PDVSA: El Cocktail del Desastre

A apenas 8 semanas para el cierre del 2019 y 3 para que finalice el periodo fiscal de PDVSA, la suerte de la corporación está prácticamente echada. Se ha ido otro año en vano para el país. Se ha ido otro año sin dar resultados. Se ha ido otro año entre desaciertos, ofertas incumplidas y destrucción para nuestra industria petrolera. Otro año sin conocer los informes de gestión de nuestra industria.

Los millones de barriles adicionales de producción ofrecidos de forma irresponsable, desde diciembre 2017 y a lo largo de 2018 por el aprendiz de PDVSA nunca llegaron. La industria se debate entre desaciertos y destrucción de la mano de Quevedo y su camarilla. La producción se ha venido a pique y no desde ahora sino desde mucho antes, de manera que no es el producto de las sanciones, sino de la falta de previsión y talento de la presidencia y directiva que allí conviven. Entre Octubre 2017 y Septiembre-2019 la producción de crudo se ha derrumbado desde 1.955.000 B/D hasta 749.000 B/D, desapareciendo del mapa 1.206.000 B/D.

EL COCKTAIL DEL DESASTRE:

A la par del desastre operativo también se enrarece el clima laboral y se multiplica la entropía interna, promovida por las paupérrimas condiciones de trabajo y la perdida continua de conquistas laborales. Salarios risibles para el estándar mundial de una empresa de su naturaleza, sin crecimiento profesional y una gerencia deficitaria que no deriva en liderazgo alguno.

En la medida en la que PDVSA se "des-profesionaliza" cada día que pasa, en esa misma medida se multiplica su propia decadencia. Obreros, artesanos y principiantes intentando hacer el trabajo de profesionales experimentados, han sido el caldo de cultivo para la perdida neta de valor en activos por el orden del 49.8% entre 2017 y el cierre de 2019. Aunado a lo anterior, la contaminación ambiental, el deterioro de sus activos y la política de brazos caídos de su fuerza laboral constituyen un mortal "cocktail" que puede en cualquier momento desenlazar en una situación catastrófica para el país, no solo financiera, sino de una fatal accidentalidad por la naturaleza misma de sus operaciones. Ya de hecho, lagos, ríos y quebradas acusan los efectos de una criminal contaminación sin precedentes.

Mientras en otras latitudes de orbe las compañías petroleras buscan optimizar ganancias basadas en la experticia, la tecnología y la profesionalización de su fuerza hombre, PDVSA apunta en la dirección contraria alimentando el populismo, la chabacanería y el "tercermundismo institucional". Con casi 140.000 empleados, apenas produce 749.000 B/D para una relación de solo 5.4 B/D por empleado, cuando la media mundial es de cerca de 100 B/D por empleado.

Mientras en la gran porción de las empresas petroleras nacionales del globo, el salario de cualquier profesional recién llegado supera los $1.500 - $2.000 por mes, con bonificaciones adicionales, con seguros privados de primer mundo y múltiples otros beneficios, en PDVSA un profesional de 20 años no supera los $20 por mes y de paso, no posee seguridad medico hospitalaria, ni mucho menos seguridad social acorde con su nivel de exposición, naturaleza de su trabajo, ni grado de responsabilidad.

Avarientos incapaces querían desde los 80 y 90 ponerle las manos a PDVSA y lo lograron en revolución. Lograron ponerla la mano si, pero también lograron su destrucción. No son de extrañar los cada vez más paupérrimos resultados de gestión. No es de extrañar la cada vez más galopante y despiadada corrupción que se ha apoderado de ella.

Honestamente creímos en 2002 que había florecido una nueva industria. Creímos hasta 2006-2008 que PDVSA estaba enfilada a ser grande para el único beneficio de Venezuela. Creímos nuevamente con la llegada de Nelson 2n 08’2017 que la industria había recuperado las esperanzas; pero no fue así. La avaricia, ineptitud y la corrupción se apoderaron de ella hasta el día de hoy y no la soltaran sino hasta verla destruida por completo, ya que desde el ejecutivo no dan señal de rectificación alguna.

UN 2019 EN CIFRAS:

Basados en cifras oficiales de producción y precios del barril hasta el cierre de Octubre’2019 y proyectando los dos meses remanentes del año, se completó la estimación de ingreso bruto, neto y cifras promedio-año.

Para el caso de producción, se espera un rebote para el mes de Octubre promovido por una sustancial liberación de inventario, con envíos hacia Oriente particularmente vía Rosneft, Reliance y Cuba. China ha mostrado rezago debido a la diatriba con EEUU. Este crecimiento será sostenido hasta cierre de 2019 normalizándose en el entorno de los 890/750 MBD según formato OPEP directo/secundario, cerrando el 2019 con una producción promedio de cerca de 1.020.000 B/D.

El precio promedio de la cesta Venezolana’2019 podría rondar los $55.6 @ $56.1 por barril, con lo cual los ingresos brutos considerando gastos reducidos de importación de refinados para consumo interno podrían centrarse en $7.500 millones, para un ingreso neto en el entorno de los $380 @ $210 millones.

Con las cifras anteriores por delante, no resulta difícil concluir que no son suficientes para sostener el gasto de un estado totalmente dependiente de las importaciones de cualquier tipo de bien, ni para engrosar y alimentar la dependencia de esa clase social más desposeída.

Dada a sequía financiera es inminente una cesión de activos y de hecho se esta viendo, con los acuerdos y ablandamientos en materia fiscal para ciertos proyectos costa afuera; aunque de seguro vendrán otros similares en tierra. La conveniencia o no de estos acuerdos es imposible de predecir por el momento, dado que no se conoce el alcance ni los detalles en ningún caso.

Por un lado, es estratégicamente fundamental apalancar el desarrollo de todos los activos limítrofes cuanto antes, como también es fundamental el monetizar las reservas de la FPO cuanto antes. Ambas acciones demandaran una necesaria sinergia entre el conocimiento y la visión, además de revisar la conveniencia o no de permanecer en ese grupo hoy venido a menos llamado OPEP por las implicaciones de aceleración de volumen, segregaciones y esquema de precios que de seguro demandara su desarrollo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1113 veces.



Einstein Millán Arcia

Petróleo y Gas "Upstream"/ Estudios de Especialización a nivel de doctorado en flujo de fluido en medios porosos – The University of Oklahoma, 1991 / Master of Science Petroleum Engineering – The University of Oklahoma, 1990 / Ingeniero de Petróleo Universidad de Oriente, 1979. Ha publicado y presentado en diversas revistas y conferencias internacionales más de 12 trabajos especializados en materia de Petróleo y Gas. Ha escrito más de 250 artículos de opinión y sido citado en materia de petróleo y gas en: Soberania.org, aporrea.org, NoticiasVenezuela.org, Plattsblog, Oilpro.com, las armas de coronel, segurosybanca.com, noticiascandela.informe25.com, The Slush Pit (Oklahoma Oil & Gas News), Energy Economist, La Vanguardia, spglobal y Los Ángeles Times.

 emillan7@hotmail.com      @EinsteinMillan

Visite el perfil de Einstein Millán Arcia para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Einstein Millán Arcia

Einstein Millán Arcia

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a284236.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO