era: ¿Cuál izquierda luego del desconcierto de 1989: 27-F y caída del muro en un mismo año?  

Las señales eran claras: ni neoliberalismo ni socialismo real; tal vez allí, hay una de las aristas misteriosas de lo que ahora llamamos Ni-NI, desacoplados del “chavismo duro”, hastiados y desilusionados de la “primera revolución del siglo XXI”, que tienden a ser decisivos ahora, para la construcción del momento de la hegemonía democrática-nacional-popular.

¿Hay que virar acaso hacia el patíbulo del centro ideológico para conquistar la mayoría electoral? En absoluto, lo que hay que clarificar es el carácter del viraje hacia la “izquierda social” (el campo nacional-popular), parcialmente des-sintonizada de la “izquierda política”, y sobre todo, de la izquierda de aparato.  

Pero, ¿acaso hay que virar hacia el derrotero de la izquierda que sigue atada a la fidelidad ideológica del legado del socialismo real? No lo creo, esta lealtad huele a naftalina, al viejo dogmatismo, al doctrinarismo y al sectarismo. Un pueblo libertario le huye a semejantes síntomas de decadencia. 

Sin proponer un proyecto nacional incluyente, donde la igualdad y la justicia social no sean abandonadas en el cementerio de las ideas, bajo los dictados de la libertad negativa (defendida por los apologistas del individualismo posesivo y del neoliberalismo), o de la ausencia de libertades (como en estalinismo) no habrá construcción hegemónica alguna. Tampoco lo habrá con un nostálgico retorno al socialismo burocrático del siglo XX. El asunto es construir la democracia socialista para el siglo XXI, sin necesidad de lapidar simbólicamente la contribución al debate de gente muy diversa, incluido el ahora desilusionado Heinz Dieterich.  

Por cierto, no basta una confesión de amores y desamores con la más alta conducción estratégica del Estado para establecer el deslinde, sino que el asunto sigue siendo que las ideas político-económicas, por más científicas que puedan presentarse como acreditadas, pasan por la prueba de las condiciones históricas. El clima de no-debate, llevó a levantar anclas al mencionado compañero, ahora mal-tratado por un aparato de difusión que ha sabido calcar los “buenos modales” de la propaganda estalinista, además de haber contribuido en menor medida su tono, para contribuir a no darle viabilidad a sus propuestas. Obviamente, ahora tratan de liquidarlo en respuesta al “despropósito” de Dieterich de contrariar al “Comandante-Presidente” (algo que debería ser normal, decirle a Chávez que “No”, por razones éticas, sin mayores traumas). ¡Una buena señal, verdad, de “hegemonía democrática”!. Pero esto será tema de otro comentario. 

Nos decía además Reinaldo Iturriza: “Contrario a la lectura que es común en el “chavismo oficial” (léase oficialismo), la oposición (o al menos una parte considerable de sus diputados) no ha llegado a la Asamblea Nacional a "sabotear", sino a sacar el mayor provecho político de ese escenario, con miras a las elecciones presidenciales de 2012.” El anti-chavismo intentará utilizar el Parlamento como caja de resonancia de “su táctica de re-polarización, que persigue ganarse el apoyo de parte de la base social del chavismo, radicalizando la táctica discursiva de desgaste que viene empleando desde 2007 (abandono del discurso confrontacional, crítica de la gestión de gobierno, reapropiación del discurso chavista, etc.) y recuperando el discurso sobre la "despolarización".” 

Obviamente llama la atención un dictum de la “mayoría electoral” para el 2012: si no se arrastran segmentos significativos de los llamados “NI-NI”, ni votantes chavistas (o al menos a éstos últimos se los lleva al camino de su neutralización: abstención), le quedará cuesta arriba a la oposición alcanzar tanto ventaja como una hipotética victoria. Pero también le quedará cuesta arriba al “chavismo oficial”. 

Sin duda, la “lógica de las dos minorías” enfrenta severos riesgos, si la línea política a seguir es la intransigencia fanática y sectaria por liquidar al campo de la blandura y la diversidad democrática, la otra parte de la escena política. Frente a la táctica de oposición de “triangular” temas, símbolos y discursos de la revolución bolivariana para su propio provecho, no cabe aparecer enarbolando aquellas ideas de la revolución rusa o cubana, donde intentaron despotricar de todo proceso eleccionario, calificándolo como un asunto burgués. La re-polarización democrática y mayoritaria, se inclinará hacia donde se perciban menores muestras de sectarismo, dogmatismos ideológicos y desconexiones con las demandas nacional-populares. Otra cosa sería apalancar una re-polarización minoritaria, convertirnos en una minoría derrotada, claro está: “teníamos razón pero los medios manipularon al pueblo”. 

Esta es la línea política sectaria por excelencia, la que llevó a la izquierda grupuscular venezolana a convertirse en la capilla del “abstencionismo” y de la “derrota”. Así derrotó Betancourt a la izquierda insurgente en los años 60, tanto en el terreno del consenso de masas y de la legitimación política, y en el terreno de la contra-insurgencia militar.  

Recordemos, Betancourt logró crear una cuña de división entre la izquierda social y la izquierda política (aprovechando sus errores) para su propio rédito político, le quitó el “agua a la pecera”, y el movimiento insurgente se vio cada vez más aislado por la combinación gubernamental del uso de la fuerza (dictadura) y del consenso de masas. Una lección maquiavélica de Betancourt ante los errores de una izquierda político-militar insurgente, que no pueden volver a cometer, por una presunta fidelidad ideológica a la memoria de la revolución rusa o cubana.

En tal sentido, dándole vuelta al argumento de Reinaldo Iturriza, el objetivo fundamental de la política electoral hegemónica para el 2012, pudiera interpretarse como convertir al adversario en “minoría democrática legitima”, no discriminándolo ni liquidándolo, sólo esto: colocando su proyecto y su política en una situación de clara desventaja política, ideológica y electoral.  

Sabemos que la dialéctica de la revolución y la contrarrevolución, opera en el trasfondo de este aparente escenario constitucional, pacífico, democrático y electoral que se desenvuelve en el país. Pero, si el asunto es re-polarizar en sentido sectario y dogmático no se encontrará el camino de la hegemonía democrática.  

La “convivencia política” está marcada por antagonismos, y la lucha llevada hacia los extremos, inevitablemente conducirá a trastocar la “política domesticada” en “guerra abierta”. Para unos: la explosión de la “lucha de clases” y de la táctica de la “lucha armada”; para otros, la “cruzada final” contra el “comunismo totalitario”. Si este es el escenario, lo que hay no es despliegue de una política radicalmente democrática en búsqueda de la hegemonía nacional-popular, sino retrogradación a lo códigos ideológicos de la “guerra fría”. 

Algunos compañeros y compañeras prendidos de los códigos de la vieja izquierda, fruncen el ceño cuando les advierto que “radicalizar la revolución” en esta dirección, implica darle una patada fulminante a la Constitución de 1999. Y se someten a sus reflejos condicionados, cuando escuchan que la vía de posibilidad para profundizar la revolución constituyente activada en 1999, sin convertir el texto constitucional en un coleto maltrecho, es con una estrategia de “radicalización democrática”. 

Esto implica saber diferenciar la vía venezolana del camino leninista de 1917 ó de Fidel en Cuba en 1959. Sólo esto: saber diferenciar, particularizar, comprender la especificidad histórica. Si no es así, será no sólo la lógica de las dos minorías, sino que serán las pasiones de las circunstancias del 17 ó de los 60 del siglo XX, las que tomaran el timón del conflicto. Y eso nos llevará al lugar del “ningún lugar”. Por allí, encallará en barco revolucionario, pués hay marea baja en las relaciones de fuerzas mundiales y demasiados “arrecifes” ocultos, en el “campo minado” de una hipotética trayectoria de “viabilidad revolucionaria” a la rusa ó a la cubana.

 
Cuando Reinaldo Iturriza habla del Chávez que le gusta: "re-politizado" que se lanzó a la calle dispuesto a ser interpelado por el pueblo, no está hablando del Chávez burocrático (el que busca apoyar a sus operadores políticos más desconectados del hastío popular); está hablando del Chávez "cable" entre el pueblo y el Estado, para latiguear al Estado, para interpelarlo; el látigo-Chávez que volvió a “ubicarse en el único lugar desde el cual es concebible una revolución: por "fuera" del Estado instituido desde hace 40 años, no sólo reclamando y recuperando el legítimo derecho a cuestionar radicalmente al Estado esclerosado y corrompido, sino reivindicando esta crítica como una obligación”; el Chávez que rectifica, que muestra los límites de la táctica discursiva opositora (vestirse con traje de centro-izquierda para fines demagógico-electorales), todo esto implica volver al lugar de la “gran política”: la reorganización radical del Estado.

 
Ciertamente, hemos puesto tanto esfuerzo al servicio de informar de la “pequeña batalla” y la “pequeña política”, “que nuestros sentidos se han venido atrofiando: con nuestros ojos pegados a las pantallas y nuestras manos saltando de primera página en primera página, nuestro olfato político ya no nos alcanza para percibir que el hastío por la política, y en particular por los políticos, afecta a parte considerable de lo que durante todos estos años constituyó la base social de apoyo a la revolución. Hastío por los políticos que, por momentos, nos hace recordar a la Venezuela que hizo posible la insurgencia del chavismo.”  

Lo que algunos llamaron “anti-política” fue en realidad búsqueda y encuentro de una política creativa y constituyente, fue retorno de la gran política hecha por pequeños y humildes seres que le retiraron abruptamente su apoyo a cualquier ambición de la vieja “clase política partidocrática”. Esto puede ocurrir también con el “oficialismo”, con la burocracia política del PSUV, del PCV ó de cualquier izquierda política aferrada a una deformada interpretación leninista de convertirse en “Destacamento de Vanguardia”, descuidando los flancos, el cuerpo motriz y la retaguardia. Se trata de puro voluntarismo, rebobinado de doctrinarismo estéril, dogmatismo ramplón y sectarismo atroz.

 
Si el chavismo significó la progresiva politización del pueblo venezolano, fue porque hizo visible la fuerza multitudinaria de los invisibles y dio voz a los que nunca la tuvieron. Ciertamente, allí radica su grandeza: ser multitud protagónica y no sólo masa de maniobra electoral de un pequeño centro político de dirección  

Reinaldo acierta cuando señala que el hastío por la política y por los políticos tendría que ser la medida de sus miserias. Porque hay hastío allí donde el chavismo no se siente visibilizado, cuando su voz no es escuchada, cuando sus demandas son ignoradas. Y cuando dice hastío, dice desconexión profunda entre los llamados “destacamentos de vanguardia” y toda su potencial “base social de apoyo”.

 
Si el chavismo significó la quiebra histórica de la vieja clase política, mal haría su conducción política calcando la subcultura, estilos, métodos y procedimientos de la partidocracia cuarto-republicana. En eso consiste empantanarse en las trincheras de la pequeña batalla y de la pequeña política. ¿Quién mostrará el rostro del chavismo descontento? ¿Quién escuchara su voz? ¿Quién atenderá sus demandas? ¿O es que acaso hay algo más subversivo que el mal gobierno, que el político que roba o que mucho dice y poco hace?  

Nunca perdamos de vista la "gran estrategia", planteaba Chávez en alguna circunstancia. Gran estrategia que, si quiere decir radicalización democrática, pasa porque nuestras pantallas sean una expresión de lo que ha hecho victoriosa a la “multitud chavista”. Debemos, no sólo aprender a proyectar la buena obra de gobierno, sino conectar su consistencia con el avance de un proceso revolucionario de nuevo tipo. ¿De qué vale sabernos ciertamente la principal fuerza política del país, si no somos capaces de actuar como fuerza política revolucionaria?  

Reinaldo Iturriza culminaba sus reflexiones de la siguiente manera: “(…) las circunstancias nos obligan a reforzar los frentes de batalla que hemos descuidado, nos obligan sobre todo a retomar la calle, el barrio, y en general todo espacio donde se expresa hoy el hastío por la política, el chavismo descontento.” 

Sin embargo, el asunto para la gran política no es sólo el “chavismo descontento”, sino construir la universalidad de la mayoría nacional-popular. La gran incógnita de la conducción política de la revolución bolivariana es si sabrá reconectarse con la iniciativa del gran polo patriótico, y esto implica ser interpelado no sólo con los “nuestros”, sino con el “país descontento”, con el “pueblo hastiado”, con quienes no quieren el “retorno de la cuarta”, ni una quinta que es puro “cuento, simulacro, pote de humo y máscara”. En eso consiste una “re-polarización mayoritaria”, en construir hegemonía democrática.

jbiardeau@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2117 veces.



Javier Biardeau R.

Articulista de Opinión. Promotor del Pensamiento Crítico Socialista. Profesor de Estudios Latinoamericanos-Sociología UCV.

 jbiardeau@gmail.com      @jbiardeau

Visite el perfil de Javier Biardeau para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a128525.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO