Hoy más que nunca

Es hoy más que nunca momento para sentarse a pensar y reflexionar los objetivos de nuestras acciones. Es más que entendible, incluso necesaria, la participación de la comunidad estudiantil en cualquier movimiento de reivindicación, protesta o manifestación que pretenda elevar la opinión acerca de cualquier situación que afecte directa o indirectamente a dicha comunidad.

Sin embargo nos encontramos ante una época en la que las ideologías y las convicciones son débiles o inexistentes, por encima de ellas triunfan rápidamente ansias insatisfechas de rebeldía o resentimientos arraigados de origen político con consignas y metas tan repetidas y tan deseadas, que difuminan e incluso sustituyen cualquier impulso a tomar acción en la búsqueda de algún objetivo aceptable.

Estamos tan profundamente influenciados que no es ya cuestión de oponerse a un gobierno, buscar los escenarios adecuados para ejercer presión sobre las medidas consideradas erradas o quizá evitar cualquier clase de acaparamiento de poder, no. La única meta aceptable es "deshacernos del tirano", "tumbar al loco", y hasta en algunos casos, en dudoso tono de broma "matar a Chávez".

Los intereses del pueblo, de la gente, del país, han sido sustituidos por el interés máximo de una minoría sedienta de poder, para la que la única solución u opción posible es cambiar de gobierno. Y sustituidos de una forma tan implacable que hoy en día no se piensa en ninguna otra solución a todos nuestros problemas, más la caída de Chávez, hasta sin tan siquiera imaginar, o tener idea alguna de que sucederá después.

¿A quien interesa cumplir dicho objetivo?, nos aseguro que no al pueblo, no al país. Porque es cierto que el gobierno actual en sobrantes ámbitos comete errores y acomete contra muchos esquemas arraigados en la sociedad, pero en el supuesto negado de un cambio forzoso de gobierno, dice la historia y más la lógica que sucumbiremos ante una verdadera dictadura, alguna junta provisional de gobierno o peor aún, alguna intervención extranjera que se cernirá sobre nosotros con aires superficiales de esperanza mientras aplasta nuestro espíritu de pueblo, cambiándonos libertad por pantalones de marca a buen precio.

Si nos detenemos algunos minutos en la tarea de repetir, de regar de enésima mano cualquier incitación a llevar la bandera de "tumbemos a Chávez", y nos preguntamos, ¿a quién le interesa cumplir dicho objetivo? Nos encontraremos, espero sorprendidos, que únicamente a aquellos que famélicos se alimentarán del vacío de poder y tomarán en ese momento como nombre tanto totalitarismo y dictadura que se oye por ahí.

Por ello hoy, mañana y ayer debemos cuidarnos de convertirnos en herramientas directas de los intereses de aquellos que buscan donde pueden, algún vestigio del poder perdido y actuar por primera vez por y para nuestros intereses.

No es manifestar para desestabilizar, no es marchar por marchar, no es buscar violencia con violencia. Estas acciones no pretenden nada más que ayudar y sentar las bases de cualquier acción aliada a estos intereses impuestos, no pretenden más que convertir a la comunidad estudiantil en HERRAMIENTA de un golpe de estado que no traerá bien a nadie más que a cinco, o diez.

Es momento de buscar OBJETIVOS, de defender los intereses de la comunidad estudiantil, de la universidad y del pueblo. Es momento de desligarse de tanta parafernalia que pretende manipular a las masas y retomar con propiedad nuestro papel de estudiantes, sentar bases ideológicas y trabajar bajo el interés común de todos y todas. No debe ser nuestro objetivo derrocar un gobierno legítimamente elegido bajo elecciones y democracia, no debe ser buscar un golpe de estado, no debe ser llamar a grito acciones violentas que justifiquen más violencia, no debe ser defender estos días los intereses de la vieja Venezuela, que sentó bases de destrucción y opresión, con nuestra presencia (y no la de ella).

El interés de una oposición estudiantil debe ser atacar los errores, encontrar alternativas y presionar con objetivos claros a realizar cambios en las políticas del gobierno al que se oponen, debe utilizar las herramientas legales, las herramientas de participación del pueblo, y desde allí ejercer una figura de control, de vigilancia y de protesta en caso de encontrar situaciones que vayan más allá de su tolerancia. No es cuestión de "salir de este régimen" es cuestión de ser una verdadera oposición, y en Venezuela no la hay. Y es este error, el de construir la autopista para la vuelta de la 4ta república, el de defender los intereses de una minoría ansiosa de poder, el que ha llevado al fracaso muchas propuestas de la oposición venezolana. La persecución del fin único de derrocamiento ha llevado incluso a tiros que se escapan por la culata.

En las pasadas elecciones para la asamblea, y como parte de un plan en el que se pretendía suplicar a gritos la intervención extranjera (para tumbar a chavez), se convenció al pueblo, que de nuevo obedeció sin rechistar, a abstenerse de votar en dichos comicios pues era lógico que cualquier organización internacional al ver una asamblea totalmente oficialista se alarmaría ante tal muestra de poder absoluto, y en dos o tres días tendríamos nuevo presidente. Pero no sucedió nada, no se derrocó al gobierno. ¿Que sucedió? Que ahora el gobierno goza de una asamblea oficialista y la oposición cedió su más preciada posesión, el papel en el poder nacional. Por buscar devolver el poder a los "de antes", por haberse convertido en HERRAMIENTAS de los intereses de tal minoría, la oposición no consiguió más que llevarse de la mano al peor de los escenarios para ella.

Es por todo esto que la comunidad estudiantil debe evitar convertirse en MARIONETA y evitar a toda costa la violencia, la desestabilización y el enfrentamiento innecesario. MANIFESTEMOS PACÍFICAMENTE, CONSCIENTEMENTE, y con OBJETIVOS, sea cual sea nuestra ideología.


Elielx@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1919 veces.



José Eliel Camargo

Lic. en Ciencias Sociales - UniAtlantico. Docente en Riohacha-La Guajira. Colombia

 joseeduardocamargo24@gmail.com

Visite el perfil de José Camargo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: