(Economía Científica vs. Sociología Vulgar)

Conozcamos las Causas de la Pobreza

Reconozcamos que la pobreza no es un problema sociológico, sino económico, y que existe un menú de causas que conducen a ella en esta sociedad capitalista, por ejemplo, la ruina como efecto de  malos negocios comerciales con deudas por pagar a prestamistas con suficiente poder social como para embargarle lo que le quede a la víctima luego de su  desgracia burguesa. Otra es el desempleo  del proletario sin alternativa para  dedicarse a la explotación de sus colegas de clase, o para su contrata  como funcionario público con paga de hambre, y tenemos también la minusvalía impediente para  trabajar tan  siquiera como asalariado raso o de salario mínimo.

Digamos que la pobreza representa un estado económico  sufrido por un estrato social compuesto indistintamente por  ex capitalistas y proletarios  en funciones de explotado y de aquellos ya “sacados del juego” fabril por irrentables o poseedores de una fuerza de trabajo que ya no halla mercado que le apetezca.

Por cierto, las estadísticas reales[1], que no las oficiales ni mucho menos las de  la   ONU (Organización de las Naciones burocráticas Unidas per se) señalan como causa de mayor peso en la formación de pobres a las plantillas  burocráticas de países como Venezuela, apreciación que, si a ver vamos,  luce lógica por cuanto a menor desembolso presupuestario en las copiosas nóminas  burocráticas de ese país, sumada a  la mora manifiesta en la cancelación de su Deuda Social endógena (caso Fideicomiso universitario), a menor desembolso por esos criterios, decimos, mayor probabilidad y capacidad de cancelación de la Deuda Pública Externa contraída con los entes financieros de la ONU(Fondo Monetario Internacional –FMI-, Banco Interamericano de Desarrollo-BID), y también menores exigencias en los precios de venta de nuestros recursos no renovables. Las crisis económicas atravesadas ahorita por la petulante y alienada  Europa del Occidente europeo confirman estos asertos.

Venezuela, desde comienzos del siglo XX, ha exhibido una larga lista de    gente que sobrevive en la miseria, sólo que muchos prefieren ocultarla por la vergüenza y el remanente de  honrilla que todavía les queda como producto sociológico de esa mentira populista, según la cual, Venezuela es un país “de ricos” por el solo hecho de contar con inmensas riquezas naturales. De esa manera, la historiografía que nos corresponde    hace mutis de la división de clases y niega literariamente la abundante cosecha de pobres que ha sembrado la dominación imperialista durante más de 5 centurias, antes española, luego angloholandés y norteamericana, y posiblemente por parte de esa misma dominación ahora sumada   a otros imperios competitivos respecto de los anteriores.

Al parecer, el uso clasista de   Max Weber por parte de la alta burguesía alemana, aupada por el resto de los capitalistas del mundo, no ha perseguido otra función  que la de intentar desmontar los portentosos descubrimientos de Carlos Marx, a tal punto de que hasta su nombre   resulta homofónico con el de este; Max es   apócope de Maximiliano[2],

A propósito, señalemos que la Sociología vulgar comprende la Economía vulgar,  pero tanto la  Sociología  científica como  la Sociología y la Economía  vulgares son comprendidas por la Economía científica. Cierto es que la S. vulgar pertenece a la “Superestructura” económica de la sociedad burguesa, como también lo hace la  Economía vulgar  y la Economía científica, pero, mientras esta sí puede dar cuenta de los asuntos sociales fundamentales, aquella no.

La pobreza, por ejemplo, jamás podrá ser resuelta por las vías de la Economía vulgar ni de la Sociología con igual vulgaridad,  que  son alas pseudocientíficas que la sociedad burguesa vende como consejeras para resolver el  tremendo problemón económico de la pobreza.

A Weber se le atribuye la fundación de la Sociología moderna, y esto lo compartimos sólo en el sentido de que, mientras la obra de Marx contiene aportes innovadores fundacionales de la Sociología científica, aquél pretende  vulgarizar a esta, lo cual lo acreditaría como  un importante  pionero de la Sociología Vulgar.

Una hojeada a la heterogénea y superficial   obra maxiana, aclamada por su evidente servicio  anticomunista, basta para descubrir a un  Weber   clonador y adulterador  de los aportes científicos de Marx, dados el escaso estudio bienintencionado de la obra de este científico, y la censura anticomunista que   desde su aparición  ha privado en la sociedad capitalista, ya fuertemente desprestigiada por ser generadora de grandes desgracias sociales como la  experimentada durante la Primera Guerra Mundial, males ya avizorados por Marx quien   en su obra  señaló  estos conflictos populares como expresión palmaria de las contradicciones insolubles  generadas en el seno mismo de  la sociedad burguesa, entre las cuales la pobreza, lejos de aminorarse, se agrava indeteniblemente. Las mezquinas Estadísticas producidas por la misma literatura burguesa así lo señalan sin recibir mayor divulgación.

Hoy en los principales centros de estudio e idiotización ideológica burguesa se  sigue hablando   de variados Socialismos, con sus correspondientes   transiciones sociales, y lo hacen  más para aplacar las ineluctables y frecuentes eclosiones sociales que    como pasos tendentes al arribo de la sociedad comunista. Esta, como sabemos, es una forma todavía hipotética esgrimida para  resolver definitiva  y científicamente el problema de la pobreza, hasta ahora atacado deficiente e ineficazmente de manera superficial con gestos populistas y altruísticos por parte de los propios causantes de ellas, ya que hasta ahora los adelantos tecnológicos puestos al servicio de la oferta productiva  de bienes no ha servido sino a   la inmensa y  creciente  producción de mercancías invendibles, esto es,  de bienes sólo satisfactorios de necesidades de quienes puedan ir al mercado con solvencia dineraria. Una manera clara y contradictoria de suprimir la pobreza con la creación de nuevos pobres que la refuercen, tal como lo tolera la anticomunista Sociología   empírica o weberiana. 

 



[1] Llamamos estadísticas reales a aquellas que empíricamente se construyen a partir de la mera observación callejera de esos cuadros de pobres que pululan sin cesar y abundan como arroz en todas las sociedades del mundo burgués con inclusión de los infatuados países como Inglaterra y Francia.

[2]Maximilian Carl Emil Weber (Erfurt21 de abril de 1864 – Múnich14 de junio de1920) http://es.wikipedia.org/wiki/Max_Weber  /“Karl Heinrich Marx (May 5, 1818 – March 14, 1883)”  http://en.wikipedia.org/wiki/Karl_Marx .

marmac@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7824 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: