PSUV refugio de teóricos

En un proceso revolucionario el partido no puede ser una simple fachada, en Caracas por su condición de gran ciudad los vicios de los dirigentes del PSUV y del Buro se disimulan, en los estados, la participación del partido en la educación moral es lamentable, no llegan sus dirigentes a comprender la esencia de esta, predomina la costumbre y rasgos del carácter neoliberal y servidumbre de sus dirigentes.

Para qué preocuparse si se tiene el poder político y la influencia económica, basta con decir “si mi comandante, si mi presidente” y listo, es lo que mejor hacen los del Buró y los dirigentes del PSUV sin esclarecer la moral para reforzar el intelecto, los dirigentes en su mayoría están tocados por la prepotencia y la avidez que deforman su conocimiento.

Practican la representación a distancia excepto en época electoral, en estas últimas elecciones parlamentarias nos dimos cuenta con hechos que ni la publicidad sirve, de ninguna manera un empate es un triunfo, la oposición acorta distancia peligrosamente. Es admirable el cariño que la masa tiene a Chávez, sin el todo este proceso se hubiera ido al carajo hace rato, pero el pueblo sufre un hartazgo psicológico por los funcionarios de alto nivel.

Dirigentes del partido y del Buró, caminan en línea opuesta al pueblo, la gente busca la vida real en la cotidianidad no esa vida ofrecida a los oídos que, a medida que sube el nivel de vida sube la especulación, se sostiene la inflación y la violencia social, necesidades vitales no resueltas que disminuyen los presupuestos para la transición.

3 Años después nos damos cuenta realmente que el PSUV no aporta ideológicamente ni culturalmente, y el Buró, bueno, esa representación del partido es solo un adorno de pared al menos por ahora, es el resultado de la evaporación de la sustancia revolucionaria que perturba la economía no relacionada con la política, principio de desequilibrio permanente por desconocer la ideología socialista en su parte elemental, siempre listos a prolongar por extrapolación una simple fase de oscilación.

No existe educación revolucionaria ni socialista para afianzar los principios morales de convivencia importante para la creación de la nueva persona, predomina el desorden por la creencia que solo la teoría de la igualdad política es suficiente para el proceso, Venezuela, requiere la igualdad social y material, es uno de los pocos países que sin tener desarrollo industrial ni soberanía alimentaria puede conseguir los recursos económicos para construir el socialismo en base al petróleo e ir desarrollándose.

En eso creo cuando manifesté que debemos saltarnos fases del proceso sin utilizar a la pobreza como interés político, pero, el Buro y el PSUV fallan constantemente por estar subordinados al ejecutivo, al presidente Chávez, se requiere un partido con dirigentes de base capaz de decirle al camarada presidente usted está equivocado, pero no, es un refugio para los teóricos de la nueva clase con la vieja omnipotencia capitalista, es necesario que el criminal este ahí, igual que el economista de la inflación o el abogado de la manipulación y la especulación.

El partido así como está conformado no sirve, ¿Cuál es la realidad detrás del partido y del Buro? Es una nueva clase que trata de suplantar a otra, la clase oprimida que es la misma y la nueva clase opresora con mascara socialista son los representantes del Estado político, si eso continua así saltemos a la VI República o a la VII, lo importante es, desarrollarse socialmente hablando.

La interrelación con el capitalismo representa un estorbo para la revolución, sus industrias, comercios, afectan y atentan contra el desarrollo del pueblo, siembran la discordia en las familias, en la sociedad, sus restos son muy manipuladores, no se extinguen por si solos, hay que ayudarlos a que desaparezcan, misión muy difícil sin el apoyo de un partido verdaderamente revolucionario que no ayuda a luchar contra los vestigios del pasado, contra las manifestaciones de la moral burguesa, porque, ellos son los nuevos burgueses con mentalidad privada, hablando, solo hablando de construir un socialismo, son la parte fundamental para sostener el consumismo aun con la cédula o las letras, ya basta de esas tonterías, vayamos por el cambio radical, un partido y Buro de bases.

La construcción del socialismo supone cambios en la administración pública y política para que las bases participen con el partido gobernando la sociedad, adquiriendo la capacidad de administrar, las bases son la expresión del proceso bolivariano no el Buro ni el gobierno, 3 años casi perdidos con un partido lleno de vicios de un idealismo pasional en una ideología demagógica nada práctica, chocante contraste con la realidad. Demostración representativa que capta este proceso.

Superar el pasado con el partido y con el Buró así como están conformados supone enseñarles como elevar la cultura general del ciudadano (a) desarrollando un trabajo intelectual-creador que exija conocer los complejos mecanismos sociales en sus diferentes eslabones de la cultura socialista. Enseñarles, como superar la actitud despectiva, prepotente, individualista y recelosa que los caracteriza para que salgan a conversar con el pueblo y no pasen encerrados en el estrecho mundo de sus despachos y preocupaciones.

El vacio ideológico producido por el PSUV es más palpable cuando la contraloría social no funciona, otro adorno, igual que la utilización de la revocatoria, adorno constitucional para que no se toquen a los reciclados aun por su ineptitud y arrogancia, es una ideología mediocre la practicada desde el mismo gobierno, porque, pretende alejar el control social y político de las manos del pueblo sin que el partido defienda esa potestad revolucionaria.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2368 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: