No al aumento del servicio Eléctrico

Las inversiones en el sector eléctrico realizadas en  revolución son innegables y están a la vista de todos, inversiones en Generación, Transmisión y Distribución. La capacidad de generación instalada en nuestro país es mayor a la demanda sin lugar a dudas, tampoco podemos negar que las tarifas son bajas y la recaudación es más baja aun.
Entender el problema del sector eléctrico en nuestro país es complejo, es por ello que debemos hacer un poco de historia.
En Gaceta Oficial Nº 38.736, de fecha 31 de julio de 2007, se publica el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Reorganización del Sector Eléctrico, que tenía como objeto, según su artículo 1º, reorganizar este sector a los fines de maximizar la eficiencia en el uso de las fuentes primarias de producción de energía y en la operación del sistema y redistribuir las cargas y funciones de las actuales operadoras del sector. Para ello unificarían todas las empresas del sector eléctrico.
Definamos el concepto de Tarifa: es una estructura de precio que sirve de base para el cobro del servicio eléctrico, la mismo tiene como objetivo reintegrar a la empresa los gastos que se encuentran asociados a la prestación del servicio y un adicional que sirva como incentivo para mejorar la estructura y prestar un mejor servicio. La tarifa se presenta a través de un pliego tarifario que determina las características asociadas a cada suscriptor, el cual es aprobado por el Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica, Corpoelec no tiene injerencia en la fijación o determinación de las tarifas. Existe un precio promedio que comprende lo establecido en el pliego tarifario: cargo por demanda, cargo por energía, cargo por subestación, y cargo por transporte de energía de acuerdo al tipo de suscriptor.
Entre los componentes para determinar las tarifas eléctricas están: los gastos administrativos y de operación, la compra de energía, las pérdidas de energía, también la aplicación de los indicadores macroeconómicos como la inflación nacional e internacional, los precios de los combustibles (gas-gasoil-fueloil) y la paridad cambiaria.
La tarifa deberá tener como base de cálculo ingresos y costos asociados a la prestación del servicio en el ejercicio económico, criterio que debe ser sincerado de acuerdo a todos los factores que influyen para determinar ingresos y costos. El pliego tarifario está cercano a 17 tipos de tarifas lo cual amerita un estudio que permita corregir esta distorsión.
Adicionalmente existen esquemas de ajuste factor tales como:
  • Factor de Ajuste de Precio (FAP) No aplica al sector residencial
  • Cargo por Ajuste de Energía y Combustible (CACE)
En ambos factores de ajustes de las tarifas eléctricas debe tenerse mucho cuidado, ya que la primera toma como base la paridad cambiaria entre otro factor, y la segunda el precio del combustible, ambos factores muy volátiles en la economía venezolana actual.
El proceso de fusión no fue fácil, unificar 14 empresas (privadas y estatales) con diferentes estructuras organizacionales y esquemas tarifarios diferentes, fue tarea ardua.  Hoy aún persisten los problemas organizacionales en toda la estructura de Corpoelec, que a mi manera de ver, son de poco interés en resolver por las actuales autoridades que dirigen a la corporación. Es innegable que en ese proceso de fusión, después de varios años de implementado, se hace necesario la revisión de los esquemas propuestos al momento del inicio de la fusión, fallas que bajo la batuta del Ing Argenis Chávez se me ordenó corregir como Coordinador Corporativo de Planificación y Presupuesto, ya que el Ing Chávez entendió que de la forma como se venía funcionando, no íbamos por buen camino. Se presentó una propuesta que reordenaba toda la estructura organizativa de la corporación en 3 de sus niveles organizativos  y se incorporaba al poder popular en algunos procesos de distribución y comercialización de manera activa, de esta manera se quería afianzar la corresponsabilidad del poder popular en las operaciones de Corpoelec. La propuesta tuvo buena acogida por nuestro sempiterno comandante presidente en su lecho de convalecencia y propuso la creación de la Gran Misión Eléctrica sobre la cual presentamos propuestas y quedaron en la mesa por todo lo ocurrido.
Ahora bien, la empresa CADAFE fue creada y tenía una capacidad de atención de 2.000.000 de clientes en 17 estados del país, de los cuales solo el 40% pagaba el consumo eléctrico (800.000 usuarios). Como es sabido, la demanda iba in crescendo y CADAFE llegó a contabilizar hasta un número cercano al doble de clientes, de los cuales sólo pagaban por los servicios eléctricos esos mismos 800.000 usuarios, el resto de  usuarios se servían del servicio eléctrico, pero no pagaban, no habían medidores suficientes, otros simplemente, se conectaban de manera ilegal como hoy siguen haciendo, por qué no decirlo, empresas que cuadraban con funcionarios para de igual forma, no cancelar el servicio. Las pérdidas son incalculables  y la recaudación no representa ni el 10% del presupuesto anual de la corporación. Y si hablamos de la que fue la Electricidad de Caracas no hay mucha diferencia a pesar de la cantidad de medidores que tenía  instalado y que era una empresa rentable a aun con sus bajas inversiones en mejoras del servicio de distribución.
En la actualidad Corpoelec atiende un número cercano a los seis millones trescientos mil de clientes (usuarios) 6.300.000, pero se han contabilizados más de dos millones seiscientas mil conexiones no autorizadas, lo que equivale al 30-40% de usuarios registrados.
En todo caso soy de los que piensa que el  problema no se centra solamente en subir las tarifas y contribuir a elevar aún más los desproporcionados niveles de inflación que presenta el país y sea una inflación inducida, inflación es inflación y la sufrimos a diario sin contar que el servicio no es un servicio de excelencia. El actual ministro hablaba de la instalación de 2 millones de medidores inteligentes, el problema es que en Venezuela se producen, cuando mucho, no más de 100 medidores al año y se hace necesario a recurrir al mercado internacional, por lo que es imposible instalar dicha capacidad de medidores en Venezuela en un año como lo planteó el ministro.
La idea de incorporar al poder popular en las operaciones de distribución y comercialización contribuiría a disminuir  la baja recaudación y al aumento progresivo de los ingresos que recibiría Corpoelec. El presidente Chávez era contrario al incremento tarifario, era fiel creyente de transferir o restituir el poder al pueblo como única manera de avanzar hacia la construcción del socialismo, consolidar el Poder Popular como única alternativa. Para muchos sectores en el alto gobierno pareciera esto ser letra muerte, no están convencidos de ello, para muchos ministros del actual gabinete transferir parte de su competencia  al poder popular es inaudito, no creen en la capacidad de nuestro pueblo de contribuir, de manera consciente, en la transformación real del aparato burocrático del estado venezolano, de igual manera para ellos el plan de la patria es una quimera, muchos de estos ministros fueron desplazados por el mismo presidente Chávez por su ineficiencia en el desempeño de sus obligaciones en el pasado, hoy siguen en puestos claves y saboteando la gestión del presidente Nicolás Maduro, ejemplo de ello es el pensar que con el aumento de las tarifas eléctricas resuelven el problema del sector eléctrico en el país, o como aquellos que han llevado a la ruina y al total abandono a los supermercados bicentenarios en todo el país, sin contar con las empresas de servicios, hoy en estado deplorable, así como  toda clase de iniciativa que haya sido en favor del pueblo venezolano, la complicidad es corrupción también.
Sin lugar a dudas se hace necesaria una revisión de las tarifas del sector eléctrico, pero más allá de esa revisión, se necesitan planes concretos que permitan mejorar los ingresos producto de la facturación y la recaudación. Entregar parte de la distribución y algunos canales de comercialización es una de ellas, discutir y consensuar sobre la mejor tarifa plana en aquellos sectores que se benefician del servicio eléctrico y no cancelan su consumo, dar a los consejos comunales parte de esa responsabilidad y que sea el pueblo organizado el encargado de cobrar esa tarifa plana a aquellos que no poseen medidores, esta medida podría lograr la captación de más de 300 mil usuarios incorporados anualmente al servicio y cobro del servicio eléctrico, mejorar las políticas económicas en el país, disminuir la inflación y realizar un estudio que permita sincerar las tarifa, ese estudio existe, lo que hay es que discutirlo y adecuarlo al momento histórico que vive el país. Paralelo a la incorporación del poder popular se debe incluir  actividades como:
  • La inspección a los grandes usuarios
  • Instalación de más medidores que permitirán sincerar la facturación y el pago real de la energía que se consuma
  • Mayores controles administrativos
  • Implementación de nuevas tecnologías de medición
  • Nuevo modelo comercial
  • Disminución de las pérdidas (técnicas y no técnicas)en el servicio eléctrico que para este año podría estar en más de un 30% (Plan para combatir las conexiones ilegales así como la alteración de los medidores)
  • Impulsar planes de pago de deudas a los medianos, grandes usuarios y organismos públicos (Ministerios, Gobernaciones, Alcaldías, Institutos Autónomos) ya que son cuantiosas las pérdidas que le ocasionan estos sectores a Corpoelec. Recuperación de Cuentas por Cobrar a Grandes Usuarios y Sector Público que ascienden a 106 (MMBs.), Recuperación de Cuentas por Cobrar  Resto de Clientes asciende a 2.359 (MMBs.) metas programadas para el año 2014.
  • Impulsar el ahorro energético como un modelo de gestión
  • Combatir la corrupción, hecho que significativamente aumenta los costos de producción de energía, y la hace la más cara del mundo, algo que el ministro no menciona, pero el costo de producción de energía (MW) en el país es el más caro del mundo
Los centros comerciales y grandes usuarios representan el 1% de los usuarios en el sistema eléctrico nacional, pero consumen el 40% de la energía hidroeléctrica y termoeléctrica que se genera en el país, por lo cual se hace necesario implementar planes de fiscalización con funcionarios honestos que los hay por montones en Corpoelec,  que verifiquen y garanticen que el pago de estos usuarios corresponda con su nivel de consumo.
Para concluir considero que el problema actual que vive el sector eléctrico en el país no se limita solamente a subir las tarifas para aumentar la recaudación y con ello generar mayores ingresos, hoy la mala gerencia y la tecnocracia está profundamente inoculado en las entrañas de Corpoelec y el Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica, no hay un compromiso político con la revolución bolivariana ni con el legado de nuestro Comandante Chávez, la ineficiencia,  la improvisación y la desidia de las actuales autoridades desmontan todo tipo de iniciativa de aquellas personas que conforman y conformábamos a Corpoelec. Corpoelec no puede avanzar con el actual esquema organizativo, sin planes concretos que permitan corregir las cuantiosas pérdidas técnicas y no técnicas presentes hoy, el mal manejo de sus recursos humanos y sobre todo, la baja recaudación. La creación de una Corpoelec Industrial donde se han centralizado todas las compras que realiza la corporación es y ha sido de una de las mayores aberraciones de las actuales autoridades, desmontar dentro de la estructura organizativa propuesta a finales del 2012, la Dirección de Desarrollo Tecnológico y crear Corpoelec Industrial centralizando toda la PROCURA del sector y con ello capitalizar todas las negociaciones de los 4 procesos  que conforman la estructura operacional,  a buen entendedor, pocas palabras. El negar la incorporación del Poder Popular y la transferencia de competencias (Comercialización y Distribución, sectorizados) es una clara muestra de no querer avanzar en la construcción del socialismo, se desnaturaliza la conceptualización y la esencia de las propuestas inmersas en el plan de la patria. Las actuales autoridades engañan descaradamente al país sobre las fallas que presenta el sector eléctrico, no dudo que algunas sean producidas por personas inescrupulosas que de manera continua atentan contra la revolución, pero otras son producto de la mala praxis con que se maneja el sector eléctrico hoy.
Usted tiene nuevamente la pelota en su patio Presidente y compañero Nicolás Maduro, busque la verdad de lo que hoy acontece en el sector eléctrico y tome la mejor decisión, más aun cuando se la han puesto bombita el actual ministro al poner como todo su tren ministerial, su puesto a la orden.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1513 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a193643.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO