Campos petroleros y asfalto

Era inicios de 1885 y ya se extendía la presencia y control por parte de las trasnacionales del petróleo. Lo primero que se adueñaron fue del Lago de Guanoco sobre el estado Sucre en el Oriente venezolano. Y al pasar el comienzo del nuevo siglo la realidad fue peor.

En las inauguraciones del nuevo período sus actividades se concentrarían en sus nuevas creaciones: los Campos Petroleros. Estos se construyeron frente a la mayor desigualdad de poblados inocentes. En el rostro de millones de necesitados se instalaba la nueva clase social cuyo contraste principal eran los beneficios y la buena paga quedando en desventaja los sueldos de los demás.

En la Venezuela de inicios de 1900 todo iba ocurriendo muy rápido para luego entrar en el letargo de una prolongada dictadura. Pasó de todo, desde el duro trajinar de una guerra civil y la posterior invasión por siete naciones. Luego un golpe de Estado y en 1916 la creación de la más temible policía secreta del régimen de Juan Vicente Gómez: La Sagrada.

A lo lejos se escuchaban fuertes explosiones y el martillo a presión de los taladros, había que sacar petróleo a como diera lugar. En los alrededores de tupidas selvas ya se escuchaban las despedidas de muchas aves, monos y araguatos a los cuales se le veía el susto en sus tímidos ojos.

Mientras, unos planificadores de gabardina y Kaki montaban grandes supermercados, lavanderías, casas de repuestos, comenzó el aire acondicionado, bodegas y cientos de bares, y en las mesas las tragedias de las prostitutas.

Asfaltaban vías y los caminos aparecían como por encargo, casi por encantamiento. Colocaban gas por tuberías en sitios de cocinas donde antes ardían leñas y ramas, llegó agua desde un acueducto impulsado por electricidad y con los tiempos modernos aparecieron los paneles solares. Hicieron avenidas, alumbrados, cercas de seguridad y pusieron alcabalas de policías y guardias nacionales.

Luego vinieron los ministerios con sus grandes oficinas. El protocolo del casimir en combinación con el tafetán y el estambre. El frac, la corbata, la levita, el flux y vasos con wiski, hielo y desayunos con Corn Flakes de Kellogg´s.

Todo era propiciado por trasnacionales petroleras y de allí hasta llegar a la nacionalización y una vez lograda ésta, comenzaron las inversiones de los gobiernos venezolanos a los planes de los extranjeros en el exterior.

Por eso terminaron creando CITGO en Estados Unidos, todo forjado con dinero de Venezuela. Gastos mulmillonarios iban y venían. De allá enviaban papeles con proyectos en inglés y aquí los gobiernos venezolanos los financiaban.

De aquí para allá iban baucheres con grandes depósitos, todo convertido en una verdadera bofetada para un país distraído. Pero era el modelo de los petroleros decían todos al unísono y hay que apoyarlos.

Mientras allá -EE.UU- las cosas funcionaban administrativa y gerencialmente, aquí -Venezuela- acababan con una cultura de trabajo nacionalista la cual marcó notablemente dos décadas las cuales las nuevas clases dominantes se esmeraban en destruir: 1940 junto a 1950.

Era acabar con lo que venía funcionando en el país y poco a poco ir imprimiendo el modelo del desorden, y en muy poco tiempo se logró. En Norteamérica productividad, industrias, desarrollo. En Venezuela tercer país del planeta extrayendo crudo y primero exportándolo allí era todo lo contrario: desorden, anarquía, corrupción.

En EE.UU, Venezuela financió y creó compañías de asfalto para la Costa Este, millón y medio de toneladas métricas iban a parar cada año en el territorio soñado de la meritocracia del petróleo.

Mientras, acá en Venezuela, se convertía en tradición los huecos en las calles, avenidas y autopistas. Caminos de tierra, polvo e intransitabilidad y la mínima creación de vías de comunicación al año. La gente se mató durante décadas por el mal estado de las carreteras.

Pero fue un modelo, una proeza para Venezuela llevar asfalto hacia los Estados Unidos de Norteamérica, hicieron ese fácil proceso, pero implementar esa prueba en el país donde se extraía siempre resultó en un desastre.

Y todo esto mientras en el Oriente venezolano entre los estados Sucre, Monagas y Delta Amacuro está el llamado Pantano de Oriente, una segunda Faja petrolífera, pero de asfalto. Fino de altísima calidad, pero sin explotar.

Hoy no se extrae nada a pesar que en 1885 fue explotado por los gringos hasta 1945. Ese es un lago inmenso. La gente llegó a trabajar sin moverse del mismo sitio hasta por 38 años y por eso les llamaban Los Parceleros, porque nunca se movían del mismo lugar de trabajo, sacaban hoy y mañana nuevamente estaba lleno. Obtenían asfalto y allí mismo volvía a salir de abajo de la tierra pues la veta no se cerraba, aún sigue abierta.

Allí está el material de asfalto para buena parte de Venezuela, pero no hay extracción. Aun cuando es superior y de mejor calidad en comparación con el Pitch Lake en Trinidad y Tobago, centro de asfalto de menor calidad al alojado en Venezuela. Pero el venezolano no se explota a pesar de tener todas las pruebas ingenieriles certificadas por expertos, ha sido imposible extraerlo.

Los grandes cinco centros de asfalto en el planeta son:

1.- Lago Bermúdez o Lago de Guanoco en el estado Sucre Venezuela.

2.- La Brea en Trinidad y Tobago.

3.- Rancho La Brea, Los Ángeles, EE.UU.

4.- McKittrick Tar Pits, California, EE.UU.

5.- Carpintería Tar Pits, California, EE.UU.

El Lago de Guanoco o Lago Bermúdez tiene una extensión de 420 hectáreas lo que equivale a cuatro millones doscientos mil metros cuadrados. Su profundidad comprobada va desde metro y medio a dos metros y en cálculos se estima que hay depositados más de setenta y cinco millones de barriles de asfalto.

Guanoco fue explotado desde 1885 hasta 1934. Todo comenzó en el gobierno de Guzmán Blanco presidente de Venezuela en tres ocasiones: la primera desde 1870 hasta 1877 la segunda fue de 1879 a1 1884 y el tercer mandato lo ejerció desde 1886 hasta 1888.

El 7 de mayo de 1883 siendo su último periodo dio en concesión, explotación y comercialización a dos norteamericanos, Horacio Hamilton y Jorge A. Phillips, el Lago de Guanoco.

Estos dos norteamericanos en apenas dos años y medio exactamente el 16 de noviembre de 1885 traspasaron sus derechos a la New York Bermúdez Company subsidiaria de la General Asphalt de Filadelfia.

Allí existió un ferrocarril el cual recorría 15 kilómetros desde el muelle hasta el Caño Guanoco donde embarcaban el producto en tanqueros que navegaban desde el Golfo de Paria introduciéndose hasta el Rio San Juan y de allí hasta EE.UU.

Esa es la Genesis del modelo del asfalto en Venezuela donde no tenemos la visión gerencial, de liderazgo nacional. PDVSA tiene una Filial de asfalto, pero sus propuestas para el país no se oyen.

Si el desarrollo del país viene en la importancia de las carreteras deberíamos tener un ministerio especialmente del asfalto. Estamos en lucha contra un modelo que no cuadra con la nueva Venezuela. Hace falta tomar muchas acciones y decisiones.

Hasta Más pronto…

Miguel A. Jaimes N.

Abril del 2021

https://www.geopoliticapetrolera.com

venezuela01@gmail.com

 

Nota: Nomencladores utilizados en la industria petrolera y gasífera:

1.- MMM Bls Millardo de barriles.

2.- BPC Billardos de pies cúbicos.

3.- MMTM Millones de toneladas métricas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1032 veces.



Miguel Jaimes

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Director del Diplomado en Geopolítica del Petróleo. Sitios webs; https://www.geopoliticapetrolera.com y https://www.lamucuy.com.ve

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes

Miguel Jaimes

Más artículos de este autor