Sin gasolina no hay paraíso

A principios del mes de septiembre el gobierno de Nicolás Maduro, después de un proceso largo de conversaciones con sectores menos extremistas de la oposición venezolana, y con la medida de indulto a un centenar de "políticos presos", despejó el camino de la ruta electoral de diciembre para elegir la Asamblea Nacional.

A pesar de la contumacia de los sectores extremistas y su intento de imponer, con el apoyo del imperio, vías no electorales en la confrontación con el gobierno, a medida que se acerca diciembre parece vislumbrarse un panorama electoral favorable a la democracia y a la paz.

La Unión Europea, que inicialmente coqueteó con esta vía electoral, auspiciada por el gobierno y convenida con los sectores menos extremistas, parece que terminará dejándose arrastrar por los injerencistas del norte, quienes no están dispuestos a aflojar, después de todos estos años con todas las "opciones sobre la mesa" para derrocar al gobierno de Venezuela.

El panorama preelectoral se va a complicar con la escasez de gasolina. Después de tres meses de instrumentado el plan de distribución de combustible y considerando positivo el hecho de que a partir de junio con la llegada de 5 buques iraníes con petróleo, se logró reactivar el parque automotor, prácticamente paralizado entre mayo y abril por la escasez de combustible.

Es evidente que el proceso de reactivación de las refinerías, contempladas en el plan de distribución puesto en marcha el 1 de junio de 2020, lleva su tiempo. No es muy claro cuánto se ha avanzado en el asunto y lo que más se ha oído son versiones fatalistas acerca del asunto. Esta sigue siendo la pata coja del programa de distribución de combustible, no hay combustible que distribuir si no lo producimos.

Somos optimistas respecto a que sí se logrará el objetivo planteado y que muy a pesar de las duras condiciones de acoso y asedio en las que se encuentra el país, lograremos producir la mayor parte del combustible que consumimos regularmente.

Parece importante que el gobierno, especialmente los responsables de la materia, puedan suministrar información oportuna acerca de los avances al día de hoy en lo referente al rescate de las refinerías. Sería importante también conocer las versiones de expertos más afines al gobierno, respecto al tema.

Ha sido altamente positiva la instrumentación del plan de subsidio a la gasolina a través del Sistema Patria, los hechos así lo están demostrando. Más allá de la inconformidad y el rechazo eterno de los "oposicionistas" obcecados contra el gobierno y cualquier política que implemente. Valdría la pena que se hicieran públicos los datos acerca de la cuantía del subsidio que se ha otorgado hasta la fecha.

Mientras no se reactiven plenamente las refinerías dependeremos del combustible que venga de afuera, sea de Irán o de cualquier otro país. Esto no debe ser ninguna novedad para nadie. Lo que sí es importante es que el gobierno aclare hasta donde se ha avanzado en la recuperación de las refinerías, el pueblo debe saber, porque es el pueblo quien lleva sobre sus espaladas la mayor carga del acoso y asedio del imperio.

El otro tema que sigue pendiente y que el gobierno ni lo mencione, pero que se hace insoslayable, es el del impostergable aumento de salario mínimo.

Por mucho que el pueblo siga resistiendo el asedio y al acoso del imperio, nadie logra comprar nada con los escasos ingresos que suponen los salario, jubilaciones y pensiones.

Como bien dijo Farías en la disputa con Curcio, respecto a este tema, el gobierno no puede ofrecer algo que no va a cumplir, pero el gobierno tiene que entender que la gente necesita recibir un "mínimo" que le permita seguir resistiendo, ya hace meses que los trabajadores han perdido la capacidad de resistir. Es responsabilidad del gobierno revolucionario, apoyar al pueblo para que continúe en la resistencia. Para mañana será tarde.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 486 veces.



Juan González


Visite el perfil de Juan González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: