PDVSA Frente al Peligroso Juego de Guyana y Exxon

Guyana es un país que históricamente ha estado sumido en crimen y pobreza. Un país cuyos gobiernos naturalmente buscan la aprobación y siguen complacientes los designios de sus antiguos amos anglosajones.

Guyana ha entrado en una guerra asimétrica con todos los hierros contra Venezuela, para extraer cuanto ante los recursos de la zona en litigio, sin importarle mucho los términos contractuales que ha acordado con Exxon, a sabiendas quizá que cualquier ganancia es en realidad un robo contra Venezuela disfrazado de legalidad.

Desafortunadamente dicho país corre el grave riesgo de caer en mayor endeudamiento y pobreza al término del contrato con dicha corporación petrolera, quien a la postre será el único ganador.

Hambrienta y Truculenta Exxon:

La salida de ExxonMobil de Venezuela y luego su derrota en la puja legal con PDVSA, dejó detrás [https://www.lajornadanet.com/diario/archivo/2008/marzo/190308-1.html] un sabor amargo dentro de dicha corporación. No nos cabe duda que de allí en lo adelante, se propuso llevar a cabo una venganza con nuestra patria.

A sabiendas de la debilidad coyuntural del gobierno Venezolano y del apoyo implícito de Canadá, EEUU y UK, el interés de Guyana se acopla perfectamente con la necesidad de una Exxon en grandes problemas de capitalización de mercado, pero también se ajusta a los planes de retaliación.

ExxonMobil es una corporación que atraviesa un duro momento. Durante 2020 sus resultados financieros y operacionales la llevaron a perder $22,400 millones, a pesar que dicha corporación aun tiene un bolsillo profundo con patrimonio de $157.000 millones y una baja relación deuda/patrimonio que le permite seguir endeudándose.

Recientemente Exxon ha sido demandado por suplir información deliberadamente engañosa en sus [https://www.kaieteurnewsonline.com/2021/03/12/exxonmobil-facing-another-lawsuit-over-alleged-inflation-of-us-assets/] activos del Permian en los EEUU.

A Exxon le importa poco destruir ecosistemas, estafar con acuerdos leoninos a países pobres y destruir comunidades enteras [https://moneyinc.com/exxon-mobil-lawsuits-you-should-know-about/]. Es una empresa sin merito, ni moral. Es hoy por hoy la operadora petrolera que emite el mayor volumen de CO2 a la atmosfera a nivel mundial, con sobre 730 millones de toneladas métricas, seguida por Shell y Total. Una empresa sin ningún interés en la conservación ambiental y con una larga trayectoria de crímenes contra el medio ambiente, que recientemente intentó infructuosamente bloquear una resolución de sus [https://www.kaieteurnewsonline.com/2021/03/03/exxonmobil-loses-sec-petition-to-block-shareholders-voting-on-climate-change-resolutions/] inversionistas sobre el cambio climático ante la SEC.

Aun con esa penosa historia de accidentes e ilícitos ambientales, ExxonMobil se da el lujo en sus operaciones en Guyana, de no tener directamente seguro alguno que responda ante la eventualidad de un desastre, luego de haber expulsado al medio ambiente sobre 10,000 millones de pie cúbicos de gases tóxicos. De llegarse a suscitar un derrame petrolero en las operaciones cercanas a nuestra fachada atlántica, una Guyana con PIB anual de apenas $3,000 millones, no tendría con que responder a la región. [https://www.kaieteurnewsonline.com/2021/03/03/exxonmobil-dodges-question-on-oil-disaster-insurance/].

Por supuesto que para ExxonMobil los risibles términos contractuales que logró con Guyana son atractivos. Términos donde apenas reconoce un 2% de regalías, más un 50% del 25% restante luego de deducir un gigantesco 75% para recobro de capital. Un dinero bienvenido. Se suman a ello una serie de inéditas prerrogativas dignas del más vil saqueo. Es por ello que la transnacional cedió activos en Europa y otras partes del mundo para enfocarse en Guyana, a pesar de la complejidad geopolítica y operacional.

Aun antes de producir la primera gota de petróleo, el gobierno guyanés estaba ya obligado a reconocer y pagar $460+ por costos "pre-contrato", que podrían elevarse hasta $900+ millones, lo que representa cerca del 30% del PIB de dicho país [https://www.kaieteurnewsonline.com/2020/11/07/guyana-still-stuck-on-audit-of-460m-pre-contract-costs-owed-to-exxonmobil/].

Pero el latrocinio no termina allí y posiblemente Guyana termine más bien endeudada al término del contrato de producción con ExxonMobil. La transnacional no solo no paga el gas que produce y utiliza, sino que se prepara para cobrar a los guyaneses por el envío del gas sobrante de sus operaciones a tierra. El proyecto de infraestructura le estaría constando a la empobrecida nación unos US$800 millones, además del costo del gas [https://www.kaieteurnewsonline.com/2021/03/29/us800m-gas-to-shore-project-where-did-jagdeo-get-his-figures-without-a-feasibility-study/] que ellos mismos "le regalan".

La producción de Liza totaliza unos 125.000 a 130.000 BPD, con una producción de gas asociada cercana a 150 MMPCD. Entre Diciembre’2019 y Diciembre’2020 la relación unitaria gas-petróleo (RGP) ha pasado de 550 PC/B a 1,170 PC/B, aun estando sometido a inyección de agua/gas desde finales de Q1’2020. Al ser un yacimiento volumétrico sin soporte natural de energía, las expectativas apuntan hacia un aumento sostenido en la producción de gas, complicando la producción actual de crudo por largo periodo, así como el manejo de los crecientes excedentes de gas producidos. De allí el interés de Exxon por incorporar cuanto antes el mayor numero de campos a producción, previendo para 2027 un total de 7 plataformas. Sin embargo, sus 3 últimos pozos de avanzada (1) y exploratorios (2) han resultado secos/no-comerciales, limitando sus opciones únicamente al bloque Stabroek por ahora y una posible extensión en sentido N-NO; es decir en dirección hacia aguas en litigio.

En vista que Exxon espera un repunte en la producción de gas y por ende en sus emisiones toxicas al medio ambiente, vende al estado guyanés el proyecto de gas a tierra [https://www.stabroeknews.com/2021/03/24/news/guyana/exxon-anticipates-significant-progress-on-gas-to-shore-project/]. Un "troyano" diseñado para evitar asumir gastos mil millonarios en adaptación mayor de su mal diseñada plataforma "FPSO destiny" asociada a las operaciones de Liza y así poder transferir dicho costos a Guyana.

Es así como la transnacional ofrece a Guyana el proyecto gas a tierra con 50 MMPCD como una solución para dicho país, cuando en realidad es una solución y un negocio de largo plazo para ellos. No es sorpresa alguna que la disponibilidad de gas haya pasado de 35 MMPCD a 50 MMPCD, dado que el aumento en la RGP seguirá siendo la tendencia.

Venezuela Debe Actuar Ya:

La supervivencia de Venezuela tanto política como financiera, va a depender de las acciones que se tomen desde ahora, desde el vientre mismo del poder político. Hay que detener el pésimo manejo, la mala visión y peor gestión, ausente de estrategias, que hoy destruye Petróleos de Venezuela y el MENPET, cuanto antes.

Guyana está planteando un juego peligroso en eventual uso y aprovechamiento de los recursos entrampados bajo las aguas en litigio de nuestra proyección Atlántica junto a la operadora ExxonMobil. Dicha empresa ha encontrado en Guyana el aliado perfecto para poder navegar las aguas turbulentas que atraviesa desde 2013.

Exxon considera que Venezuela con N. Maduro al frente no será peligro, mientras desde los EEUU ejerzan presión sobre nuestro país y PDVSA por la vía de las sanciones y mientras desde dentro mismo de Venezuela, sus políticos se destruyan entre si y con ellos, destruyan nuestra propia patria.

Guyana ha desarrollado y producido esos activos desde Diciembre’2019, mientras que Venezuela no solo no ha hecho acto de presencia en dichas aguas, sino que prácticamente ha abandonado los desarrollos cercanos de Deltana.

Las implicaciones de los avances de Guyana van mucho más allá del diferendo limítrofe, dado que así como los campos de Deltana y Norte de Paria; específicamente Dragon y Loran Manatee, se encuentran compartidos con campos operados del lado trinitario, estos campos localizados en bloques del lado guyanés, podrían igualmente estar compartidos con nuestros yacimientos en Deltana y también con los yacimientos en aguas bajo reclamación [https://www.tv6tnt.com/news/local/t-t-venezuela-ink-a-final-agreement-to-develop-joint-gas-fields/article_6738d29a-952d-598b-a408-f257d12514e8.html] y en consecuencia, se estarían sustrayendo nuestros recursos sin ser advertido por nosotros y sin haber obtenido contraprestación alguna.

La administración de N. Maduro no ha sabido ejercer presión, ni ha sabido defender nuestro derecho. Las opciones de corto plazo que hoy posee Venezuela son pocas y todas pasan por exponer y ceder cada vez más, habida cuenta del elevado nivel de entropía interna, del creciente deterioro y del ausente talento dentro de PDVSA y el MENPET.

Lo que ha ocurrido en contra de Venezuela precisamente desde el desplome del barril, forma parte de una confabulación regional para obstaculizar el flujo de nuestros crudos, facilitando la producción desde EEUU, Brasil, Colombia y ahora Guyana, apoyados en la misma destrucción que ha venido sufriendo PDVSA puertas adentro.

La principal fortaleza de una PDVSA bien manejada reposa, en su potencial real de ser producidos con bajos costos relativos, así como en su abundancia de recursos. Pero hay que reorientar esfuerzos cuanto antes y ello no puede hacerse mientras PDVSA y el MENPET estén en manos de individuos que desconocen la industria y los mercados energéticos.

Bajo el entendido de una empresa manejada bajo el mismo estándar reinante entre 2002 y antes de la implementación del plan siembra petrolera, no existe competencia para nuestros crudos desde Canadá hasta la Patagonia. PDVSA debe detener la destrucción y desmantelamiento de su cadena integrada de negocios.

Venezuela debe apuntar hacia la búsqueda de costos de producción tal que apalanque el posicionamiento preferencial de nuestros crudos en la región y el mundo. PDVSA puede fácilmente cerrarle el paso a Guyana, Brasil y cualquier competidor de la región, si así se lo propone. Pero debe saberlo hacer. Es preciso rescatar la integridad de la directiva de PDVSA y la misión fundamental del MENPET, expulsado cuanto antes a sus actuales representantes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1577 veces.



Einstein Millán Arcia

Asesor Petróleo y Gas "Upstream" & RE SME/Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979. Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha escrito más de 300 artículos de opinión y sido citado en materia de petróleo y gas en: spglobal.com, aporrea.org, NoticiasVenezuela.org, Plattsblog, Oilpro.com, las armas de coronel, Vanguardia de España, segurosybanca.com, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News), Energy Economist, Kaieteur-news & Stabroeknews Guyana, Sputnik-news y Los Ángeles Times.

 emillan7@hotmail.com      @EinsteinMillan

Visite el perfil de Einstein Millán Arcia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad