Actualidad Pedagógica La Ley Orgánica de Educación que no se meta con mis hijos

La manipulación que sectores opositores pretenden darle al Proyecto de Ley Orgánica de Educación no sólo raya en lo abstracto (por no decir, en la ignorancia), sino que de manera simultánea algunos personajes, fundamentalmente el “eterno” (después critican a Chávez) presidente de la cámara de la educación de planteles privados junto con una autodenominada “confederación de padres y representantes” (¿quién los elegiría?) propugnan frases tales como: “perderás la patria potestad”, “tus hijos serán adoctrinados”, “la educación será cubanizada”, “los planteles privados van a ser eliminados”, “el Estado Docente será retrógrado” y con “mis hijos no te metas”; no son más que oraciones cargadas de verbos en tiempo futuro que denotan nula argumentación pedagógica y revela elementos curriculares vacíos en quienes las pronuncian para intentar en vano convencer a la población. En efecto, en virtud del fallido proyecto presentando por la entonces Asamblea Nacional en 2001, existe una nueva propuesta de Ley Orgánica de Educación (LOE), la cual consta de 57 artículos la cual propone la creación de cuatro leyes especiales que regulen los distintos subsistemas educativos (inicial, básica, secundaria y superior). Claro, la preocupación de ellos, radica precisamente en la facultad del Estado Docente, cuya rectoría jamás debió perderse en la extemporánea ley de 1980; la cual no sólo está en contraposición de la Ley Orgánica para la Protección de los Niños(as) y Adolescentes (Lopna), sino que sirvió para degradar y corromper las representaciones sindicales, quienes se apropiaron de “licencias” para mancillar el trabajo docente cobrando sin trabajar, y para promover la burocracia en planteles, sobre todo en los liceos, en los cuales prácticamente el aprendizaje de los estudiantes se convirtió en una quimera, más allá que el Estado intente a través de sendas inversiones recuperar la infraestructura y dotar de equipos y laboratorios de avanzada tecnología las instituciones educativas; por cierto abandonadas a su suerte en tiempos de la cuarta república. Curiosamente, ni los personajes mencionados, ni la hoy deshonrada “Federación Venezolana de Maestros” (¿qué diría el Maestro Prieto?), ni la oposición dicen algo sobre el actual Calendario Escolar, ni hablan sobre la necesidad de fortalecer las Defensorías Educativas, ni mucho menos sobre la eliminación de las “patentes de corso” para saquear al Estado a través de innumerables “cargos sindicales”, porque efectivamente, y de manera contradictoria, nada de eso está planteado en el actual proyecto de ley, razón por la cual, independientemente de las consideraciones positivas o negativas, cambiar la estructura corrupta de la educación, sólo puede lograrse a partir de una nueva cultura del trabajo y con factores de Defensa Integral y permanente que sólo puede ser alcanzada al correlacionar la LOE con la Lopna, precisamente, otorgando rango orgánico a las Defensorías Educativas. Ignorar estos factores en la futura Ley Orgánica de Educación condena al fracaso consolidar una educación con justicia social. Condena la fracaso una educación de calidad para todos porque en definitiva nunca podrá desterrarse la nociva estructura clientelar de la educación. Javiervivas_santana@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3683 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /educacion/a83236.htmlCd0NV CAC = Y co = US