Proceso revolucionario venezolano es una cátedra de democracia para el mundo

Manos grandes, amplia sonrisa y tez morena, así son algunos de los rasgos de Alirio Montoya, hombre serio, culto y reservado, que en ocasiones puede caer mal por su sarcasmo; pero en momentos puntuales deja aflorar su toque poético, que muchos desconocen en este luchado social,  asertivo analista, escritor de izquierda, devorador de la lectura y militante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional- FMLN- en El Salvador.

Lucía Berbeo: ¿Quién es Alirio Montoya?

Alirio Montoya: Depende. Alirio Montoya es un simple nombre. Un código para identificar a una persona en particular, un código de barra si quieres llamarle de una manera. José Saramago, Dios en su gloria me lo tenga, en su novela “Todos los nombres”, cita el Libro de las evidencias; la parte que dice: “Conoces el nombre que te dieron, no conoces el nombre que tienes”. Te recomiendo que lo leas mi amiga y camarada Lucía; todos estamos marcados o identificados por un nombre; pero no representamos ese nombre y a lo mejor ese nombre no nos represente ¿Quién dice que tú eres Lucía y que yo soy Alirio? Vayamos a la esencia de tu pregunta. De manera perentoria diré que me considero un incansable luchador social. Sueño con una sociedad humana, solidaria y con justicia social. Creo que ese soy yo, no el nombre que se le ocurrió ponerme  mi padre.

LB: ¿En qué está dedicado actualmente?

AM: Seré breve, me dedico a muchas cosas. Como estudié derecho o Ciencias Jurídicas, pues soy representante legal del propietario de una empresa. Pero todo mi universo de vida está concentrado en la lectura y en escribir lo que pienso. Soy político, participo activamente en la política de mi país.

LB: ¿Cuáles son los escritores que lee?

AM: Hay una infinidad de escritores que leo, por ejemplo te leo a ti. Pero te mencionaré a quienes considero mis referentes intelectuales y ojalá no te me enojes. Karl Marx, Samir Amín y Noam Chomsky, entre otros. A este último lo leí mucho antes que el Presidente Hugo Chávez lo recomendara en aquella histórica intervención en la ONU. Imagínate, en el corazón del enemigo. “Hegemonía o supervivencia” se llama el libro de Chomsky que el Comandante Chávez recomendó leer. Deberías leerlo Lucía.

LB: ¿Qué ha aprendido de ellos?

AM: Muy buena pregunta. En Marx aprendí a ir a la esencia de las cosas, a la raíz del problema. Imagínate, Marx se encerró 10 años en la Biblioteca de Londres para comprender a Adam Smith y a David Ricardo, para tener un amplio panorama de lo que es en sí el sistema capitalista. También tuvo que devorar lo escrito por George Hegel acerca de la Dialéctica Idealista. Para entender a Marx hay que leer a Smith, Ricardo y a Hegel.

De Samir Amín he aprendido que el marxismo tiene mayor vigencia que nunca. Samir afirma que “la historia del capitalismo es la historia de sus crisis”. De Chomsky aprendí que hay que llamar las cosas por su nombre; a lo mejor porque él es filósofo y lingüista. Hay un sólo terrorismo para él. El de los talibanes por ejemplo, pero también el que ejerce el Estado sionista de Israel junto a los Estados Unidos en contra del pueblo Palestino.

LB: ¿Desde cuándo es de izquierda y por qué?

AM: Es una pregunta muy profunda. Trataré de ser lo más breve posible. Mi abuela materna, María Angelina Cruz Cárdenas, era originaria de Jucuapa, un pueblo del oriente del país; ella era hermana del Dr. José Samuel Cárdenas, un prominente abogado, que si mal no recuerdo fue Magistrado de la Corte Suprema de Justicia; creo que por eso estudié leyes, pero todavía me estoy preguntando por qué estudié esa carrera. Entonces, mi abuela emigró hacia una ciudad que se llama Santa Rosa de Lima, siempre al oriente del país, frontera con Honduras. Ahí conoció a mi abuelo Rómulo Fuentes, quien fue Alcalde de esa ciudad en tiempos de la dictadura militar y por el Partido de Conciliación Nacional (PCN), el partido de la dictadura militar-oligárquica. Quiérase o no, mi familia era conservadora, pero a la edad de 13 años, un amigo de nombre Albertico (Tico) me prestó la Monografía El Salvador de Roque Dalton, era el año 1989, en plena Ofensiva Hasta el Tope. Desde ahí me convertí en la oveja blanca, sí, en la oveja blanca de mi familia. Me sentí identificado con la lucha de Farabundo Martí, el heroico mártir en la sangrienta represión de 1932.

Luego, por medio de mi camarada Rodolfo Umanzor, a finales de 1992 conocí y me incorporé informalmente a un Colectivo Comunista, fundado por el ahora dirigente del FMLN, Orestes Ortez. Me recuerdo que Rodolfo me presentó a Orestes, el “Comandante Darío Gavidia”. Orestes me habló durante 25 minutos sobre medicina, sobre cómo iba avanzando la ciencia de la medicina. Imagínate Lucía, un ex Comandante guerrillero hablándome de medicina; yo creí que él era médico, pero un año después me di cuenta que era Licenciado en Economía; te podrás imaginar la impresión que me llevé de Orestes. Es así como ingresé al Partido Comunista de El Salvador (PCS). Más adelante se desintegraron los partidos dentro del partido FMLN. Ahora somos Democráticos, Revolucionarios y Socialistas. Entonces, me hice de izquierda porque es la que siempre ha luchado por la justicia social, por la igualdad entre los seres humanos. Y si eso es ser de izquierda, pues soy de izquierda.

LB: ¿De dónde es oriundo y qué le gustaría para su país?

AM: Creo que soy ciudadano salvadoreño, por tanto soy oriundo de El Salvador. Aunque mis padres son de Santa Rosa de Lima; yo por accidentes de la vida nací en la ciudad de San Miguel (segunda ciudad más importante de El Salvador). Hoy puedo estar en la Colonia Málaga de San Salvador, la capital, mañana en una exclusiva residencial cerca de la Embajada Norteamericana. No tengo paradero.

Lo que más deseo para mi país es que la derecha entienda que estamos luchando por construir una sociedad justa y solidaria. Si a eso se le llama socialismo, democracia, eso no importa. Necesitamos reducir los índices de pobreza heredados por 20 años de gobiernos neoliberales. Queremos que todos los niños asistan a la escuela, que todos los ciudadanos tengamos asistencia en salud de forma gratuita y eficiente, queremos mejoras para los campesinos y la clase trabajadora de este país. Eso no se construye en 5 años. Necesitamos más tiempo para alcanzar esa meta, y creo que el pueblo sabe que juntos lo podemos lograr.

LB: ¿Qué admiras de Venezuela?

AM: Ahhh sus mujeres jajajaja. Mira, me gusta la valentía de ese pueblo hermano. Esa valentía la demostró durante el efímero golpe de Estado del 11 de abril del 2002. Imagínate, todo un pueblo dispuesto a luchar y morir por la Revolución Bolivariana, por su líder Hugo Chávez. Admiro al Presidente Chávez, quisiera conocerlo, dicen que lee bastante; hablaríamos mucho. Y además admiro el espíritu de servicio del pueblo venezolano. Aprovecho para agradecerles por haberle devuelto la vista a miles de salvadoreños y salvadoreñas en la humanitaria campaña Misión Milagro. Mil gracias.

LB: ¿Qué opina del Proceso Revolucionario que se lleva a cabo en Venezuela?

AM: El Proceso Revolucionario venezolano es una cátedra de democracia no sólo para América Latina, sino para el mundo entero. Son 10 elecciones de lo más transparente que se han visto en el mundo, de las cuales el pueblo junto al Presidente Chávez han ganado 9 si no me equivoco. Qué más te puedo decir hermana.

LB: ¿Considera que en las venideras elecciones triunfe el PSUV, por qué?

AM: A mi juicio creo que sí va salir ganancioso, superganacioso diría yo, porque ahora participará toda la oposición y quedará demostrada la hegemonía del pueblo venezolano aglutinado en el PSUV. Ganará el pueblo venezolano porque es un pueblo inteligente que no se deja sorprender y engañar por la campaña mediática difamatoria de la oposición y del imperio en contra del Comandante Hugo Chávez.

LB: ¿Qué opinión le merece que en la región se esté extendiéndose la izquierda?

AM: Simple. La izquierda le ha dado el poder al pueblo, el pueblo no solamente elige, sino que decide directamente sobre su presente y futuro. La derecha sumergió a los pueblos latinoamericanos en la pobreza. Hizo más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. Ahora la cosa va cambiando y la gente ve eso.

LB: ¿Considera que el Comandante Chávez es referencia en el continente, por qué?

AM: Para mí es uno de los pocos referentes, Evo Morales por ejemplo también es un referente. Pero hay algo en el Presidente Chávez que lo hace diferente a los demás líderes de izquierda en el continente, y pienso que es su carisma. Por supuesto también su valentía.  

  

 LB: ¿Qué le recomendaría y qué le pediría al Presidente Chávez?

AM: Qué pregunta más difícil. Creo que recomendarle algo estaría de sobra, por ejemplo que no deje de darle más participación al pueblo, bueno, de eso estoy seguro que no claudicará en ello. Le recomendaría que sea más precavido cuando salga del país, cuando asista a eventos públicos; los planes para asesinarlo ahí están esperando el momento preciso.

*La autora es Licenciada en Comunicación Social, analista político e internacionalista de Venezuela.


E-mail: nirmangarcia@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2199 veces.



Lucía Berbeo*


Visite el perfil de Lucía Berbeo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a108181.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO