La Constituyente universitaria en la universidad formadora de maestros venezolanos

La Universidad pública venezolana, debe y tiene que estar al servicio de la sociedad toda y no al servicio de elites, la autonomía universitaria, no se debe entender como el establecimiento de un estado dentro del estado, la autonomía es para la búsqueda de la verdad sin restricciones, para el análisis y estudio de las diversas corrientes del pensamiento universal. En la Constituyente Universitaria que proponemos, debemos redefinir el papel que le corresponde jugar a la Universidad en los nuevos tiempos.

La problemática universitaria tiende a agravarse cada día más, y en el caso particular de la UPEL, el deterioro académico e institucional es ostensible, un diseño curricular anacrónico, cuya versión original fue confeccionada por expertos (curriculeros), sobre la base de objetivos preestablecidos, absolutamente descontextualizados, contentivo de conocimientos y saberes, segmentados y fraccionados en materias (unidades curriculares) en el marco de una concepción prehistóricamente disciplinaria (culto a la disciplina), una estructura académico-administrativa heredada de los viejos Institutos Pedagógicos, y la cual habiendo transcurrido dos décadas que los mismos se integraron en la UPEL, se mantiene intacta (fosilizada), como si el tiempo no hubiese transcurrido, el tiempo histórico de la UPEL no posee sincronía con el tiempo histórico de la sociedad venezolana, una arquitectura legal y normativa incoherente y plagada de vicios, aberrantes prácticas nepoticas para la asignación de cargos en los ámbitos docentes, administrativos y de personal obrero, trafico de cupos estudiantiles, (UPEL-MARACAY), y una gestión gremial (APROUPEL nacional y CONPROJUPEL), al servicio de anquilosadas y rancias cúpulas de los partidos AD y COPEI, todo lo dicho antes, plantea de suyo, la búsqueda de alternativas para la superación de dicha problemática, en tal sentido planteamos la activación del poder de la comunidad universitaria como ejercicio pleno de participación y autonomía: profesores, estudiantes, empleados, y obreros, esto es lo que se conoce como el “poder popular constituyente”; por cuanto partimos de la premisa, que solo involucrando a los actores fundamentales del hecho educativo, podemos avanzar de manera cierta en la construcción de un modelo universitario que signifique un viraje de la “Universidad que tenemos” a la “Universidad que queremos y necesitamos” en la Venezuela de nuestro tiempo. Las opiniones de los actores educativos, sus puntos de vista, sus , experiencias, sueños y esperanzas, la valoración de sus cualidades intrínsecas y el contexto donde surgen, todo cuenta en una Constituyente Educativa, donde el debate y la libre discusión dará seguramente como resultado un nuevo modelo universitario emancipador y liberador.

El proceso constituyente que impulsamos, tiene como norte la democratización del saber (Ser culto para ser libre, como decía José Martí) y la producción colectiva del conocimiento, aplicando una epistemología constructiva, (encuentro de saberes) de igual manera, concebimos la Constituyente Universitaria, (C.U.) como una estrategia para alcanzar la legitimidad sociocultural en el cambio educativo, y lograr así la pertinencia de los aprendizajes, y una educación verdaderamente útil.

Consideramos pertinente partir de las siguientes interrogantes generadoras para introducirnos en el tema de la Constituyente Universitaria:

¿Que modelo de Universidad tenemos?, ¿cuál es el modelo de Universidad que queremos y necesitamos?, ¿Cómo haremos posible la construcción de la nueva Universidad que necesitamos?, ¿Universidad de élites, o Universidad para todos?, ¿Cómo organizarnos para avanzar en lo reivindicativo y en lo popular revolucionario?, ¿Docencia investigativa o práctica repetitiva y memorística ?, ¿Investigación como eje formativo a lo largo de la carrera o como requisito formal para la obtención del titulo profesional?, ¿Práctica profesional docente como eje formativo a lo largo de la carrera docente o como requisito formal al final de la carrera?, ¿ Predominio de la disciplina que fragmenta y atomiza el saber, o una formación inter y transdisciplinaria que globalize al conocimiento?, ¿ Divorcio con el entorno social, o acción solidaria con la comunidad?.

De igual manera, proponemos desarrollar los siguientes ejes temáticos, entre otros, en el curso de CONSTITUYENTE UNIVERSITARIA.

Pensamiento político de nuestra América.

Geo- política y Pensamiento integracionista y anti imperialista.

Pensamiento socialista universal.

Enfoque socio-histórico de Venezuela en el contexto mundial

Pensamiento pedagógico contemporáneo.

Pensamiento complejo, teoría critica y etnografía.

Las ideas expuestas en el presente escrito son el producto del análisis y la reflexión de un movimiento pedagógico insurgente promotor de la CONSTITUYENTE UNIVERSITARIA. E- mail mcrespo48@yahoo.es´



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3242 veces.



Mariano Crespo

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas