Suspendamos o recortemos la venta de petróleo antes de que siga bajando su precio

Recordemos que cuando Chávez el petróleo estuvo bajo cero y sobrevivimos. Afortunadamente, se trata de un bien no perecedero. No perdamos de vista que en cada transacción de compraventa de petróleo de ahorita hay un vendedor perjudicado y un comprador muy beneficiado. Esto es clave para entender el problema.

La burguesía petrolera asiática y norafricana se une, y como en esos países sumisos imperiales la mayoría sus gobernantes son dueños personales del petróleo, sólo los trabajadores de dichos países sufrirán las malas consecuencias.

En Venezuela hemos vivido con 7$/barril; ya que antes esos pocos dólares se repartían más o menos así:

 3$/barril para el FMI;

 3$/barril para los parásitos de la burguesía nacional, y

1$/barril para la burocracia mediana y menor.

Eso explica los sueldos miserables y la carencia casi absoluta de servicios populares. Los extranjeros serán los primeros en dejar el pelero porque su permanencia en tales países no ha sido por otra causa que la de participar lícita o ilícitamente en el fácil reparto petrolero de todos los países que los hayan recibido.
En Venezuela, sus pobres, sus emarginados, los trabajadores de salario y pensiones mínimas, tienen poco qué perder ya que su experiencia en penurias de toda índole terminó haciéndolos inmunes a tales bajas de ingresos petroleros porque obviamente de aquellos 7$/barril no participaban sino en especie, en sobras del basurero,las más de las veces, de limosnas varias.
Ese petróleo que diariamente estamos vendiendo a precio de gallina flaca, luego nos venderían a precios de gallina gorda. Tal es la estrategia de fondo que el imperio tiene muy bien solapada y disfrazada con mil trapos rojos sólo para pendejos como hemos estado demostrando que somos. Buscan quedarse con todo el petróleo y todas las demás riquezas. Si no vendemos deja de tener efecto su perversa estrategia.
La suba del precio de la gasolina debe ser inminente en nuestro país, ya que los escuálidos que han acompañado al enemigo son y han sido los principales beneficiarios de su baratura. Tal aumento del precio de la gasolina tendrá de hecho un efecto casi = 0 ya que los comerciantes  han estado vendiendo todo al precio que les ha dado la gana y sin castigo ejemplar alguno. En los precios del mercado ha resultado indiferente el componente energético en una estructura de costos tan arbitraria como la que hasta ahora el Estado ha tolerado ya que quienes la han practicado siguen ejerciendo como especuladores. 
Venimos sugiriendo que antes de que sigan bajando*-, no obstante, sería bueno supender la venta porque de seguir vendiendo estaríamos contribuyendo a la baja, vendiendo barato para comprar bien caro, tales la estrategia megaeconómica imperial.
---
* Este llamado se lo hacemos a todos los países exportadores.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1643 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: