Llegaron los vientos calurosos de los abriles de golpe

Palabras claves: calor de Maracaibo, PDVSA, secesión, meritocracia, empresa-estado, dominación, procónsules, corrupción, avances, campañas mediáticas, flojera e incapacidad comunitaria y gubernamental, privatización, neoliberalismo, infiltrados, destruir lo construido, redireccionamiento del solicitante, allanamiento, campaña contra socialistas y comunistas, disfuncional nivel de organización.

Entra abril con una ola de calor en Maracaibo que luego inunda como un viento caluroso al resto de Venezuela. Un marabino en 2002 enciende esa hoguera, fuente del calor: Gastón Parra es nombrado para guiar los destinos de PDVSA. Ese fue el gatillo para el desarrollo de un paro que redirigía una marcha para derrocar a nuestro líder presidente. El interés de los alzados abrileños es tal que no se miden denotando abiertamente y desafiantes sus intenciones. Habían creado en una era histórica nefasta, conocida en la actualidad como cuarta república, un proceso secesionista de hecho, erigieron un estado paralelo dentro de Venezuela, PDVSA. Ahora se desarrollaría la defensa a ultranza de los intereses de la meritocracia a la orden de los intereses foráneos.

La empresa-estado era un satélite de imperios nórdicos de habla inglesa (Estados Unidos y Gran Bretaña), estados que auspiciando la enajenación de la riqueza obtenida, el despilfarro, la inversión en territorios foráneos y la exclusión sistemática de la mayor parte de la comunidad. Estaban plenos de ínfulas de dominación y contando con sus procónsules venezolanos, tenían la esperanza de quedarse con todo. Eso era la empresa nacional de petróleos, PDVSA, una nación consecuencia de esa secesión, para ellos, en proceso de desmantelamiento y venta, con paga abundante y más dinero y prebendas por venir a cambio de cederla a esas naciones extrageras. Ahora en abril estaban defendiendo la soberanía meritocrática sobre la empresa-estado, soberanía que los tecnócratas se arrogaban y que tenían que defender para tapar la corrupción del tamaño de la traición a la patria. Esta defensa que ellos ejercían era la reacción ante el avance del presidente Chávez en nacionalizar PDVSA realmente para Venezuela. Las alianzas de los tecnócratas apátridas con la cúspide militar y con los medios de comunicación llenaron de sangre, tristeza, dolor y casi la pérdida de nuestro líder presidente.

Hoy en 2006 el proceso no ha terminado pero se ha avanzado. Se pide que se juzgue a los quienes planificaron y firmaron los convenios operativos de la apertura petrolera, ya anulados, y que se deje participar a las comunidades y colectivos en la conformación de nuevos modelos de contratación, se pide el desarrollo de una industria petrolera plenamente venezolana, se buscan otros mercados, se avanza en la conformación regional internacional de empresas multinacionales en pos de la integración, se experimentan quizás en forma muy sutil mecanismos de participación del pueblo en la empresa para ser verdaderos accionistas originarios, se abrió el espacio y normativa para el apoyo a las Misiones, en la recuperación de salud y emprendimientos productivos a las víctimas de la exclusión a través de Desarrollo Social. Ejemplo de este avance es la gestión de Palmaven en el Zulia, liderado por el ingeniero Róger Lázaro, la cual construye junto a las comunidades organizadas, cooperativas o empresas tuteladas por la comunidad, módulos de barrio Adentro I.

La respuesta de la contrarrevolución es evidente, su apoyo militar se desinfló y solo cuentan con los procesos de la comunicación. Son evidentes las campañas mediáticas las cuales están dirigidas a desprestigiar a los colectivos, a las comunidades. Se le endilgan, generalizando a todos los venezolanos, características de flojos, desorganizados, despilfarradores, incompetentes, ejércitos de pedigüeños, que construyen en el Zulia módulos de baja calidad que tendrán que demoler las mismas comunidades, incapaces de incorporarse a la calidad de la producción. Al gobierno y a los funcionarios se le acusa intempestivamente de corruptos, incapaces de guiar y custodiar los procesos productivos, solo servirían para mandar y ni eso lo hacen.

Es así como el país se cae a pedazos según esa campaña: una comunidad malandra con un gobierno corrupto, incapaces de dirigir un país. Es por ello que la próxima campaña es aconsejar privatizar todo, para que puedan funcionar, para que entre dinero al país, para que haya prosperidad (suponemos que para ellos, para los dueños de los medios de producción), ¡ya nos las sabemos!: neoliberalismo. Incentivos para el calor de abril, el abril traicionero y contrarrevolucionario de ellos. Hemos puesto atención porque desde hace rato en Maracaibo se corren rumores de nuevos intentos golpistas abrileños.

En Maracaibo se calienta el ambiente, corrientes secesionistas, incorporación de nuevos cuadros no tan conocidos, infiltrados, dentro de las Misiones para minarlas y destruir lo ya construido, desapoyo al funcionamiento de estas Misiones, bloqueo del apoyo de Desarrollo Social y redireccionamiento de los solicitantes a los espacios de la gobernación regional, campañas contra los cuadros socialistas y comunistas dentro de la empresa petrolera PDVSA, con allanamientos y otras artimañas para hacer disfuncional los niveles de organización los cuales dirigen, toda una guarimba petrolera, sabemos que ocurre dentro de E Y P de occidente y buscamos otros focos, ¿apoyo a una nueva ventolera calurosa de un abril de golpe?.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2873 veces.



Elio Ríos Serrano


Visite el perfil de Elio Ríos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: