La desventura y la pretensión para vencer las sombras

La UCS “Hugo Chávez Frías”: La manera equivocada de “evaluar” una trayectoria académica de un estudiante

Evitemos, de una vez, los comentarios sarcásticos, llenos de insulsas suspicacias, explicando claramente que lo que motivó este escrito es la amargura producida por las baja académica de un estudiante de la UCS "Hugo Chávez Frías"-Núcleo Sucre-Cumaná, la cual viola el derecho a la educación y el debido proceso consagrado en la CRBV-99 -https://www.aporrea.org/educacion/a309727.html-.

En consecuencia, la herida duele y alguien se quejó, pues la consideró injusta. Ese estudiante, está, como se dice, resollando por la herida. Que no es un gesto innoble o cobarde, ni se le puede pedir al herido que guarde silencio y compostura cuando el golpe asestado es artero e inesperado. Pero no va a morir, no se siente humillado sino atacado indecorosamente. Se trata de una nueva demostración, una vez más, de las dificultades para realizar una práctica docente-disciplinar que es confusa, azarosa y poblada de charlatanes.

Pero, si tal cosa fuera posible, pregunto:

¿Qué demonios ocurre con los médicos que se hacen llamar "Doctores" y ni siquiera han realizado una especialización, cuando se les pone en el papel de opinar sobre la trayectoria académica de un estudiante de la UCS "Hugo Chávez Frías"?

Sobre todo si ese estudiante no es amigo personal, miembro de la cofradía o estrella refulgente a la que se le rinde pleitesía.

No son de mi preocupación los duros juicios profanos que frente a la conducta no convencional, emite el estudiante común del Núcleo Sucre-Cumaná. No deben de haber diferido mucho de los insólitos adjetivos usados por la Coordinadora Académica frente a la efigie de Hugo Chávez Frías.

No me parece ya tan legítimo ese juicio que hace, desde el interior de la propia Universidad de las Ciencias de la Salud, quien tuvo la desdicha de contratar a la peor detractora de Hugo Chávez Frías. Se me ocurre pensar que, quizás, más triste y banal que ese desdichado lío metafórico de ella, lo era el pensamiento institucional que produjo su nombramiento como Coordinadora Académica de los ASIC.

Pero, si tal cosa fuera posible, sigo preguntando:

¿Cómo juzgar con antelación y objetivamente que médicos-docentes tienen la talla académica, moral y ética o no?

Y con esa inquietud en mi cabeza recordaba haber leído en el oficio del estudiante, donde decía algo, aparentemente de signo contrario:

"[…] los hechos no describe la manera equivocada de "evaluar" una trayectoria académica de un estudiante, aunque sí la manera de saldar viejas cuentas y satisfacer rencores ocultos […]".

Lo interesante y verdaderamente novedoso, por no decir otra cosa, es que la Decana en conversación con el estudiante afirme, que no cree que la Coordinadora Academica de los ASIC, haya demostrado algún gesto de retaliación, -con alevosía y premeditación, digo yo.

Y claro, la marcha indetenible de las denuncias del estudiante no lo va a obstaculizar un simple prejuicio contextual, asi esté sustentado en el propósito de protegerla, más allá del arrebatón que hiciera, quien la contrató con ese pensamiento sui generis que, cual ángel justiciero, decide quien merece la gloria. Asi la Coordinadora Académica de los ASIC estaría a salvo de este advenedizo estudiante dado de baja académica.

Creo que ese es, un poco, el espíritu que anima a la Decana, armada de un garrote, se lanza, sin miramientos ni discreción, contra un estudiante indefenso, incluso, lo emplaza a apelar a instancias jurisdiccionales contra ese veredicto, sin más argumento que el excesivo consumo de adjetivos calificativos, como contundente señal de su acertado enfoque, con algo que estupidiza más aún la discusión sobre la posesión o no de valores académicos, éticos y morales necesarios.

Y volviendo al punto donde inicié el artículo, ese estudiante si no muere por el "juicio" que en su caso se efectuó, es precisamente por estar convencido que una de las realidades –de tantas que tiene- de la Universidad de las Ciencias de la Salud -Núcleo Sucre-Cumaná, es que sobre ella cada quien hace, sin mucho recato, lo que le da la gana: una especie de mezcla ideológica que se debate en la imaginería de su creador "Hugo Chávez Frías", -en mayúscula-.

En estas condiciones, los juicios que emitió la Coordinadora Academica de los ASIC –autonombrada en una torva intención inquisidora-, hay que circunscribirla a la motivación que la impulsa y le da sentido a su razonamiento, sesgado por perversidades personales, posturas pseudo intelectuales y necesidades ególatras.

De todas maneras, y a pesar de todo lo dicho, no deja de ser significativo el maltrato general y exagerado que se le da a un estudiante con una baja academica sin procedimiento administrativo alguno, donde la Coordinadora Academica de los ASIC, se atreve sin ruborizarse, a la pretensión de desmantelar el honor –"una conspiración para desprestigiarme", dice el estudiante.

En esto, lo que más perturba es que sea una actitud fomentada desde la misma autoridades de la Universidad de las Ciencias de la Salud, hasta se atrevieron a elaborar un Instructivo Especial de Permanencia, desde todo punto de vista deleznable. Mal mensaje para el pais en crisis y en pandemia.

Sin embargo, si tal cosa fuera posible, sigo preguntando:

¿Qué hubiese dicho su fundador el Comandante Hugo Chávez Frías?

Para desdichas de unos y satisfacciones de otros, los hechos denunciados por el estudiante son más contundentes que las palabras y no pueden ser demolidos adjetivando, clasificando, segregando, discriminando, nepotizando, y esa tarea la cumple en el ceremonioso estrado desde la propia Universidad de las Ciencias de la Salud "Hugo Chávez Frías", la Coordinadora Academica de los ASIC con un inmoral Instructivo Especial de Permanencia.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2800 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: