El subdesarrollo entierra al socialismo

Según la historia, cuando el capitalismo se encontraba anclado y firme en Norte América y Europa, desarrollándose a pasos agigantados, en Alemania, empezó por 1840-1850 una actividad científica-revolucionaria con el proletariado industrial.

160 Años después, las contradicciones del capitalismo siguen siendo profundas y los pueblos continúan desarrollándose en la pobreza, la masa no es la fuerza decisiva del progreso social y las teorías del progreso científico de Carlos Marx y Federico Engels, con el manifiesto comunista publicado en 1848 están a punto de ser enterradas por las revoluciones pacificas. El subdesarrollo, la pobreza mental de los dirigentes políticos, las utopías sociales y los militares que en las naciones en vías de desarrollo son los árbitros, juntos, entierran las oportunidades del cambio.

Mientras tanto, el imperialismo norteamericano y sus aliados del G 8-9, del Consejo Permanente de Seguridad de la ONU, replantean su propia historia que el resto del mundo debe seguir por la inercia económica universal cada vez que hay una crisis global o se posesiona un nuevo presidente estadounidense.

Cuando la burguesía sustituyo al feudalismo, su porvenir con el capitalismo se aseguro mientras existan los imperios proteccionistas de la Iglesia, el hemisferio norte explotaría permanentemente al sur, creando una economía poderosa con los países más avanzados para desarrollar una economía mundial. Hemos pasado de ser esclavos coloniales a esclavos modernos porque nuestros himnos cantan nuestra independencia y de vez en vez, las revoluciones por aquí y por allá buscan una igualdad social renovando nuestro ánimo, pero, hasta ahí, no pasamos de la etapa revolucionaria.

Esto le pasó a Rusia, China, Yugoslavia, incluso hoy a Cuba, con sus meritos revolucionarios-sociales y todo, sin desarrollo industrial, sin soberanía alimentaria y económica, no puede existir el socialismo.

Marx y Engels, lo dijeron, ese su gran merito, “la contradicción fundamental no solo del capitalismo, de cualquier sistema entre el carácter social del proceso de producción y la apropiación”, todos sabemos que la producción tiene un carácter social por el trabajo dado a los obreros en las grandes empresas, pero, su fruto, caía, cae, en pocas manos.

Sin apasionarnos analicemos la realidad, sin industrias livianas y pesadas ¿Qué desarrollo y autonomía podemos tener para buscar el  socialismo?, el cambio también tiene que ser material, las familias, la sociedad, una vez satisfechas sus necesidades básicas, vivienda, trabajo, salud, educación, recreación, una vez resueltos estas necesidades, la gente se volcara a construir otro modelo socialista humano, espiritual o lo que sea. Seguir manifestando que el dinero es malo sin otra alternativa que aquel, ¿de qué proceso hablamos? Si a más de eso no hay convencimiento de cambiar porque no existe conocimiento práctico.

Sostener la igualdad política-demagógica, es la causa del fracaso de todas las revoluciones, sostener la práctica del cambio social mejorando materialmente, es una de las bases para construir un cambio de sistema político-económico.

La pobreza mental de nuestra política alargando las vicisitudes del país por el gusto al poder es parte del subdesarrollo de nuestra cultura, y con nuestra ignorancia, conformismo ¿Cuál es la diferencia entre liderazgo y caudillaje? La que vemos todos los días en el metro, en los ministerios, alcaldías y gobernaciones, con el burocratismo, la indolencia, el egoísmo, el sectarismo político del Buro, del PSUV, la inflación, la inseguridad, esa es la diferencia, el juego de conceptos nos da lo mismo como las letras, porque, el resultado es lo mismo, no, perdón, el subdesarrollo ahora tiene proyección nuclear.

Y, esta energía no romperá el círculo vicioso proclamando destruir el régimen capitalista sin conocer las leyes y los factores motrices de contar con una industria que nos permita una autonomía real ya que la autonomía política para estos tiempos no basta.

En su beneficio, la clase burguesa ampliaba la técnica y la tecnología en sus industrias, en la agricultura, determinando la economía privada, ¿Por qué nuestro modelo centralista no hace lo mismo en bien de la colectividad? Porque, la pobreza mental de nuestros funcionarios se acentúa una vez en el poder, el gusto al poder es una de las mas dantescas calamidades que tiene la revolución, lo manifestó Simón Bolívar, el CHE Guevara, y otros tantos personajes.  

rcpuma061@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4358 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: