Escuela General Ricardo Flores Magón

Al maestro con cariño (II)

En la primera parte de esta experiencia vivida en la ciudad de Tlacolula Oaxaca- México, en la Expedición Pedagógica Simón Rodríguez, donde fuimos 13 maestros maestras venezolanos en el mes de Abril, hablaba acerca de la construcción que esta escuela se está dando en la construcción democrática, y que, recorrí en las manos de tres estudiantas, que iban presentándome a sus compañeros y compañeras que la habitan.

Hable también de la estructura conformada por brigadas de estudiantes y estudiantas, la estructura consejista, a mi modo de ver un aspecto importantísimo a la hora de hablar de las concepciones y democráticas protagónicas que serían interesantes de debatir en nuestra escuela venezolana.

Me faltó hablar de dos cosas, las cuales quiero compartir con los camaradas que leen aporrea y a su vez devolver a la escuela estas reflexiones como parte de la ética revolucionaria que corresponde y así contribuir al fortalecimiento de esta experiencia desde la mirada venezolana para que los que integran esta escuela sigan revolucionando su educación.

1. El taller de música, compuesto por jóvenes estudiantes que ejecutan algún instrumento musical, con los cuales se componen, arreglan e interpreta la música, a mi modo de ver un espacio de recreación y aprendizaje para conocer los géneros musicales propios y de otras latitudes, este taller se articula con el coro, compuesto por 30 estudiantes los y las cuales se estaban preparando para celebrar el día de las madres. Al taller asisten todos los estudiantes y estudiantes que toquen o quieran aprender algún instrumento musical.

Siempre he creído que las escuelas guardan dentro de sus jóvenes un potencial que muchas veces no es tomado en cuenta o no descubierto por la comunidad escolar pues los currículos solo nos hablan de que se debe formar en estudiantina, coros o bandas fuera de ello no hay nada. Pues aquí en esta escuela pude constatar que hacer música es importante para desarrollar los valores y la identidad como pueblo, valoro el hecho de que “hacer música” permite más amplitud y desarrollo de aprendizaje, en la escuela se aprende hacer música y los grupos musicales se arman de acuerdo a los valores que existen como tales y la necesidad.

El otro aspecto fue la asistencia a una asamblea general de la escuela, donde fueron convocados el consejo técnico escolar y el consejo de jefes de brigadas. El punto a tratar: La producción. Lo que mas me llamó la atención de esta asamblea fue su carácter formativo, no se habló de producción sin antes ver los rubros que se querían sembrar a través de videos, donde se explicaba las definiciones, origen, formas y métodos de siembras, el control de plaga entre otros.

Esto permitió entrar en dilemas de cuales si y cuales no entre la siembra de melones, pepinos, chiles de agua, flores como la rosa, la cala y lirios… cuestiones por demás que generó comentarios y dialogo entre los jefes de brigadas, que ya venían con conversaciones entre sus brigadistas de manera previa.

Papel importante como generador de la conversa lo tuvo el director Mario, que con sencillez iba permitiendo las opiniones, divergencias y puntos de vista de la asamblea, también con toque de humor, hasta llegar a la toma de decisiones, la cual se dio desde mi observación a través de estos criterios:

1.- Todo aquel que tenga conocimiento del asunto que se está tratando lo expone: agrónomos, técnicos, padres de familia, lo cual va generando el descarte de aquellos rubros que aunque se quieran cultivar, el tiempo, el clima, la logística no lo permitiría.

2.- La búsqueda, el cultivo y trasplante de las semillas en el tiempo a fin de que se trabaje con el ciclo de la siembra, (aquí se hizo énfasis en la programación), esto jugó papel importante en la toma de decisiones.

3.- lo que el rubro va a permitir a la comunidad escolar, los beneficios, el aprendizaje y su relación con áreas de conocimientos.

4.- luego viene el descarte de los rubros hasta que quedan los más pertinentes para cultivarlos y por consenso se llega a la definitiva.

Estos aspectos que tenía pendiente de esta forma de hacer escuela, de ser maestros y comunidad estudiantil, son experiencias vivas que ocurren en nuestra América, y segura estoy que, desde la revolución bolivariana, mucho bien nos haría conocer desde adentro estos modelos educativos con lo cuales ahorraríamos tiempo enorme en concretar nuestra LOE y además nuestra educación emancipadora no copiándolos sino recreándolos, reinventando desde nuestra realidad.

Me queda claro también que el director Mario anda inspirado en lograr una escuela que brinde en verdad un proceso de liberación en la conciencia no solo de sus maestros sino de sus estudiantes y padres de familia.

Me queda la convicción también de que, ser director, directora, dirigir una escuela pasa por tener claro contra quien estamos luchando, quién es el enemigo a derrotar y como vamos a luchar para lograr la escuela necesaria en tiempos de revolución y derrotar ese enemigo que nos mantiene enajenados y negándonos a nosotros y nosotras mismos.

Me queda clara la convicción de que los referentes con los que se dirige una escuela, deben ser claros para todo modelo educativo a emprender. No se puede tener una educación y mucho menos una escuela emancipada si nuestros referentes siguen siendo los mismos con lo que nos esclavizaron y nos siguen esclavizando.

De ello tenemos un alarga historia de referentes foráneos ajenos a nuestro trópico de los cuales Fals Borda Chucho García Jorge Guerrero Veloz, Simón Rodríguez, Amílcar Cabral, Paulo Freire, José Vasconcelos, Carlos Lanz ente otros muchos, los cuales a través de sus escritos y legados han dejado claro que por allí no es, y se han pronunciado al respecto.

Me queda clara la convicción y la fortalezco desde lo vivido de que los estudiantes y las estudiantas son personas responsables a la hora de dirimir sus diferencias asumir su destino siempre y cuando haya una escuela que les brinde el espacio para crecer en sociedad y aprender desde la democracia plena, viva y protagónica. Superar la visión de que los estudiantes y estudiantes son seres “pocos productivos”, a los “que hay que estar vigilando”, y con los cuales no se puede generar iniciativa novedosas, es asunto de la vieja escuela obsoleta que debe morir. Y si no, allí esta la Escuela General Ricardo Flores Magón, precursor de la revolución mexicana y ahora vivo en la escuela que es escuela para todos los que allí conviven y para el que la visita.

Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe

Movimiento Pedagógico Revolucionario

mirnasojo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.



Mirna Sojo

Militante del Movimiento Pedagógico Revolucionario (MPR)- Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe (ESRLC). Maestra normalista, Licenciada en Educación.

 omt991.2@gmail.com

Visite el perfil de Mirna Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: